Miraya, la otra ciudad milenaria del norte chico
A+

Cuando se creía saber todo sobre la Civilización Caral (3000 a.C.), el avance de las investigaciones arqueológicas reveló la compleja organización y desarrollo en ciencia y tecnología que alcanzó aquella sociedad milenaria.
El equipo multidisciplinario de profesionales de la Zona Arqueológica Caral (ZAC) ha logrado identificar la Zona Capital que fue conformada por ocho ciudades: Caral, Miraya, Chupacigarro, Lurihuasi, Pueblo Nuevo, Cerro Colorado, Allpacoto y Llaqta.
En estos lugares los caralinos aplicaron un elevado conocimiento en ciencia y tecnología así como en el manejo de la economía y en la organización social que promovió su desarrollo.  
Entre estos sitios arqueológicos, además de Caral, destaca la ciudad de Miraya con edificios monumentales, plazas circulares superpuestas y su fuerte vinculación con Vichama, en el valle de Huaura.
Para la construcción de las plataformas de los edificios piramidales de Miraya fue necesario el traslado de grandes bloques de piedra, mientras que las paredes de los recintos fueron construidos con quincha y adobe.

Miraya en la Civilización Caral
Miraya, dentro del sistema social de Caral, desarrolló una elevada especialización laboral en agricultura y técnicas de procesamiento de la fibra de algodón, prueba de ello son los hallazgos de motas de algodón de color sin despepitar, ovillos, tejidos anillados y torzales, encontrados en varios de sus edificios.
Miraya se ubica en un espacio estratégico, en la parte intermedia de la Zona Capital, en un paso obligado de los caralinos para dirigirse al litoral y facilitar el intercambio de productos con las otras ciudades pertenecientes a la civilización Caral.