Presentan ciclo de cine «Lima en movimiento»
A+

Los sábados 1, 8, 15, 22 y 29 de agosto de 2020, se liberarán cintas de 8 a.m. a 7 p.m. y luego se realizará un conversatorio como parte del ciclo Lima en movimiento, organizado por el cineclub Libro de la imagen. Las proyecciones serán esta vez vía online y de forma gratuita.

En los últimos años se viene realizando en Lima un cine de autor, que dialoga con las nuevas tendencias cinematográficas y que lamentablemente tiene poca visibilidad, en gran parte porque no pueden acceder a las salas de cine comerciales y porque no cuentan con altos presupuestos que permitan su publicidad y difusión. Eso no menoscaba la calidad de sus propuestas, muchas veces más estimulante que lo que se suele ver en las pantallas grandes de los multicines.

Por ese motivo, el ciclo de cine presenta, además de cintas recientes, una película que para el cineclub Libro de la imagen es fundamental en la cinematografía peruana, pero que no ha tenido la difusión merecida y que sigue siendo desconocida para el gran público: ‘Del verbo amar’ del año 1985.

Durante los sábados de agosto se dejará un enlace con el que se podrá acceder a la película programada para cada semana. El link estará liberado de 8 a.m. a 7 p.m. del mismo día. Precisamente, a las 7:00 p.m., se realizará una conversación a través de una transmisión por las redes sociales con una persona invitada. En estas sesiones el público podrá participar con preguntas.

PROGRAMACIÓN

El sábado 1 de agosto se inicia el ciclo con Sinmute (2008), de Javier Bellido y Ana Balcázar.

El 8 de agosto se proyectará la cinta ‘De la mano’ (2016), de Elías Candia. El 15 de agosto le toca el turno a la película ‘El antifaz’ (2018), de Enrique Méndez y el sábado 22 de agosto se podrá ver ‘Las lecturas’ (2015), de Lorena Best.

DEL VERBO AMAR

El sábado 29 de agosto será el turno de ‘Del verbo amar’ (1985), de Mary Jiménez, en la que la protagosnita hizo todo para ganar el amor de su madre, fue la primera de la clase, aprendió a pintar, a tocar música, se convirtió en arquitecto. Llegó tan lejos que se convirtió en algo que no quería ser. Pero no fue suficiente.

Encuentra la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.