Peruano publica “El poeta y la soledad” en Francia
A+

Un orgullo nacional que cautiva con sus versos. La editorial francesa Alcyone publicó el poemario “El poeta y la soledad” del escritor peruano Porfirio Mamani Macedo (Arequipa, 1963), quien radica en París hace 25 años. La obra está conformada por 34 composiciones y recopila diferentes versos que redactó durante sus primeros años en Europa.

Según el autor arequipeño, el uso recurrente de las palabras: piedra, extranjera amada y espectro; definen muy bien el título de su libro.

“La piedra es la base fundamental del ser y está relacionada con la tierra y la firmeza. La extranjera amada es la representación de una maga, quien tiene una búsqueda sin fin. Y el espectro es la muerte, que nos observa y vigila”, enfatizó, con una voz pausada.

El título también incluye algunos poemas en francés, una alternativa cuestionada por muchos literatos, porque alteraría la creación original. “La traducción de la poesía es muy difícil, muchos denominan al responsable como traidor, porque es muy complicado transcribir el sentir y el sonido de un verso. Toda alteración da como resultado una expresión diferente, cada palabra tiene su significado e intensidad en su lengua”, reflexionó.

Sobre su acercamiento a la literatura, Mamani Macedo recordó el temprano interés que tuvo por el estilo español. “Descubrí el arte del relato con los libros de Calderón de la Barca, también me impactó la escritura de Quevedo, Cervantes y Faulkner. Leía mucho en bibliotecas, recuerdo que me quedaba hasta que apagaran las luces y cerraran la puerta”, evocó.

Desde la publicación de su primera obra, el destacado escritor peruano ha presentado un texto por año. Ahora anuncia que saldrá al mercado un nuevo trabajo de su cosecha. “Aún no hay una fecha exacta para una conferencia sobre ‘El poeta y la soledad’, porque hay otro libro que aguarda en la imprenta”, finalizó.

POEMA XXXIV

“¿Quién soy?, un ruido, una sombra que se dobla. ¿A quién veo?, a nadie. ¿A quién busco en el fondo de mis ojos?, a un espectro de perfil indefinido. ¿A quién encontraré en esta piedra desolada?, no lo sé. ¿A dónde voy?, a ninguna parte que no sea tu sombra peregrina”, sentencia un verso.

POR GERALDO CAPILLO