Alejandro Hohberg: ¿el jugador sin bandera? | ANÁLISIS
A+

POR: JUAN DIEGO TELLO

Alejandro Hohberg, nieto de Juan Eduardo Hohberg, exjugador de Peñarol y actual volante de Sporting Cristal, ha generado muchísima polémica tras su fichaje por el club ‘rimense’. Y es que más allá del talento innegable que tiene Alejandro con el balón, destacando por ser un ‘7’ con mucha gambeta y una gran habilidad para centrar, ha pasado a ser considerado un jugador sin bandera.

Tras su buen paso por Alianza Lima, equipo con el que salió campeón en el 2017 luego de que el club ‘íntimo’ no conociera de títulos en once años; luego fichó por Universitario de Deportes, lo que generó el repudio de todos los hinchas ‘blanquiazules’, ya que Hohberg era considerado un referente en el equipo victoriano.

PUEDES VER | Germán Málaga confirma que Martín Vizcarra le pidió ser vacunado con la fórmula activa de Sinopharm | VIDEO

Sin embargo, su fichaje por la ‘U’ fue bien recibido por los hinchas ‘cremas’. Hohberg regaló momentos de suma destreza en muchos partidos con la camiseta merengue y pasó a ser un jugador imprescindible para Ángel Comizzo.

Posteriormente, Universitario de Deportes llegaría a disputar la final de la ‘Liga 1 Movistar 2020’ tras vencer a UTC con un marcador de 3 a 1 sobre el equipo cajamarquino y proclamarse campeón del Torneo Apertura. Dicha final la jugaría ante Sporting Cristal (puntero del acumulado), y Alejandro no tendría un buen rendimiento en ninguno de los dos partidos. No «aparecería». El club ‘rimense’ se proclamaría campeón de la ‘Liga 1 Movistar 2020’ y el rechazo por parte de los hinchas ‘cremas’, que no pudieron celebrar su ‘estrella 27’, hacia el jugador peruano-uruguayo empezaría a aflorar.

La ‘cereza sobre el pastel’, es decir, lo que terminó por colmar la paciencia de la hinchada ‘crema’ -y de muchos hinchas ‘blanquiazules’ también- fue su reciente fichaje por Sporting Cristal.

Si bien a Hohberg se le puede juzgar, suponiendo que su mayor interés es el económico (jugar en los tres grandes del fútbol peruano, clubes que además son eternos rivales, por supuesto que es polémico), pero a veces nos olvidamos de que los futbolistas también son seres humanos -muchas veces los idealizamos como seres que no tienen sentimientos y que su único fin es entretenernos jugando al fútbol-. Pero ellos tienen deseos y necesidades, no son máquinas.

PUEDES VER | IPD autorizó entrenamientos de 20 deportes

El accionar de Alejandro Hohberg es indudablemente polémico, pero muchas veces los aficionados al fútbol (sobre todo los aficionados peruanos) somos injustos con los jugadores. Necesitamos siempre un culpable, un chivo expiatorio: ocurrió con Christian Cueva, con Andrés Mendoza y con Claudio Pizarro en su momento. Los seres humanos somos imperfectos, que no se nos olvide que los futbolistas y, los deportistas en general, no son la excepción.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.