Se cumplen diez años del histórico 2-6 del Barcelona contra el Real Madrid en el Bernabéu
A+

Un día como hoy el Barcelona y Guardiola mostraron una nueva clase de fútbol poco común y habitual para ese año. El cuadro catalán pasó por encima del Real Madrid imponiéndose con un 6-2 en el Santiago Bernabéu. Este partido dio la vuelta al mundo y dejó con mucho daño al cuadro merengue.

Cabe mencionar, el Real Madrid en esa temporada era dirigido por Juande Ramos y el Barcelona tenía en el banquillo a Pep Guardiola.

TAMBIÉN PUEDES VER: Copa Sudamericana: Binacional queda eliminado del certamen tras caer 1-2 contra Independiente

En ese encuentro, el Madrid abrió el marcador con un tanto de Gonzalo Higuaín de cabeza en el minuto 14. Sin embargo, cuatro minutos después apareció el francés Henry para empatar el partido. Y seis minutos después llega Puyol para dar vuelta al marcador.

Al finalizar esta primera mitad, llega el tanto de Sergio Ramos que recortó distancia, pero en el juego, el cuadro de Guardiola era muy superior. En ese equipo, el Barcelona contaba con un joven Lionel Messi que ya estaba demostrando lo que actualmente es, el mejor jugador del mundo.

Ya en la última media hora del partido fue un monólogo del Barcelona, ya que llegaron los tantos de Piqué, Henry y Messi que redondearon un resultado que hizo historia.

La alineación del Pep fue inusual, ya que posicionó a Messi como falso ¨9¨ donde lo rodeó con Xavi y Iniesta. Esta posición de Leo se observó tras los movimientos de rotación que hacían los volantes del Barcelona. Guardiola sabía o predecía que los centrales del Madrid no iban a presionar a Messi, además que el diez argentino siempre se ponía a las espaldas de Gago y es ahí donde aprovechaba Xavi e Iniesta para atacar y dejar mal parados a los centrales merengues.

Años después Xaxi explicó el invento de Guardiola con el argentino fue la clave del éxito: «Sabía que los centrales del Madrid no irían a presionar a Messi, lo que significaba que él, Iniesta y yo tendríamos un dos contra tres en el centro del campo. Él repetía que ahí es donde estaba el partido. Nos decía: ¡Ahí es donde está el juego! ¡Ahí es donde está el juego!». De hecho, las cámaras captaban a Pep ordenando a Leo «por detrás de Gago»

Aquella goleada fue la fiesta inicial de un año legendario en el que lograron el triplete y el fin de la era de Juande Ramos, que había relevado a Schuster, en el banquillo blanco. El Real Madrid quedó tan noqueado que no sumó ningún punto más esa temporada: le superaron Valencia, Villarreal, Mallorca y Osasuna.

Una demostración de fútbol fantástica donde muchos de los hinchas del Madrid terminaron aplaudiendo lo que hizo el Barcelona mostrando una superioridad.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.