La vida a través… del celular                 

Entretelones de tres parejas y un recién divorciado.

El teléfono móvil se ha convertido en una herramienta indispensable para vivir para miles de personas en el mundo, llegando su uso a niveles alarmantes de enajenación debido a la adicción que puede generar el excesivo manejo de las redes sociales, las cuales pueden dominar o dividir nuestra vida en dos.

En “Celular”, adaptación libre del filme “Perfectos desconocidos” (“Perfetti sconosciuti”, 2016), dirigido por el italiano Paolo Genovese, un éxito de taquilla, mas no de crítica; tres parejas y un amigo recién divorciado se reúnen para contarse cómo van sus vidas. En un momento, del ameno reencuentro, alguien sugiere poner todos los celulares sobre la mesa, para que las llamadas y mensajes entrantes sean de conocimiento de todos los presentes. La idea les parece brillante: se trata de una clara muestra de confianza.

Pero la insólita idea se convertirá en la peor pesadilla de todos. El incansable Oswaldo Cattone dirige con acierto esta fábula moderna donde los diálogos simples, pero sarcásticos se disparan y entrelazan con soltura. El conjunto de actores asume de buena forma, uno mejor que otro, el rol que le ha tocado en ese malévolo juego que se puede convertir dejar a la luz todo lo que puede guardar un objeto tan personal como un celular.

Marisol Aguirre y Ricardo Combi son la pareja anfitriona, cuyo conflicto inicial (de la hija adolescente) se diluye pronto, para dar paso a otro más intenso, pero poco tratado. Bruno Odar y Sandra Bernasconi forma otra de las parejas y él toma el protagonismo de la obra por su capacidad actoral y algunos vacíos de la adaptación.

Julián Legaspi y Andrea Montenegro es la tercera pareja, la más joven y amorosa, pero la que más sufre por la intromisión del aparato telefónico; bien ambos. Y el último invitado a esta cena es Nicolás Fantinato, a quien su celular le dará a conocer cómo y quiénes son sus verdaderos amigos.  Con una escenografía que pudo ser mejor, “Celular” entretiene  y se deja ver, y claro debe dejar una reflexión a quien la ve.

Saludamos la puesta en escena de esta obra que refresca la programación del Marsano, uno de los teatros con mayor trayectoria y vigencia en el Perú, gracias al esfuerzo, trabajo y talento de Oswaldo Cattone, un hombre que sigue haciendo historia en el teatro nacional.

Continúa temporada

Todavía puede ver  “Celular”, gracias a las temporadas largas (únicas actualmente en nuestro país gracias a Cattone) hasta el 29 de abril en el Teatro Marsano. Calle General Suárez 409, Miraflores.  De miércoles a sábado, 8 pm; y domingos, 7 pm.

Por Omar Amorós   – carlosomar20@gmail.com