VARGAS LLOSA. EDITAN LIBRO INSPIRADO EN SU OBRA

Los escribidores del Marqués

27 relatos sobre el universo vargasllosiano reúne cuentos basados en la narrativa del nobel peruano.

Los escribidores del Marqués
  • Fecha Lunes 2 de Septiembre del 2019
  • Fecha 3:21 am

Por: Arturo Delgado Galimberti

Ficción sobre la base de la ficción: esa ha sido (y es) la premisa de innumerables textos literarios, desde obras lejanas en el tiempo como La Odisea y La Biblia –influidas por el Poema de Gilgamesh– hasta el célebre Fausto de Goethe, y también con propósitos menos pretenciosos, como La noche mil dos de Joseph Roth, o más controversiales, como el caso de El Aleph engordado de Pablo Katchadjian. Es entre estos últimos ejemplos en que se ubican algunos de los 27 relatos sobre el universo vargasllosiano (Ediciones Altazor, 2019), compilados por José Donayre.

Ante la idea imposible de reescribir “palabra por palabra” (como el personaje borgiano Pierre Menard en relación con el Quijote), la primera tentación para un escritor, a la hora de ficcionalizar a partir de una obra literaria, es proyectarse en el tiempo posterior de la historia ficticia, escribir la continuación, jugar con la idea de la saga. En este volumen, hay varios relatos ubicados en ese horizonte temporal, como “Archivo inactivo” de Leonardo Caparrós (basado en La ciudad y los perros), “Celebrando el 27 de julio” de Julia Wong (Pantaleón y las visitadoras), “Los hombres fieles del régimen” de Fabrizio Tealdo Zazzali (La fiesta del Chivo), o el breve texto de Harol Gastelú a partir de Los cachorros: historias en las que los personajes –descendientes o sobrevivientes de los modelos vargasllosianos– reactualizan muchos años después los sucesos de las obras mencionadas.

En cambio, algunos autores optan por otras estrategias narrativas, como el relato de Sophie Canal (El sueño del Celta), “La mano milenaria de Fonchito” de Víctor Coral (Elogio de la madrastra), o el cuento de Róger Antón Fabián (La guerra del fin del mundo), los que pueden ser leídos como un capítulo alterno (o apócrifo) de los originales; o la propuesta de Ricardo Ayllón, quien construye un personaje que funge ser la reencarnación de Zavalita de Conversación en La Catedral en un contexto diferente, más próximo al Perú desangrado por la realidad política de los años noventa.

De distinto signo es “Dos gardenias para ti y Cinco Esquinas para un marqués” de Fernando Sarmiento (Cinco Esquinas), que narra los imaginarios entretelones de la creación de su (hasta hoy) postrera novela, a la par de propinar varapalos al escritor convertido en marqués y a sus acólitos literarios. También “Un paraíso perdido” de Claudia Salazar (El paraíso en la otra esquina) centra en parte su atención en el célebre escritor peruano y sus intenciones detrás de la obra. En contrapartida, Gabriel Gargurevich en “Una visita inesperada” entrega un relato con una mirada amable de nuestro nobel, que reformula la imagen de su padre en el libro de memorias El pez en el agua.

Los relatos incluidos en el libro no omiten casi ninguno de los “demonios” vargasllosianos, tanto en relación con la política (en clave fantástica en el caso del relato de Willy del Pozo basado en Lituma en los Andes), como en referencia al erotismo (humor y desenfado en los citados textos de Coral y Wong; con mayor alarde técnico en “Gnomón” –La Casa Verde– de Gabriela Caballero). Con irreverencia y libertad creativa, este conjunto narrativo no desentona con el universo ficticio de nuestro mejor novelista.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook Twitter.



Top
Jorge Barata versus Luis Nava

Jorge Barata versus Luis Nava