Hoy presentan el libro “Diez diálogos”
A+

Autor de nuevo trabajo advierte que nunca abandonó su posición en la línea de fuego.

 

Harold Alva, poeta, director periodístico de la revista EME, presentará hoy a las 7 de la noche, en el Salón Dorado del Teatro Municipal, DIEZ DIÁLOGOS, un libro en el que el entrevistador cambia de posición y pasa a ser el entrevistado. Son diez conversaciones en donde poetas como Alberto Alarcón (Perú), Augusto Rodríguez (Ecuador) o Amalia Gieschen (Argentina) y narradores como Pedro Novoa (Premio Mario Vargas Llosa), Augusto Rubio (exdirector del diario La Industria de Chiclayo) o Willy del Pozo (editor de Altazor) logran que el poeta y analista político reflexione sobre el momento cultural y social, la necesidad de romper con el monopolio de la Cámara Peruana del Libro y la urgencia de intervenir en política para evitar el patético corso que cada cinco años estamos condenados a sobrevivir. Harold Alva ha tomado muy en serio su labor como promotor cultural y la responsabilidad que asume como un escritor comprometido con su momento histórico. Los comentarios al libro los realizarán el regidor metropolitano y excongresista de la República Wilder Ruiz Silva, el exdecano del Ilustre Colegio de Abogados de Lima, actual miembro del pleno del JNE, Raúl Chanamé Orbe, y del sociólogo, conductor del programa Mesa de Debate, Víctor López García.

 

-Has sido conductor de un programa político en radio y en televisión, estás acostumbrado a ser quien pregunta. ¿Qué sensación te merece ser ahora el que responde?

 

La sensación es extraña, sin embargo he disfrutado respondiendo cada pregunta porque es necesario que quienes hacemos actividad editorial y periodística tomemos posición frente a lo que acontece. El momento cultural que vivimos es crítico, el momento político en el que vivimos es crítico, ser imparcial, objetivo, no sólo ayuda para pretender respuestas propositivas que ayuden a superar las crisis, sino que debe contagiar a quienes hacemos literatura, promoción cultural. Nosotros no podemos vivir aislados de nuestro contexto, es mentira que los escritores nos debemos al arte por el arte, el escritor debe ser un hombre comprometido con su espacio tiempo, qué autoridad moral puede tener alguien que escribe si en su vida se dedicó a ser un espectador, un voyerista de la crisis.

 

-¿Pero acaso eso no le quita pureza a tu obra?

 

Todo lo contrario. ¿Qué escritor de verdad podría fabular desde una torre de marfil? El arte que sobrevive al tiempo se sostiene gracias a la intensidad con la que se involucra en ese pantano de temas que significa la realidad. Yo no me imagino creando sumergido en mi imaginación, divorciado de los hechos que acontecen en mi ciudad, en mi país. Por eso no tiemblo cuando debo asumir compromisos políticos, cuando debo salir a la calle a marchar y señalar a los culpables de la tragedia nacional. Mario Vargas Llosa, sorprendido con la calidad de ‘Las tres mitades de Ino Moxo’, le sugirió a César Calvo que deje de vivir tan intensamente y se ordene para que continúe escribiendo. César Calvo lo observó y sonriendo le dijo: Tú deberías dejar de escribir y vivir más.  Yo creo en eso, creo que hay que vivir, ensuciarse los zapatos, el traje, para poder escribir con la autoridad de quien estuvo en el lugar de los hechos y fue protagonista.

 

 

-¿Qué esperas de estos diálogos?

 

Soy un hombre cuya única aspiración es generar conciencia. Conozco los problemas de quienes nos dedicamos a esto, sé que todo se puede hacer con voluntad, con decisión, pienso que todos estamos facultados para cumplir con nuestras metas. Este no es un libro de autoayuda, siento que nunca como ahora tuve la posibilidad de responder, de hablar de lo que me apasiona. Deseo que esta publicación sirva como el testimonio de alguien que jamás abandonó su posición en la línea de fuego.

 

Por: Antonio Moretti