“Wiñaypacha registra la belleza sonora de una lengua originaria”

Película ofrece mirada del mundo andino.

“Wiñaypacha”, la ópera prima de Óscar Catacora, aunque quedó fuera de la competencia en la preselección por los premios Òscar, hizo muchos méritos para convertirse en la mejor película peruana de los últimos tiempos.

Contemplar cada una de sus escenas nos sumerge en una mirada distinta del mundo andino. “La película aborda la cosmovisión andina, en que el tiempo es circular, donde la naturaleza tiene vida propia”, sostiene el cineasta.

No es casualidad que en varias escenas de la película se narre la relación de los abuelos con la naturaleza.

“Ellos podían hablar con los cerros, parece algo onírico, pero para nosotros que convivimos en ese entorno, es algo normal, en varias escenas se puede ver la iconografía, los símbolos, las mismas referencias con las que se guían esta pareja de ancianos en el día a día”, agrega el director de cine.

Lenguas originarias

Catacora explica que su obra ofrece la oportunidad de visibilizar lo nuestro. “Los jóvenes tienen temor de hablar su lengua materna. Lo que intentamos al hablar en aimara es revalorar las lenguas originarias para que el mundo las conozca”, advierte.

Óscar me explica que la película fue una forma de registrar la belleza sonora de una lengua originaria. “Muchos la conocen pero no se ha visto reflejada en la cinematografía. Es extraño cómo después de mucho tiempo, se haya hecho una película íntegra en aimara pese a que Perú alberga alrededor de 47 lenguas originarias”, subraya.

Respecto a su trabajo, sabe conservar bien la humildad. “No me gustaría vivir en la gloria porque sería aburrido. Quisiera arriesgarme en cada trabajo que hago. Cuando haces un buen trabajo llegas a ser idolatrado y puedes caer en el narcisismo, y tengo miedo de caer en ese error. Lo que quiero es tratar que mis obras sorprendan al espectador”, agrega.

Finalmente, Óscar Catacora me cuenta que concibe al cine como una cuestión muy íntima. “Es una manera de reflejarse en ciertas acciones, de desahogar ciertas emociones, como una catarsis, es un poco difícil definirlo”, argumenta.

Proyecto

Catacora prepara un proyecto cinematográfico sobre la rebelión indígena en 1780, que será impulsada como parte de las celebraciones por el bicentenario de nuestra independencia.

Por: Carlos Rosales Purizaca

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.