Una plaza para César Vallejo
A+

Dante Torres Torres es médico huaracino, radicado hace décadas en España, que lee incansablemente a Vallejo. Fruto de esa admiración surgió la iniciativa de conseguirle a César Vallejo una plaza pública en Barcelona donde el mundo pueda entregarle sus respetos. Gesta titánica en una época donde tenemos la sensación que quienes deberían impulsar estas acciones, se han olvidado de sus poetas.

¿Desde cuándo es lector de Vallejo?

Desde niño me impactó Vallejo, tanto es así que en el colegio y en la universidad de Barcelona, en la Facultad de Medicina, lo declamaba.

¿Cómo surgió la iniciativa de gestionar una plaza pública, en Barcelona, para César Vallejo?

De siempre me sorprendió que hablar de Vallejo en Europa era referirse a la visita de su tumba en Montmartre y me encontraba con gente de diversa procedencia que empecé a preguntarme ¿Y por qué no un recuerdo más cercano? Cuando, para recordar el cincuentenario de su muerte física, aterrizaron en Barcelona Jorge Puccinelli y Washington Delgado, se realizaron conferencias, seminarios, mesas redondas en las que participó, por ejemplo, Alfredo Bryce Echenique. Fue allí cuando me dije “lanza la idea de la calle, plaza, avenida o monumento a Vallejo” y con fecha 28 noviembre le envié una carta al alcalde de Barcelona, Pascual Maragall. Así empezó una procesión que duró cuatro años. Me ofrecieron una callecita y yo dije no, hasta que me llamó el alcalde de Nou Barris, Juanjo Ferreira, y me dijo: “ya tienes plaza, busca el busto”. Entonces viajé a Lima y hablé con Puccinelli. Regresé a Barcelona y conocí a un joven escultor trujillano: Pedro Barrera, le comenté la idea, le encantó. Luego encontré un mecenas en Ramón Mulleras Cascante, presidente del Instituto Catalán de Cooperación Iberoamericana.

¿Qué instituciones peruanas lo ayudaron a lograr el objetivo?

De Barcelona el Cónsul General, el Embajador Alfonso Arias Schreiber; el Instituto Nacional de Cultura con German Peralta Rivera, la UNMSM, su facultad de letras y la Municipalidad de Lima con Alberto Espantoso.

¿Qué personajes se involucraron con su gesta?

El Amauta Jorge Puccinelli, Alfredo Bryce Echenique a quien lo puse en aprietos cuando se lo pedí. Él vivía en Barcelona, me dijo: “yo soy prosista, no poeta”, entonces le respondí: “Alfredo, estás de moda en España, tu figura me ayudará mucho”. El alcalde de Barcelona, el catedrático Joaquim Marco, Pedro Barrera, el escultor y Ramón Mulleras Cascante, nuestro mecenas.

¿Por qué en el Perú muy pocos saben de la existencia de esa plaza dedicada a Vallejo, con el busto de Vallejo e inaugurada 50 años después de su fallecimiento?

Esta pregunta la hago muchas veces con dolor. He llevado a muchísima gente a la Plaza Vallejo, incluso instauré las romerías en abril coincidiendo con su fallecimiento. Leo artículos en la prensa que hablan de Vallejo en Rusia, en Paris, en Valencia, pero ni por asomo mencionan la Plaza y el busto en Barcelona, en el distrito de Nou Barris, inaugurada el 22 de setiembre 1992.

¿Qué significa para Usted haberle entregado a nuestro poeta universal esa plaza pública?

Pagar una deuda moral que teníamos los peruanos. César Vallejo es como mi familia, cuando voy a visitarlo le declamo, llevo sus libros para que la gente lo lea y acabo abrazado al busto. Cuando llego a casa con el terno empolvado, Rosi, mi esposa, me dice: “has llevado a alguien a la plaza Vallejo o has ido solo a visitarlo”. Es mi máxima obra.

En Huaraz

El Dr. Dante Torres Torres es Consejero en Casa de América de Catalunya. En setiembre de este año realizará en Huaraz un encuentro por los Derechos del Niño y del adolescente.

Por: Harold Alva

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.