INVESTIGADOR Y ESCRITOR

Jesús Cosamalón: “El ambulante es un personaje urbano”

Autor reflexiona sobre el trabajo en las calles.

  • Fecha Jueves 10 de Enero del 2019
  • Fecha 12:30 am



Conversar con Jesús Cosamalón es reflexionar sobre los problemas que aquejan a la capital y proyectar soluciones para entendernos mejor. Por eso, escribió “El apocalipsis a la vuelta de la esquina. Lima, la crisis y sus supervivientes (1980-1990)”, (Fondo Editorial PUCP, 2018), un libro que arroja luz sobre los ambulantes.

Pese a la modernidad, aún persisten estereotipos que asocian al ambulante con una persona de escasa formación cultural y académica, lo cual es un prejuicio que hay que derribar.

“Muchos de los que venden en la calle tienen formación académica”, agrega el autor. Para validar su opinión, a lo largo del libro muestra varios ejemplos de personas con formación universitaria y que tuvieron que dedicarse a vender en las calles.

Pero, ¿cuál es la razón por la que haya tantos ambulantes en las calles? Jesús Cosamalón afirma que es por la ausencia del Estado, la incapacidad absoluta del gobierno, de controlar el orden en las calles, en la década de los ochenta.

“Los ambulantes están en las calles porque hay un derrumbe del Estado, fue demasiado reglamentarista y no tuvo capacidad de hacer sus propias normas”, me explica el investigador.

“Hay una lógica de la vida urbana en la que cada persona viaja una hora para ir a su trabajo. En el camino toma su desayuno en una carretilla. Este estilo de vida hace posible el ambulantaje. No surge de crear una demanda sino que es producto de una necesidad insatisfecha”, manifiesta el autor.

Jesús Cosamalón reafirma que la relación entre los ambulantes y la autoridad fue siempre ambigua a lo largo del tiempo. “No han sabido establecerse límites. Hallar un equilibrio es complicado”, advierte.

El libro de Cosamalón reflexiona sobre los múltiples riesgos a los que están expuestos los ambulantes en las calles. “No generamos relaciones horizontales entre nosotros. El racismo reforzó esta situación de los ambulantes porque en el imaginario social son cholos, campesinos o provincianos”, analiza.

Ambulantes a la medida

“El ambulante es producto de nuestro tipo de ciudad, es un personaje urbano. Por ejemplo, el emolientero antes se mofaban de él, ahora lo respetan, es todo un proceso que se va consolidando”, sostiene.

Finalmente, Jesús Cosamalón puntualiza que tenemos que aceptar que la ciudad genera sus propios procesos de ambulantaje, tal como ocurre en otras ciudades de América Latina.

Por: Carlos Rosales Purizaca

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.











Top
Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento

Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento