Q’eswachaka, un puente que nos une con nuestra historia
Libro rescata tradiciones que se resisten a desaparecer.
A+

Q’eswachaka es un puente colgante de la fibra vegetal del ichu, de 28 metros de largo y 1.20 de ancho. Está ubicado sobre el río Apurímac en el distrito de Quehue, provincia de Canas, en Cusco. Cada año, en junio, los pobladores de las diferentes comunidades del distrito lo renuevan desde sus bases, en un ritual de origen inca que ha conservado su esencia a lo largo de los siglos. Esta faena es toda una celebración al trabajo colectivo, en el que hombres y mujeres, niños y adultos, tienen una misión; a su herencia inca, y al esfuerzo.

Todo este ritual, que inicia con una ancestral ceremonia denominada apu Quinsallallawi, culmina, frente al puente renovado, con una gran fiesta en el que se celebra, con danzas, abundantes comida y bebida, los logros del esfuerzo compartido. Esta tradición que es una celebración de nuestra historia ancestral ha concitado la atención del mundo, grandes cadenas de noticias han dado cuenta al mundo de esta hazaña, miles de turistas llegan en junio hasta Quehue para ser testigos y partícipes de esta experiencia, incluso la Unesco la ha declarado ‘Patrimonio cultural inmaterial de la Unesco’.

Sin embargo, la pobreza sigue presente en Quehue. Ante ello, desde el 2009, Banbif ha desarrollado un proyecto social para estas comunidades y se han hecho presentes llevando un apoyo social que permita su desarrollo sin afectar sus tradiciones y su forma de vida. Fruto de esta tarea surgió ‘Q’eswashaka. Tejiendo puentes’, una publicación en la que no solo se da testimonio de esta vivencia, sino que también es un homenaje a los pobladores de Quehue, escrito por Carmen Arróspide Poblete, fundadora y presidenta del Patronato Machu Picchu, e ilustrado con las fotografías del periodista Luis Miranda.

El libro nos presenta a los protagonistas, las jornadas de arduo trabajo y celebración, pero también nos muestra una forma de vida que se resiste a abandonar sus tradiciones y modos de hacer las cosas, para ingresar a la modernidad, y nos invita a sentir a todos los peruanos que el Q’eswachaka es el puente que nos une con nuestro orgulloso pasado prehispánico.

TRENZAR EL PUENTE

Incluido en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco el 2013, el Q’eswachaca forma parte de Qhapaq Ñan, la vasta red de caminos establecida hace más de cinco siglos por los incas en un territorio de más de dos millones de kilómetros cuadrados que se extendía desde lo que hoy es Colombia hasta Chile y Argentina. El puente ha sido una vía importante de comunicación, para comerciar su ganado y sus cosechas.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter