Bases del Partido Morado se sublevan contra cúpula
A+

Rebelión en la granja. La campaña de las elecciones internas del partido que lidera Julio Guzmán atraviesa una dura ola de críticas en las bases y los comités de provincias contra el manejo de la dirección nacional, en especial contra su operador principal, Marco Antonio Zevallos Bueno, a quien nadie ha elegido, pero es el que manda en las elecciones internas de este domingo.

Y esa conducta rebelde o disidente, que tiene antecedentes remotos en la carta de renuncia de la exjefe de campaña de las anteriores elecciones generales, Marjorie Effio, sin embargo en la actualidad se han multiplicado en el norte, centro y sur del Perú.

Uno de ellos es Carlos Anaya, quien ha tenido la valentía de informar que en la campaña de recolección de firmas para la inscripción del partido se acordó que se recabe, sin entregar nada a cambio, pero que pasado el tiempo descubrieron que estaban regalando un turrón a cambio de una rúbrica, y que el promotor de este cambio antiético habría sido Marco Zeballos.

Anaya también hizo hincapié en que se estaba violado otros acuerdos, como el respeto irrestricto a la meritocracia, que no se ha cumplido para los activistas más esforzados y los primeros afiliados, como tampoco con los que pasa los tres niveles de cursos políticos exigidos, más un curso adicional para el Congreso, esto a cargo de una ONG de Julio Guzmán y amigos conocida como el Instituto de Talentos.

Por lo anteriormente señalado ya no es una novedad escuchar entre muchos militares morados que Julio Guzmán miente “porque no hace lo que dice, porque pisotea nuestro ideario y nuestro estatuto, porque utiliza a nuestro Partido Porado para sus intereses personales y porque maneja a nuestra organización de espaldas a las bases regionales”.

POR: PLINIO ESQUINARILA

Encuentra la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.