Los límites del amor en ‘Pijamas Espaciales’

Diseccionan la relación de una pareja a través de los sueños después de una pelea.

¿Qué pasaría con el amor romántico si la vida fuera eterna de verdad? ¿Y si pudiéramos viajar en el tiempo? ¿O vivir otras vidas? Son preguntas que explora Clara Martínez-Lázaro en la comedia romántica y fantástica “Pijamas espaciales”, una imaginativa propuesta que llega el próximo viernes a los cines.

Hija de Emilio Martínez-Lázaro, director de grandes éxitos de la comedia española como “Ocho apellidos vascos” (2014) o “El otro lado de la cama” (2002), la directora y guionista madrileña conjuga su amor por el cine de Woody Allen y los libros de Carl Sagan en este tercer largometraje que ha filmado en condiciones casi de guerrilla.

«A mí nunca me han dado una ayuda, es un sistema muy complicado que personalmente no me convence», dice en una entrevista con Efe, «y si intentas hacer un cine un poco diferente la cosa se complica mucho más».

TAMBIÉN LEE: Un libro para conciliar fe y diversidad

Eso no le ha impedido poner a los actores -Mariona Terés y David Pareja- el traje de astronauta y viajar al espacio exterior en una nave cuyos interiores ha rodado en los decorados del museo Alien de Barcelona.

«Es una obra de arte lo que Luis Nostromo -el dueño del museo, que se apellida igual que la nave del filme de Ridley Scott- ha hecho allí», señala. «Toda esta película ha sido un milagro tras otro». En el filme, los protagonistas (Marta y Darío) son una pareja feliz, pero arrastran cierto hartazgo por la convivencia.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.