Yuan Fuei Liao: Mágica voz para infantes
A+

Por Willy del Pozo

Yuan Fuei Liao ha publicado más de una decena de libros, se acerca a los jóvenes lectores con propuestas lúdicas y se nutre de la complicidad de sus hijos para hilar con fineza sus historias.

¿Qué recuerdos e influencias tienes de Taiwán?

Cuando era muy pequeño, aún sin saber leer, mi padre me regaló un libro de muchas páginas. Aquel libro no contenía ninguna ilustración, solo caracteres en mandarín que no entendía. Sin embargo, guardé ese libro como un tesoro. Creo que ahí empezó mi amor por la lectura, desde antes de aprender a leer. Es el recuerdo que conservo de un libro preciado de mi primera infancia en Taiwán.

¿Cómo aplicas la prestidigitación en tus proyectos literarios?

Además de ser aprendiz de prestidigitador, escribo microrrelatos. La minificción suele ser como una bomba de tiempo que avanza según se va leyendo hasta explotar en la última frase, atrapando al lector en el estallido. Los actos de prestidigitación son similares. Es la magia de los cuentos. Muchos de ellos tienen finales oblicuos, que son desenlaces que se resuelven transversalmente, por un camino que no es el que se preveía. Se asemejan a los actos de prestidigitación, en donde el ilusionista distrae al espectador conduciendo su pensamiento en una dirección cuando en realidad se está escamoteando algo por otra vía. Habría que inventar una nueva palabra: prestirrelator.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.