Marlon Aquino Ramírez: La escritura me ayuda a experimentar otras formas de felicidad

Ficción TV se presenta hoy a las 7 p.m. en Ciudad Librera de Pueblo Libre (calle Plaza Bolívar 161).

Por Carlos Rosales Purizaca

Marlon Aquino Ramírez (Callao, 1980) estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y obtuvo su doctorado en Literatura Latinoamericana en Northwestern University (Chicago). Ha publicado las novelas Las tristezas fugitivas (Magreb, 2011) y Las ilusiones (Caja Negra, 2020). En esta entrevista nos habla sobre su reciente libro, Ficción TV, una interesante propuesta de cuentos entretenidos y diversos que logran crear en el lector la percepción de estar ante un programa de televisión.

¿Cómo nace la idea de escribir Ficción TV?

Nace de la idea de unir dos de mis grandes pasiones, aquellas que me han acompañado desde muy chico: la literatura y la televisión. Quería fusionarlas y entonces se me ocurrió la idea de armar un libro que simulase ser un canal de televisión, uno que transmitiera historias todo el día. Historias que fueran presentadas, además, como en la televisión tradicional, por un anfitrión que diera la bienvenida y generara una suerte de intriga por lo que se estaba a punto de ver. Esa fue la concepción estructural que me permitió cohesionar los cuentos con mayor facilidad y disfrute.

¿Cuál crees que es el punto de intersección entre la literatura y la TV, y de qué forma ambas han impactado en tu vida?

El punto de intersección entre ambas es el deseo de presentar historias que entretengan y lleguen a un público masivo. En el caso de la literatura esa fue su intención inicial y ya luego empezó a desconfiar, a sentir cierta culpa, y se volvió más elitista. Y pues la televisión nace y mantiene ese propósito. Las historias que ambas presentaban me hechizaron desde que era un niño y prácticamente no puedo vivir sin ellas. Para bien o para mal, entonces, han modelado mi personalidad.

En algunos relatos hay referencias a personas que ya no están en tu vida, ¿cómo te marcó la partida de esas personas?

El libro es también un homenaje a mi padre, Ítalo Aquino, quien falleció hace dos años. Él era por cierto un gran consumidor de televisión y pues hemos disfrutado juntos varios momentos divertidos viendo televisión. Entonces ese agradecimiento a la tele por haberme unido a mi padre es el que se ha filtrado en las páginas de mi libro. De otro lado, muchos de los cuentos los he pensado como historias que le contaba a mi primo Julio César, un magnífico pintor, quien lamentablemente falleció muy joven. Él era un verdadero apasionado de las ficciones televisivas y te contaba los argumentos con una destreza impresionante. entonces pensaba yo: ¿le gustaría ver a Julio César estas historias en la tele?

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.