PADRE, HERMANO Y OTROS FAMILIARES HAN ESTADO LIGADOS AL MRTA EN PUNO

‘Chuponeo’ telefónico es manejado por fiscal bajo sospecha

Magistrado Isauro Fuentes Rivera administra la central ‘Constelación’ de la Dirandro que investiga casos sensibles de narcotráfico, terrorismo y criminalidad organizada.

  • Fecha Sábado 7 de Julio del 2018
  • Fecha 12:00 am



El fiscal Isauro Fuentes Rivera maneja las interceptaciones telefónicas al crimen organizado, incluido narcotráfico y terrorismo, desde el centro de operaciones de ‘Constelación’ que está en la Dirección  Antidrogas de la Policía Nacional (Dirandro). Hasta ahí todo bien. La sospecha se instala cuando los servicios secretos han detectado que el citado fiscal es hijo de un exintegrante del MRTA, hermano de otro apresado por terrorismo y mucho más. Esta es la historia.

Isauro Fuentes Rivera es un abogado que no había tenido suerte en asumir un puesto en la administración pública, tanto es así que no fue declarado apto en un concurso CAS en el Ministerio de Justicia en el 2013, pero fue nombrado Fiscal Adjunto Provincial Especializado en Criminalidad Organizada por una comisión presidida por el humalista Gonzalo García Núñez cuando era hombre clave del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) en noviembre del 2014.

¿Quién es Isauro Fuentes Rivera? Es hijo del emerretista Isauro Fuentes Guzmán, detenido por terrorismo y activista del brazo legal del MRTA; sobrino del ex gobernador regional de Puno, Hernán Fuentes, quien planteó años atrás la separación del altiplano del territorio nacional y, también, hermano de Cristian Mao Fuentes Rivera, otro radical partidario de los grupos fundamentalistas bolivianos como el Túpac Katari.

Además, el citado magistrado es el encargado, en la Fiscalía de la Nación, de manejar todo el tema de las interceptaciones telefónicas de la criminalidad organizada, incluido de las operaciones antiterroristas, antinarcóticos y anticorrupción, por encargo del fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Velarde.

Antes, mediante resolución de la Fiscalía de la Nación Nº 199-2015-MP-FN del 21 de enero de 2015 fue designado -por el mismo Pablo Sánchez- como Fiscal Adjunto Provincial Titular Especializado contra la Criminalidad Organizada en el Despacho de la Primera Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada contra la Criminalidad Organizada.

Juramentó para el ejercicio de su flamante cargo el 27 de enero de 2015, pero tres días después –el 30 de enero de 2015-, sin haber resuelto ningún expediente, fue designado por orden del Fiscal de la Nación como encargado del “chuponeo” legal que tiene el nombre técnico de ‘Administración del Componente de Gestión de Interceptaciones en el Sistema de Intervención de las Comunicaciones’, donde trabaja hasta hoy.

Dicho “componente” tiene su equivalente en la Policía Nacional en la unidad llamada Oficina de Apoyo Técnico Judicial (OFIATJUD) de la Dirección Antidrogas  -Dirandro-, más conocido en el mundo policial como ‘Constelación’, cuyo centro de operaciones se ubica en los pisos 5 y 6 del edificio de la Dirandro ubicado en la esquina entre la calle Los Cisnes y la avenida Aramburú.

“A través de este sistema electrónico altamente sofisticado se pueden intervenir 590 líneas en tiempo real, previo levantamiento del secreto de las comunicaciones autorizado por el Poder Judicial”, dijo una fuente policial que solicitó el anonimato.

Otra fuente del Ministerio Público señala que en estos tres años de gestión como administrador de las interceptaciones, Isauro Fuentes Rivera se habría hecho de mucho poder. Esto porque él es quien decide qué números telefónicos se deben intervenir y cuáles deberán seguir esperando turno, denuncian.

Además, se ha filtrado que Fuentes Rivera habría venido entorpeciendo la labor policial “al no conceder oportunamente los cupos necesarios para la atención de casos importantes y no respetando la antigüedad en espera de las resoluciones judiciales”.

Este tipo de impases son de conocimiento de los agentes y fiscales usuarios del sistema, pero no pueden hacer nada debido al apoyo que tiene dicho magistrado en la cúspide de la Fiscalía de la Nación, afirman.

Este respaldo se hizo evidente cuando a pedido del fiscal superior coordinador nacional de las Fiscalías Especializadas contra la Criminalidad Organizada se emitió la Resolución de la Fiscalía de la Nación Nº 3061-2017-MP-FN, del 28 de agosto de 2017, dando por concluida la designación de Fuentes Rivera como administrador del equipo de las interceptaciones.

La resolución en mención fue sustentada en la rotación periódica que todo el personal fiscal debe realizar, sin embargo, tres días después, el 31 de agosto de 2017, mediante Resolución de la Fiscalía de la Nación Nº 3123-2017-MP-FN, sin motivación alguna, Pablo Sánchez se desdijo, e Isauro Fuentes fue ratificado en la administración de ‘Constelación’.

Una decisión de esa naturaleza llamó la atención de los servicios secretos toda vez que ‘Constelación’, que maneja temas de seguridad nacional, ha permitido –según una nota de Inteligencia- “la presencia por más de dos años y medio del magistrado aludido dentro de sus instalaciones administrando un área tan sensible, decidiendo la prelación de los números telefónicos a intervenir y efectuando labores de recolector en más de un centenar de investigaciones a organizaciones criminales”.

Incluso es visto como un probable nuevo indicador de una preocupante infiltración de abogados radicales en la administración pública, en circunstancias en que dichos servicios alertan, incluso, su preocupación ante “la clara contaminación de los oficiales encargados de dicha área [la Dirección Antidrogas] y su vulnerabilidad ante la penetración de personas vinculadas a organizaciones terroristas”.

27697

Según la Ley 27697, pueden ser materia de interceptación telefónica el tráfico ilícito de drogas, terrorismo, corrupción de funcionarios, secuestro agravado, tráfico de menores, robo agravado, extorsión agravada, atentados contra la seguridad nacional y traición a la patria, peculado, entre otros.

Las clamorosas fallas en los filtros de seguridad

Una nota de Inteligencia llegada a esta redacción alerta sobre “la necesidad de garantizar la imparcialidad y eficacia de futuras investigaciones” que usan principalmente la técnica de la interceptación para probar los delitos imputados.

Lo anterior “sin perjuicio que, al haberse publicado con fecha 15OCT2017 el Decreto Supremo Nº 026-2017-IN -Reglamento del Decreto Legislativo Nº 1267, Ley de la Policía Nacional del Perú-, la División de Apoyo Técnico Judicial desaparece de la estructura orgánica de la Dirección Antidrogas”, señala la nota.

Esto implicaría el traslado de la OFIATJUD a otra Dirección especializada, “o su fusión con la División de Inteligencia de Investigación Criminal (…), o la creación de una nueva dirección dedicada a dichas tareas” y en el camino subsanar “las clamorosas fallas en sus filtros de seguridad”.

No acusamos

Ni la información de Inteligencia, menos este diario, están acusando a Isauro Fuentes Rivera de pertenecer a ninguna organización terrorista. La crítica desde determinados círculos policiales se centra en el hecho que la Fiscalía ha permitido –sin revisar antecedentes- que un fiscal con ese entorno familiar “maneje la herramienta tecnológica más valiosa con la que cuenta el combate contra la delincuencia en nuestro país y conozca los pormenores de todas las investigaciones de alta complejidad que realiza la PNP”.

EL PADRE…

PERSONAJE VINCULADO AL MRTA

Isauro Fuentes Guzmán, padre de Isauro Fuentes Rivera, es un “personaje vinculado al MRTA, al haber estado detenido por pertenecer a dicha organización terrorista (el año 1992), liderar la agrupación política Frente Andino Revolucionario (FAR)”, cita la información sobre este personaje.

EL HERMANO

OTRO DETENIDO POR TERRORISMO

Cristian Mao Fuentes Rivera, hermano de Isauro Fuentes Rivera, “estuvo detenido por terrorismo en el año 1999 en Puno y registra 105 movimientos migratorios a Bolivia, país en el que, se sabe, se vienen reagrupando las fuerzas del MRTA”, indica la información de Inteligencia.










Top
El “perromuerto” de  Odebrecht y Graña

El “perromuerto” de Odebrecht y Graña