La imponente lucha de Zolia Aurora Cáceres

Hija del héroe Andrés Avelino Cáceres fue una importante feminista peruana, de quien actualmente hay una exposición en el Centro Cultural Inca Garcilaso.

Por Arturo Delgado Galimberti

Cuéntanos cómo te interesó investigar sobre Zoila Aurora Cáceres.

Mi interés por Zoila Aurora Cáceres viene de hace más o menos una década. Desde la historia del arte la abordé como una pionera en escribir sobre el arte peruano. Ella, como parte de un grupo de mujeres de la década del 20 y el 30, ya como heredera de las ilustradas de fines del siglo XIX, tenía un espacio importante en los medios escritos del Perú. María Jesús Alvarado es quien inaugura el primer grupo feminista en el Perú en 1914 y Zoila Aurora Cáceres funda su grupo Feminismo Peruano en 1924.

Las investigaciones han estado orientadas durante mucho tiempo a rescatar el trabajo de María Jesús Alvarado, y también se cuenta con su archivo; en cambio, en lo que se refiere a Zoila Aurora Cáceres está muy disperso, ese es uno de los problemas de por qué se han demorado tanto en hacer investigaciones sobre ella, no tanto desde el campo de la literatura, sino como activista feminista.

En una segunda fase, que coincidió con su retorno al Perú, Zoila Aurora participó en una campaña por el derecho del voto de la mujer, que se distingue de su primera fase, vinculada con el marianismo, o feminismo católico…

En 1924 su discurso estaba de alguna manera vinculado con su tema religioso porque ella era una conservadora, y en 1931 lo modifica y lo enfoca a la memoria de la guerra del Pacífico, en la que pesa el apellido de Cáceres, y la idea era que si antes se luchaba contra un enemigo externo, ahora el enemigo era el propio Estado peruano que no le daba la libertad a las peruanas, y digo libertad porque ella hablaba de las mujeres como esclavas de una sociedad que las marginaba, no les daba los derechos, con un código civil del siglo XIX, de 1852.

Por eso dentro de sus estatutos, desde 1924 pedía un voto para la mujer, es decir la ciudadanía, y en 1931, ante la coyuntura de una asamblea constituyente, ella vuelve a reactivar Feminismo Peruano, pero se encuentra con un grupo de mujeres muy conservadoras que se habían quedado a cargo en Lima, entonces ella dijo “me siento con el derecho de inaugurar Feminismo Peruano Zoila Aurora Cáceres”, así de imponente. En el libro, María Emma Mannarelli vincula la idea de imponer su nombre al colectivo, como presidenta vitalicia, con la cuestión política de su padre, como una herencia. Es bien interesante ver eso, las herencias que tiene Zoila Aurora, del padre pero también de la madre, porque Antonia Moreno fue una mujer muy aguerrida para su época.

Hablabas de la libertad de la mujer. Zoila Aurora usaba una frase sobre la esclavitud de la mujer, y citas la influencia de John Stuart Mill y su obra “Subject of woman”, ¿qué otras influencias tuvo Zoila Aurora Cáceres?

Cuando uno lee su primer libro, que publica en 1909, Mujeres de ayer y de hoy, se da cuenta que tiene un apartado dedicado a las feministas, además tiene una tesis dedicada a las feministas en Alemania. Sus grandes influencias son de las activistas feministas alemanas, en los primeros años del siglo veinte, y también de las mujeres con actividad feminista en Francia, a quienes no solo leyó, sino también lo estaba viviendo. Dentro de su discurso ella coloca esta idea de la esclavitud. En un artículo menciona a John Stuart Mill como uno de los grandes referentes en la historia feminista. Cuando uno ve cómo fue la campaña de Zoila Aurora, puede darse cuenta que hubo hombres peruanos que también se aliaron a ella, pero no solamente con palabras, sino en la acción, y hubo colaboradores en la campaña. Y así se fue haciendo la red.

TAMBIÉN LEE: Javier Bedoya sobre Asamblea Constituyente: Es el único caballito de batalla que les queda

Había asociaciones que ya existían y que abrieron un espacio dentro de su institución para hablar sobre estos temas de feminismo. Ella comprometió a gente de siete provincias del Perú. También entendemos que esto se replicó. Revisando el archivo regional de Puno me encontré con artículos de Feminismo Peruano en 1931, y curiosamente dentro de la correspondencia que ella donó para la biblioteca nacional no hay ninguna carta de Puno. Entonces puede haber sido más grande esta red, pero aún no la conocemos en su verdadera dimensión. Por eso esta campaña a mí me parece simbólica, porque no todo sucede en Lima, las mujeres y los hombres participaron desde provincias.

¿Cuáles fueron los efectos de la campaña luego del resultado de la Constituyente de 1932?

La discusión en la asamblea constituyente fue en 1932, su campaña duró todo 1931, y lo que se logró fue el voto municipal de las mujeres. Aunque no se hizo ninguna elección municipal hasta 1963. Tampoco era para todas las mujeres, sino con las restricciones que colocaban en la época.

Dentro de la discusión de la asamblea se podía ver los argumentos de los asambleístas. Y uno se puede dar cuenta de las estrategias que tuvieron los políticos en el pasado, y que lo siguen teniendo en el presente, de negar lo innegable. Ella dijo que en esta campaña se había logrado concientizar a más mujeres en la necesidad de obtener el voto de las peruanas. Ella nunca se desconectó del feminismo fuera del Perú.

GENERACIÓN QUE CAMBIÓ LA IMAGEN DE LA MUJER

«Desde el último cuarto del siglo diecinueve, post guerra del Pacífico, un nombre esencial es Clorinda Matto de Turner, también Mercedes Cabello, educadoras como Elvira García y García, Teresa González, primeras profesionales como Miguelina Acosta, o mujeres intelectuales con compromiso político como Dora Mayer. Estamos hablando de un cambio de generación de mujeres sumamente activas, no solamente de escritoras sino que forman parte de asociaciones, incluso que ya se estaban enfrentando con poderes políticos y estuvieron incluso en la cárcel. Las mujeres trabajadoras ya habían conquistado el espacio público, ya están trabajando en la vida urbana desde fines del siglo diecinueve y principios del veinte. Las mujeres ilustradas son las estudiadas, pero las mujeres en su actividad cotidiana, fuera de sus casas, ya tenían presencia. Por eso al quitarles el derecho de ser ciudadanas en la década del 30 estamos hablando de un país bastante desfasado. Decían que las mujeres no luchaban, cuando luchan el día a día, obviamente no en el estilo de las sufragistas en Europa, no encontramos ninguna foto de las peruanas haciendo mítines como en Inglaterra, pero que no se haya hecho ese tipo de mitin no quiere decir que no se haya luchado».

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.