EN VÍSPERA DE LOS 26 AÑOS DE LA CAPTURA DE ABIMAEL GUZMÁN

Cadena perpetua para cúpula de SL por crimen de Tarata

Es la segunda condena a Abimael Guzmán, y Osmán Morote y Margot Liendo vuelven a prisión y no volverán a salir.

Cúpula senderista escucha ayer sentencia a cadena perpetua por brutal atentado terrorista de Tarata.



Se hizo justicia. La Sala Penal Nacional sentenció a prisión perpetua al cabecilla terrorista Abimael Guzmán Reynoso (a) “Gonzalo” y a otros nueve integrantes de la cúpula de Sendero Luminoso, luego de declararlos culpables del atentado perpetrado en la calle Tarata, Miraflores, el 16 de julio de 1992, que causó la muerte de 25 personas y centenares de heridos.

Sin embargo, los magistrados del colegiado A de la Sala Penal Nacional no encontraron elementos suficientes para condenar a los cabecillas terroristas por el delito de tráfico ilícito de drogas. El Ministerio Público apeló este extremo del fallo y los acusados mostraron su conformidad.

Con el genocida Guzmán también fueron condenados Elena Iparraguirre Revoredo, María Pantoja Sánchez, Osmán Morote Barrionuevo, Florindo Flores Hala, Óscar Ramírez Durand, Florentino Cerrón Cardoso, Edmundo Cox Beuzeville, Laura Zambrano Padilla y Margot Liendo Gil.

A PRISIÓN

Una primera consecuencia de la sentencia es que Osmán Morote y Margot Liendo, dos importantes cabecillas senderistas que tenían arresto domiciliario, se quedaron detenidos para empezar a cumplir su condena.

Los magistrados dispusieron que todos los sentenciados paguen en forma solidaria una reparación civil de dos millones de soles e individualmente una multa equivalente a 365 días-multa o 1,825 soles.

El argumento central de la condena es considerar a todos los acusados como autores mediatos del atentado de la calle Tarata, por su condición de cabecillas de la organización terrorista e integrantes del comité central de Sendero Luminoso, que era la instancia que planificaba, autorizaba y evaluaba los actos terroristas que se cometían en el país.

MODUS OPERANDI

La sala hizo un recuento del proceso desarrollado hace unos años, en el que fueron juzgados y condenados los terroristas autores materiales del atentado. Todos ellos  identificados como integrantes de varios destacamentos de Socorro Popular, un organismo senderista que realizó numerosos atentados terroristas en el país.

La resolución hace un prolijo análisis de la organización terrorista y la forma en que las órdenes se cumplían, el hecho de que los atentados no fueran reivindicados y diversos testimonios que señalan inequívocamente que Guzmán Reynoso en 1992 quiso utilizar a Lima como “caja de resonancia” e incluso de la forma en que luego de producido el atentado de Tarata consideró la acción como “un error”.

Otra conclusión importante de la sala es que el proceso a la cúpula senderista ha dejado en claro que el concepto de autoría mediata se aplica perfectamente a entidades no estatales, como es el caso de Sendero Luminoso, y la responsabilidad no puede ser evadida con argucias legales.

CONTEXTO

El atentado de Tarata fue puesto también en contexto. En julio de 1992 Guzmán Reynoso consideraba que el senderismo y las fuerzas del orden en el país se encontraban en una fase de “equilibrio estratégico” y dependía de sus huestes pasar a una “ofensiva estratégica” que los llevaría a derrotar al Estado mediante acciones que se concentraban en Lima.

Es así que SL perpetra en la capital numerosos ataques con coches-bomba que aterrorizaron a la población, pero que al mismo tiempo hicieron que se confiaran, lo que llevó a la caída de la cúpula apenas dos meses después. Hoy justamente se conmemoran 26 años de la captura de Abimael Guzmán, hecho que inició el proceso de pacificación del país.

NARCOTRÁFICO

En la audiencia se hizo un análisis del cargo presentado por la Fiscalía de tráfico ilícito de drogas y de la abundante información que existe sobre las relaciones que aparentemente existían entre los mandos senderistas en el valle del Alto Huallaga y los cárteles de drogas que operaban allí. El enlace habría sido Florindo Flores Hala (a) “Artemio”.

Se dio cuenta de que durante años se cobraba por cada vuelo cargado de droga, la seguridad que los terroristas brindaban a narcotraficantes y el consiguiente financiamiento de acciones contra las fuerzas del orden. Se recordó que justamente “Artemio” tiene una condena firme por delito de tráfico ilícito de drogas.

Sin embargo, los elementos presentados fueron considerados insuficientes y la sala absolvió a Guzmán Reynoso y los demás acusados de ese cargo. Todos los cabecillas senderistas expresaron su conformidad con la decisión del tribunal y dijeron que no la impugnarían. La Fiscalía, sin embargo, anunció que presentará recurso de nulidad y también contra la absolución de la acusada Elizabeth Cárdenas Huayta.

LEYENDA.- Cúpula senderista escucha ayer sentencia a cadena perpetua por brutal atentado terrorista de Tarata.

26  años esperando

Han pasado 26 años del atentado terrorista de la calle Tarata que fue el punto de inflexión y el inicio del proceso que llevó a la derrota del terrorismo. Al día siguiente los peruanos salieron a marchar y repudiaron a Abimael Guzmán y sus secuaces. El hecho generó condenas internacionales y SL fue considerado como una organización que cometía crímenes contra la humanidad.

 “Feliciano” responsabilizó a “Gonzalo”

Un factor importante para la condena a la cúpula terrorista fue el alegato de Óscar Ramírez Durand (a) “Feliciano”, quien señaló directamente a Abimael Guzmán como responsable del atentado de la calle Tarata. “Feliciano” llegó a ser el número 3 de SL y en 1992 estaba en Ayacucho. A la caída de Guzmán creó Sendero Rojo para proseguir la violencia terrorista pero fue capturado. Durante el juicio “Feliciano” acusó a Guzmán y mostró un notorio distanciamiento con otros cabecillas senderistas.

Socorro Popular perpetró los atentados más atroces

La sentencia de la Sala Penal confirma que Socorro Popular fue el organismo senderista responsable del atentado de la calle Tarata y de otros igualmente brutales cometidos entre 1985 y 1992. Al inicio era una organización dedicada a brindar asistencia humanitaria y legal a los presos senderistas, pero luego se militarizó.

Atentó contra el presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Domingo García Rada (1985), y asesinó al alcalde de Pachacámac, Paul Poblete (1992). Su cabecilla era la abogada Martha Huatay Ruiz, quien no solo estaba a cargo del departamento de defensa legal sino también planificaba acciones terroristas.

Yovanka Pardavé Trujillo y Tito Valle Travesaño, exabogados democráticos, y posteriormente Víctor Zavala Cataño, convirtieron a Socorro Popular en una entidad más importante que el comité metropolitano de SL.









Top
Las adendas que acusan a Alejandro Toledo y a Alan García

Las adendas que acusan a Alejandro Toledo y a Alan García