Libro plasma peregrinaje de 9 años hijos de lo sagrado
A+

POR CÉSAR ROJAS VIDARTE

Si la pandemia nos arrebató -por ahora- la masiva peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit’i (“Estrella de Nieve”), tradición de esta época del año, el fotoperiodista Miguel Mejía Castro estaba allí para mantenerla viva en nuestros corazones.

“Qoyllurit’i, los hijos de la montaña sagrada” es el fruto de sus años al lado de los devotos de Cusco, con 150 imágenes para sentir que la tradición, iniciada hace centurias, no se perderá. Entonces el ícono religioso apareció grabado en una piedra, en el Santuario Sinakara, y la veneración atrajo a casi cien mil personas desde Paucartambo, Quispicanchi, Canchis, Acomayo, Paruro, Tawantinsuyo, Anta y Urubamba.

Fue precisamente la Nación Paucartambo la que bautizó a Mejía como uno de sus danzantes Ukuku. Crónicas breves pero punzantes acompañan su mirada profunda y artística de la cultura viva del Perú profundo.

“En el año 2012 me bautizaron sobre la nieve del glaciar a 5,200 metros de altitud. Porque debía cumplir con la tradición, como condición para tomar las fotografías que hacía para un reportaje que luego se publicó en el diario La República. Ahí empezó todo y desde entonces no he dejado de ir ni un solo año”, cuenta el hombre de prensa.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.