Ricardo Sumalavia y las sutiles transgresiones de la vida diaria

Reeditan libro de cuentos Retratos familiares (La Isla, 2021), conmemorando los veinte años de su primera publicación.

Por Arturo Delgado Galamberti

Los cuentos del libro no son simples ‘retratos familiares’, sino más bien lo que está detrás, lo que está velado, y que a través de tus relatos se revelan poco a poco, como en ‘Blow up’ de Antonioni…

Es interesante el símil que planteas. El cuento cala bien con la estética del retrato, hay una motivación estética que te lleva a buscar el mejor ángulo, la mejor luz, y también saber o intuir, como en la película, que detrás de la fotografía, aunque no se percibe a primera vista, puede haber un cadáver. De esta manera, trasladándolo a mis cuentos, detrás de cada historia podría haber o no un cadáver, pero sí intuirse que algo sucede.

En mi caso lo que me movía a escribir no es poner de relieve el conflicto, sino que sea un elemento más, como las emociones, la psicología de los personajes, y una situación enrarecida dentro de esas familias que aparentemente muestran unas acciones cotidianas como si no pasara nada, pero pueden mover al lector a que sospeche. Hay una relación estética entre el cuento y el lector, una interpelación. Así lo planteé hace veinte años en Retratos familiares, que de alguna manera está presente en la estética de mis otros libros.

En tu libro hay cuentos como “Puertas marrones” que están en esa línea de cuentos de atmósfera, como el paradigmático “Misa de gallo” de Machado de Assis, pero también hay cuentos como “Última visita”, donde se trata el tema del doble, que de alguna manera está también en tu novela “Historia de un brazo”, ¿te interesa desarrollar esa línea de cuentos?

Quisiera matizar la respuesta. Primero, me has hecho recordar que cuando escribía Retratos familiares, yo había leído con mucha atención a Machado de Assis, al cual debería revisitar. Cuando escribía esos cuentos no pensaba necesariamente en el doble desde la perspectiva del cuento fantástico, sino me interesaba mostrar las correspondencias que establecemos con otras personas.

TAMBIÉN LEE: ‘Descubre Lima’: Google lanza visita virtual interactiva por aniversario de la capital del Perú

A mí me sorprendió mucho cuando luego de publicado el libro, en esta primera edición del 2001, algunos editores me invitaron a que les ofrezca algunos de los cuentos para antologías de cuento fantástico. Me gusta jugar con el concepto de correspondencia más que con el de doble, y sí lo escribí con mayor conciencia en el último cuento “Última visita”, que fue el último cuento escrito.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.