Mildred Merino de Zela: centenario de su nacimiento

Destacada personalidad nació un 7 de octubre de 1922, en la ciudad de Lima, justo en el día de la Virgen del Rosario.

Por Betssy Recavarren

Ethel Mildred Merino de Zela nació el 7 de octubre del año 1922 en Lima, día de la Virgen del Rosario. Su padre fue el capitán EP (r) Ernesto Merino Rivera, natural de Ayabaca, Piura, y su madre, María Luisa de Zela de Merino, tacneña descendiente del prócer Francisco de Zela. De ellos se nutrió en el gran amor al Perú. Cuando su padre el recordado “Capitán “ Merino, siendo diputado por su natal Ayabaca, viajaba a lomo de mula a visitar las comunidades de la sierra de Piura durante sus campañas políticas, de todas sus cinco hijas Mildred era la que más contacto tenía con la gente del pueblo. Y ella siempre decía que ese factor influyó mucho en ella para estudiar Antropología años después.

Estudió en el colegio Sagrado Corazón Sophianum y luego en la Escuela de Educación de la PUCP que estuvo a cargo de las Madres Canonesas de la Cruz, de la que obtuvo el título de Normalista Urbana.

Mildred tuvo la suerte de contar como maestros con una pléyade de personalidades de la cultura como Luis A. Valcárcel, Jorge Muelle, el francés Jean Vellard, César Angeles Caballero, Arguedas mismo y esa influencia de los temas peruanistas determinó cambiar sus estudios de Derecho por la Etnología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Su tesis de bachiller: “El Cerro San Cosme: formación de una barriada” exhibe un pionero trabajo de campo de la primera invasión urbana del siglo XX en Lima, adelantándose en el estudio de la oleada de desplazamientos humanos de migrantes de provincia que sucedería en la capital. Esa pujante masa que trajo su cultura desde los Andes lejanos, replicó sus costumbres ancestrales en Lima, ante los ojos ávidos de conocimiento de Mildred y sus colegas. Cabe señalar que por tan acucioso trabajo, en 1959 ella recibió el Premio de Fomento a la Cultura “Javier Prado” para tesis universitaria, siendo la primera mujer en obtenerlo en el Perú.

En 1965, se doctoró en Etnología en la UNMSM después de sustentar la tesis: “El tipo. Cuentos de fórmula: folklore del Perú”. La doctora Merino siguió cursos de especialización en Italia, España, en la Universidad de Bloomington, Indiana de los Estados Unidos y en México.

Tuvo una destacada actuación por su expertisse, en eventos internacionales de folklore como el Congreso de Americanistas realizado en Argentina en 1966; jurado en concursos de folclore como los de San Bernardo en Chile. Fue asidua colaboradora de importantes revistas especializadas como “Folklore Americano” de la OEA. Fue activa integrante del Club de Soroptimistas y del Club Departamental Tacna de Lima.

La Dra. Merino también enseñó en colegios nacionales. Su primera experiencia fue como directora del Instituto Nacional de Educación Secundaria Industrial N°15, integrante de la Gran Unidad Escolar “Francisco Antonio de Zela” de Tacna en los años ‘50. Allí pronunció un emotivo discurso ante el ministro de Educación Dr. Jorge Basadre Grohman en 1959 cuando este asistió para inaugurar un busto del prócer Zela que él había donado. En un pasaje de su vibrante alocución, Mildred dijo: “Por eso intentamos como profesoras hacer de esta Unidad el recinto donde nuestras alumna forjen la clara conciencia patriótica de sus Derechos y Deberes. Devolvámosle a las clases indigentes, a la Comunidad indígena, la dignidad que les desconocemos, que les negamos: no las culpemos de ignorancia, de suciedad, si somos culpables directos o mediatos de su estado de postración. Si rendimos verdadero homenaje a nuestros héroes proclamados, debemos rendirlo igualmente a aquella masa anónima que los acompañó y les dio forma como el cuerpo al alma.” (Texto completo de este pionero discurso fue publicado en 1961 en México bajo el título de “Significado de las Conmemoraciones Históricas” con motivo del 150° aniversario del Primer Grito de la Independencia, Tacna-Perú). La otra experiencia docente pública de la Dra. Merino fue directora en el colegio nacional “República de Guatemala” de Lima en la década del ‘60.

En 1964, la doctora Merino fue nombrada como directora de la Escuela Nacional de Música y Danzas Folklóricas, luego de ganar un riguroso concurso público. Allí desplegó una importante labor de gestión académica, contratando a los más destacados expertos en folclore como docentes y promoviendo la excelencia en los alumnos.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.