Orlando Lavalle pide sangre joven en amistosos de la selección peruana
A+

A puertas del amistoso de la selección peruana con su similar de Chile, mañana en Estados Unidos, el técnico nacional Orlando Lavalle analizó a los convocados y al cambio generacional que se viene dando en la “blanquirroja”.

–¿Qué espera del tope ante Chile?

Si vemos el partido como el ‘Clásico del Pacífico’ ya estamos perdiendo. Ojalá que Alexander Callens destaque porque en la zona defensiva debe haber cambios, puesto que Christian Ramos y Alberto Rodríguez ya no están para otro mundial. Gareca debe buscar otros centrales o simplemente recuperar a Carlos Zambrano. Lo mejor sería que el cambio generacional venga de atrás hacia adelante.

–¿Debemos acostumbrarnos a jugar sin Guerrero y Farfán?

No tenemos atacantes. Los amistosos sirven para probar jugadores y ojalá lo aprovechen. La selección necesita urgentemente formar un delantero de área y no inventarlo. Las variantes son pocas y tenemos que trabajar en menores. Es una lástima que a Beto da Silva y Alexander Succar no les vaya bien en el extranjero. Tenemos que ver a Christopher Olivares (Cristal), quien tiene todas las condiciones de ser el futuro ‘9’ de Perú.

–¿Le convence la convocatoria de Horacio Calcaterra?

Me da mucha pena que nacionalicen a un jugador. Ya no estamos para eso. Calcaterra es un excelente jugador para el medio local. No puedo creer que en un país donde hay más de 30 millones de peruanos, no podamos encontrar dos o tres variantes. Marcos Lliuya, Reimond Manco, Alejandro Hohberg y Willyan Mimbela deben tener oportunidades.

–¿Cómo ve a Perú en la Copa América 2019?

Es cierto que siempre quedamos en el tercer lugar, pero la Copa América que viene el próximo año en Brasil va a ser muy fuerte. Ecuador va a despertar. Venezuela tiene jugadores que han hecho un excelentísimo papel en el último Mundial Sub 20 y además tiene futbolistas en mejores que ligas que nosotros. El peruano cuando va a competencias de alto nivel se afecta. La idea es ser fuerte mentalmente. El objetivo es ver a nuestros jugadores en Europa, competir de igual a igual con las estrellas del fútbol mundial. Me emociona cuando un compatriota brilla en las grandes ligas.

CONSEJO A TAPIA

“Lo primero que debe hacer Renato Tapia es definir su posición. Es un líder nato y ese tipo de futbolistas se necesita en el vestuario. Hay momentos en que el técnico se apoya con jugadores así”, expresó Lavalle.

– ¿Cree que Cristian Benavente incomoda en el equipo?

No creo. Ellos son jóvenes y se divierten. Seguramente que los otros están con la música a todo volumen, mientras que  Benavente quiere leer un libro. Él es determinante en su equipo y por eso Gareca debe aprovecharlo.

– ¿Hay buen trabajo en las divisiones menores?

El Torneo de Reservas es una mentira total y la Bolsa de Minutos es el enemigo del entrenador, porque condiciona a uno y los jugadores no están preparados para jugar al nivel profesional. Además de Sporting Cristal, Sport Huancayo, San Martín, Alianza Lima y Real Garcilaso, no hay otros equipos que trabajen en canteras. Por allí está  el FBC Melgar, pero sus jugadores son del Esther Grande de Bentín.  El técnico en menores está muy mal remunerado.

CUEVA Y GALLESE

– ¿Cuál es su relación con Christian Cueva?

Ha cambiado mucho y eso me apena. Es muy engreído y eso nadie se lo va a quitar.  La gente que está a su costado, incluyendo a sus padres, no lo ubican. Cuando un jugador gana más de 15 mil dólares, ya es papá de los suyos. Sus familiares me daban queja de lo que hacía y le llamaba la atención. Lo quiero como si fuera mi hijo y él lo sabe perfectamente. Llegó a mi hogar porque en la casa de su tía, que era el lugar donde vivía, no le daba ningún beneficio. Siempre paraba tristón y por eso le abrí las puertas de mi casa. Ya no sé nada de él, no le tengo rencor. La que sí para apenada es mi esposa porque le lavó hasta sus calzoncillos.

– ¿La historia es similar con Pedro Gallese?

Para nada. Cuando viene de México, me llama y me visita a mi academia. Los niños se emocionan cuando lo ven y él, no tiene problema para tomarse foto con ellos. Mi familia lo quiere bastante. Él es un hombre muy ocupado, pero me emociona que se dé un espacio para saludarme. Y así como él, sucede con Benjamín Ubierna.

REALIDAD NACIONAL

– ¿Cree que Universitario vaya a descender a la Segunda División?

“La ‘U’ está bien complicado y no sé cómo podrían ayudarlo. Sí descienden sería el debacle del fútbol peruano. No puede ser que un equipo de tanta tradición baje a Segunda por malos manejos. Y esto no se puede comparar con el River Plate de Argentina, porque la ‘U’ debe medio millón de dólares a Pedro García y a Pablo Vitti un millón. ¿Y de dónde van a sacar ese dinero si ni quiera pueden vender el Monumental porque no es de ellos? Lamentablemente al técnico chileno Nicolás Córdova no le va bien. Soy de los que pienso que un entrenador o jugador del extranjero debe venir al país a marcar la diferencia.

– ¿Cree que sí la ‘U’ desciende, la Segunda División va a mejorar?

No creo, porque el torneo es una vergüenza. Estoy en Coopsol, que es uno de los tres equipos más formales de Segunda y aquí nos pagan puntual, pero igual tenemos problemas de cancha y logística. Nosotros jugamos en Cañete y el estadio es el peor del campeonato. Por eso pienso que el entrenador debe aparecer ante las adversidades. Los jugadores no deben sentir que las cosas están complicadas. Además, los viajes son difíciles. Una vez fuimos a Chiclayo por tierra y en otra oportunidad, cuando jugamos contra Santa Rosa, viajamos cinco horas en combi de Cusco a Andahuaylas. Además, hay árbitros que no tienen vergüenza del pésimo trabajo que hacen. La Segunda se ha proliferado de jugadores que ya están terminando su carrera o que no tienen el nivel para llegar a Primera.

– El equipo Willy Serrato es un ejemplo que la Segunda va mal.

La situación de ese equipo da ganas de llorar. Cuando jugamos contra ellos, a penas llegaron a 11 jugadores y por eso nadie del Coopsol disfrutó golear 8-0. Es cierto que el resultado te ayuda en la tabla, pero no podemos mentirnos. Fue como perder un día de entrenamiento, porque jugamos a medias. Uno debe ser profesional donde vaya, pero lo de Serrato es terrible.

– ¿Por qué se retiró de San Martín, teniendo 14 años de trayectoria en el club?

La institución me maltrató porque a parte de haber trabajado tantos años tuve que ver mucho con la historia del club. A falta de ocho fechas, en noviembre del 2017, hablé con el gerente deportivo de San Martín,  Álvaro Barco, para saber cómo era la situación de mi comando técnico. Me dijo que no me preocupara porque íbamos a continuar. Por eso rechacé ofertas de Sport Rosario y Unión Comercio. Y luego, el 20 de diciembre, nos reunimos nuevamente y  me dijo que los directivos no me quieren, puesto que van a venir otros inversionistas, quienes trabajarán con entrenadores extranjeros. Me dolió porque formé  a los mundialistas  Pedro Gallese y Christian Cueva, a quienes los quiero mucho. A la San Martín no les interesaba, pero yo los rescataba. Puse por delante el tema familiar por cuidar a Luis Ibérico, Adrián Ugarriza e Hideyoshi Arakaki. En el club solo me faltó ser de limpieza o portero.

Por: Walter Cuba Huapaya