Zoila Capristán, poeta: «La condición humana es insospechada, siniestra e increíble»

Este libro resume la mirada desde la otra orilla, escrita en versos desgarradores y sinceros sobre la condición humana, en un lenguaje pulcro y diáfano.


Zoila Capristán, tu libro es una confesión intimista, ¿verdad?

Siempre un libro lleva una carga personal del autor, cuando se escribe, se entreteje diversos planos que construyen la unidad de la obra, puede existir en parte la manifestación interna que de manera natural y subconsciente se revela.

Cada poema es un quiebre de hermosas imágenes, que hacen ‘sencillo’ digerir tus poemas, ¿es tu estilo?

Con esta pregunta me has hecho evocar la infancia donde leía libros de poesía y pese a mi corta edad comprendía lo que el poeta expresaba debido a la sencillez con la que escribía.

Consideras que se hace sencillo leer mis poemas, lo cual me es agradable, pues en la corrección de los poemas (que me toma bastante tiempo) leo y releo lo escrito y trato de llegar a un lenguaje diáfano, donde cuido las palabras para construir las imágenes y así lograr la armonía del poema.  El poema a veces es la puerta donde se abre significados profundos para el lector de acuerdo a su propia naturaleza, la poesía evoca emociones profundas sobre el amor, la tragedia, la existencia y otros temas fundamentales que puede plantear nuevas perspectivas y formas de verse a sí mismo y al mundo.  En su lectura se crea un momento mágico donde se dialoga y se conjura más allá del tiempo y el espacio. He allí la trascendencia del escritor y el lector.

Escribir sobre la condición humana es muy difícil, ¿cierto?

Muchas veces la condición humana en sí, es insospechada, siniestra e increíble. En la vida cotidiana solo conocemos la superficie de las personas, solo el rostro que se quiere mostrar al público, la máscara que se coloca para alimentar las apariencias en el diario vivir. Escribir sobre la condición humana implica ir más allá de la máscara, entrar en el inframundo donde habita el verdadero ser, bucear en ese terreno de arenas movedizas y contemplar su actuar.

La mayor parte de nuestra vida la pasamos con un velo impuesto en los ojos y la boca para no poder nombrar desde donde viene lo perverso. Que puede manifestarse desde la persona que está a tu lado, de tu vecino, de un conocido, de alguien que te dice amigo o hermano.  O pueden también ocurrir de actos ejecutados por los gobernantes que se escudan en la maquinaria estatal.

Escribir sobre la condición humana es difícil, entrar en ese terreno pantanoso, tienes que observarte, cuidar los pensamientos, abstraerte; lo ideal es salir ileso para poder poetizarlo.

En tu poemario el amor es transversal, ¿así lo pensaste?

Después de publicar en el año 2010 mi primer libro «Bajo Cero»; casi en paralelo he escrito 4 libros de poesía; he publicado en el año 2021 «Palabras que reservo para las tinieblas» que me tomó 11 años escribirlo, luego el año 2023 publiqué «Canta en mi nuca el Ruiseñor» el que escribí durante 8 años, a la par existen 2 libros más que publicaré el otro año.

En el libro de poesía «Canta en mi nuca el Ruiseñor» existe una recopilación cohesiva de poemas que exploran las diversas facetas del amor y otros matices asociados con la condición humana, lo que lo hace complejo, profundo y universal.

Poéticamente, ¿cómo te autocalificas después de haber publicado este libro?

Soy poeta que escribe poesía y publica libros, que prefiere y deja que otros; sean críticos literarios o lectores califiquen.

La crítica literaria ve con muy buenos ojos a tu libro, ¿cómo lo tomas?

Mis últimos libros «Palabras que reservo para las tinieblas» y «Canta en mi nuca el Ruiseñor» han sido bien acogidos por la crítica literaria, las personas que los han leído igualmente expresan su agrado y eso es muy significativo; lo tomo con gratitud, con humildad, con mucha serenidad y sigo mi vida de manera normal, más por las noches, a veces aparece un deseo irrefrenable de escribir, de escalar nuevas formas de expresarme.

Próximo libro…

El Ruiseñor anuncia mi próximo libro cuyo título es ‘La noche del cazador’, donde la condición humana es subterránea y decadente. Al inicio del libro lleva un epígrafe del premio Nobel Elie Wielsen: El silencio estimula al verdugo.

Zoila Capistán

Por Sixto Sarmiento

LO MEJOR DE CULTURA: 

Ruth Shady, ‘La guardiana de Caral’, será condecorada por el Parlamento Andino

Feria del Libro Ricardo Palma: lugar y hasta cuándo se llevará a cabo

Lali García Almeyda, pintora: Miremos el arte como filosofía pura

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.