Leopoldo «Teuco» Castilla: “La pandemia es una venganza de la muerte»
A+

POR: SIXTO SARMIENTO

¿Cómo definir la poesía?

Nadie en siglos pudo saber qué es la poesía aunque son infinitas las aproximaciones a esa experiencia que, como dije alguna vez, es sagrada porque crea todo y no cede su secreto. Yo mismo aventuré que podría ser una partícula como el neutrón o el fotón, por su capacidad de albergar tantas dimensiones, por cómo viola la causa y el efecto, por cómo crea incesantemente desde su invisibilidad. Poesón, llamé a esa partícula y es el título de uno de mis últimos libros. Fue una apuesta mucho me temo que inútil porque sigo sin saber qué es la poesía.

¿Tienes otra opción que no sea la poesía?

La vida, siempre la vida y los esplendores de nuestro planeta, del que seremos desterrados si no reaccionamos a tiempo y acabamos con tanta devastación. Eso sí, me ocurre que cuando no puedo escribir me siento un desdichado, me vengo abajo. La poesía ya es como el ánima de uno.

Cuénteme sobre los libros que escribió viajando tantos años por tantas regiones del planeta.

Sí, ya va más de medio siglo que llevo viajando por un centenar de países en los cinco continentes. En el camino fueron naciendo libros que contaban lo que veía en esas travesías. Cada pueblo, cada hombre, cada aldea es una puerta a un universo maravilloso y, muchas veces, lamentablemente, también a las escenas más trágicas y desoladoras en las que la codicia de unos pocos ha confinado a tanta gente al dolor y la miseria. Algo así como una docena de volúmenes recogen ese intento de un canto al planeta.

Tiene usted otra línea en su obra y es la de la poesía y la física…

Efectivamente, allá por mis treinta años y durante mi exilio en Madrid publiqué un libro que se llamaba Versión de la materia. A ese le siguieron otros, hasta el último Poesón (al universo), al que hice referencia anteriormente. Fueron unos trabajos que nacieron al impulso de pequeñas revelaciones y, creo, que tienen origen en mi infancia, cuando yo era un niño curioso con una imaginación un tanto exacerbada. En esa andadura intenté ver cómo incidía y modificaba lo invisible, con todas sus dimensiones, a la realidad.

¿Y la pandemia es un poema a la muerte?

La pandemia es una venganza de la muerte. Hemos destruido los bosques, infectado los océanos, envenenado el aire, exterminado pueblos enteros con las guerras y condenado a la migración a sus habitantes. La pandemia es un aviso a nuestra especie para que cese con tanta destrucción. Si no el planeta será, como auguraba Stephen Hawkins, una bola de fuego en el espacio dentro de 600 años.

¿Llegará el día en que la poesía sea la vacuna para los males de la sociedad?

La poesía, lo he dicho en otras oportunidades, viene desde siglos defendiendo la armonía del hombre con los otros hombres, con la naturaleza y con el universo. Y peleando por un mundo justo y libre. Es un bastión de valores contra esos males. Pero en la sociedad persisten regresiones prehistóricas. Como la del racismo, algo tan ridículo como odiar un color; el racista lo que no sabe es que es un profundo ignorante. O la vigencia de la guerra, que no tiene ninguna idea que la justifique. Sólo la barbarie que la sustenta.

¿O llegará el día el día en que la poesía sea infectada de muerte?

No creo. A la poesía, no nos olvidemos, la hace la naturaleza de la que nosotros formamos parte. Y las energías del universo que son nuestra entidad más esencial. Muchas veces pensé que la poesía o la música eran intentos del universo por perdurar –en alguna esfera que aún desconocemos- después de su extinción.

¿Escribes a la otredad?

Ojalá pudiera yo escribir lo que yo quisiera pero debo escribir lo que quiere la poesía. Y ella mucho me temo sabe que la otredad no existe. Que el árbol, el pez, el pájaro, el insecto y el hombre somos una misma corriente atravesando distintas semejanzas.

FESTIVAL

Leopoldo Castilla será uno de los poetas que participará en el Festival Internacional Primavera Poética – Perú 2021 (Del 27 al 29 febrero).

SOBRE EL AUTOR

Poeta y narrador. Fue invitado por la Unión Soviética donde publicó Diario en la Perestroika (Editorial Progreso de Moscú, 1990). Recibió premios nacionales e internacionales como el primer premio municipal de poesía de la ciudad Autónoma de Buenos Aires, bienio 1998-1999; primer premio de poesía año 2000 del Fondo Nacional de las Artes; Libro de Oro del año instituido por Fundarte por Libro de Egipto; en 2013 el premio Esteban Echeverría, con el voto de escritores de toda la Argentina; en 2014 el premio Konex, el premio Rosa de Cobre de la Biblioteca Nacional por toda su trayectoria y el Premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora que otorga el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos de Venezuela y recientemente fue galardonado por toda su obra con el Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina para la Poesía año 2018.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.