No matemos la solidaridad taurina
A+

En la lejana localidad de Cotabambas, en Apurímac, el pasado viernes 1º, hace apenas 10 días, el novillero peruano Rolly Pezo sufrió una terrible cornada en el ojo izquierdo cuando toreaba de muleta un astado de la ganadería local de Janampa.

Su traslado angustiante y accidentado, permitió que el mundo taurino se enterara de esta tragedia y las primeras noticias fueron que su vida estaba comprometida, debido a que la pérdida del ojo izquierdo de este modesto novillero adicionaba además lesiones en el lecho ocular y lesiones óseas y vasculares en la zona craneana.

Desde el Cusco se lanza el SOS para ver de qué forma una ambulancia aérea lo trasladaba a un centro hospitalario en Lima que le permita un resultado esperanzador.

Su hermana abre una cuenta bancaria solicitando ayuda y no se deja esperar la solidaria ayuda. Además, desde España, Francia y México se comienzan a hacer gestiones para saber cómo se contrata esta ambulancia.

Finalmente, esto se logra luego de que el empresario taurino mexicano Pablo Corona ordena a la empresa que lleva los destinos de Acho, que resuelva la urgencia y así se hizo.

Incluso el torero español Juan José Padilla, queridísimo en Lima, le hace llegar al novillero peruano caído, un mensaje lleno de afecto y de esperanza. Como se recuerda, Padilla pasó por las mismas circunstancias.

La aeronave aterriza en el Jorge Chávez, donde lo esperaba el Dr. César Baltazar Mateo, jefe del equipo de cirujanos de la enfermería de la Plaza de Acho. Además como director del Hospital de Collique, lo traslada a ese nosocomio en donde, a pesar de la emergencia, llega la tranquilidad de que el final no sería trágico.

Entonces pone al novillero Pezo en manos de un gran equipo de cirujanos liderados por el propio Dr. Baltazar, le dan tranquilidad a los familiares y señalan que la emergencia de la operación puede esperar, pero ¡oh sorpresa!, por la noche y sin conocimiento de los galenos, pero con la responsabilidad de los familiares, el paciente fue trasladado a otro nosocomio.

La razón, dicen que la captación de recursos era más importante.

Lo que sí está claro es que la solidaridad taurina siempre aparece y ello no es de ahora, sino de siempre,

Por eso, no maten esta solidaridad porque muchos, en adelante, la van a necesitar.

Víctor Castañeda / [email protected]