Rusia no irá al Mundial de Atletismo de Londres
A+

Este martes, el viceprimer ministro ruso encargado de Deportes, Vitali Mutko, declaró que no es sorpresa la decisión de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) de excluir a Rusia de los Mundiales de Atletismo de Londres en agosto de 2017 .

«Hay una tendencia general en la actitud hacia Rusia. Y la IAAF no quiere ser pionera en materia de levantar las restricciones», declaró Mutko a la agencia R-Sport.

«Esta decisión se esperaba. No había nada más que esperar por parte de la IAAF», prosiguió el responsable de deportes ruso.

La suspensión por dopaje en el equipo de atletismo ruso de noviembre del 2015, es lo que impide que esta delegación pueda competir en el Mundial en Londres, anunció el lunes Sebastian Coe, presidente de la Federación Internacional (IAAF).

El dirigente británico precisó en el consejo de la IAAF que se celebró el lunes en Cap-d’Ail (Francia), que Rusia no podrá reintegrarse como país en la familia del atletismo antes de noviembre de 2017. Mutko reconoció este martes que «numerosos abusos y violaciones» fueron cometidos por la Agencia rusa de Antidopaje (Rusada).

«Los deportistas violaron las reglas. Muchos entrenadores no comprenden cómo es posible trabajar sin dopaje», declaró Mutko. «Hay una nueva dirección de la Rusada, un nuevo técnico general. Todos nuestros deportistas están bajo control y todos se someten a pruebas», añadió el viceprimer ministro.

Sergei Shubenkov, campeón del mundo de 110 metros vallas en 2015, señaló que la «situación no ha cambiado». Lamentó que no pueda competir bajo una bandera neutra, lo que hace que los atletas rusos no tengan ninguna perspectiva.

En declaraciones a la agencia TASS, el presidente del grupo especial de trabajo de la IAAF (creado especialmente para hacer un seguimiento del caso), Rune Andersen, indicó que todos los deportistas pueden participar bajo bandera neutra. Sin embargo, añadió que desconoce porque no lo pueden hacer todavía.

Pese a ciertos avances, como las reuniones en Moscú el pasado enero con el nuevo ministro de Deporte, Pavel Kolokkov, el grupo de trabajo señaló la actitud poco colaborativa de algunos altos cargos rusos así como las dificultades de la Federación Rusa de Atletismo (RUSAF) para poner en marcha más controles.