Hernando de Soto: “(Sagasti) Debe demostrar que no es títere de Vizcarra”
A+

¿Cuál es su análisis en lo político sobre el escándalo de las vacunas VIP?

Es uno de los momentos más dramáticos que ha vivido el país, porque no es solo un incidente escandaloso que invita a pensar en la corrupción, sino que es un tema que entra en el campo de la vida y la muerte.

Lo que ha ocurrido, a pesar de que todos los países del mundo han ido transitando hacia una democracia con división de poderes para que no pueda haber un Ejecutivo que decida quién vive y quién muere, en el Perú hemos llegado a un punto en el cual un Estado que tiene el monopolio sobre las importaciones y sobre decidir quién puede importar un insumo crucial como es la vacuna, ha decidido quién vive, y de privilegiar a un grupo, a un círculo político; esto tendrá consecuencias que van más allá de ‘Watergate’ o cualquier ‘gate’ que imagine. En ‘Watergate’ se trataba de un robo de documentos, aquí de lo que se trata es de un robo de vidas.

Este escándalo ha desnudado, además de nuestra clase política, a diplomáticos, profesional médico y empresarial. ¿Qué hacer para evitar que hechos así se repitan?

Así es. Pero no se olvide de que, qué es lo que pasa cuando uno tiene una persona corrupta, un jefe que no se entrega, que ha sido traidor a la patria, eso influye inmediatamente a su entorno. No sé cuántos de ellos hubiesen delinquido o hubiesen abusado de un privilegio, si el jefe de Estado se mantiene firme.

Una cosa, por ejemplo, es cuando se hunde el Titanic que no tiene suficientes botes salvavidas, el capitán se va abajo con el barco y con todas las personas que no alcanzaron un bote salvavidas; ese fue un líder digno. Muy distinto al capitán del barco italiano Costa Concordia que se hundió el 2012 y en el 2017 fue condenado a 16 años a la cárcel y se le acusó de homicidio, por haberse privilegiado y por haber abandonado a la tripulación.

Esto lo estamos viendo con algunos juristas de Europa, porque creo que los peruanos debemos poder decir que vamos a sancionar a los dirigentes traidores a la patria, no cabe otra expresión. Vamos a ver, en este terreno tan novedoso, que Vizcarra, que fue el capitán del ‘buque Perú’ que no es de 3 mil pasajeros o de 16 ahogados, pues somos 32 millones de ahogados, reciba una sanción.

En términos políticos, yo quisiera que el presidente Vizcarra y su caso sirvan de ejemplo, no solo para el Perú; es un momento para que la justicia peruana y también el Jurado Nacional de Elecciones tomen una decisión valiente, no solo es una cuestión de tratar de hundir a un candidato porque no declaró un edificio de más de setenta que tenía, ahora se trata de un candidato que decidió salvar su vida y la de sus partidos allegados y familiares, al tiempo que perjudicaba a millones de peruanos, entre ellos a otros candidatos que no han sido vacunados y por lo tanto deben cuidar su salud y no pueden hacer la campaña brutal que está haciendo para quedar impune dentro del sistema democrático. Sería verdaderamente un escándalo si este señor tiene el derecho de ser inclusive alcalde de un pueblo menor.

Ese sujeto (Vizcarra) tiene que ser, para bienestar del Perú, juzgado y tiene que admitir su culpa, si tiene la cara para hacerlo.

Ahora, ¿es solo responsabilidad de Vizcarra, aunque tenga la mayor culpa?, ¿no alcanza también al gobierno de Francisco Sagasti?

Vamos a ver cómo le va al presidente Sagasti, vamos a ver a medida que avanzan las investigaciones. Espero también un comportamiento valiente y audaz de los medios para hacer las preguntas del caso. ¿Cuánta gente que pertenece al Partido Morado, del cual viene el presidente Sagasti, ha estado metidos en esto? Y ¿qué nos va a decir el presidente Sagasti al respecto?, ¿será capaz de darse cuenta que, ya bajo la presidencia de Vizcarra, sus partidarios han sido privilegiados? Entonces vamos a ver si el presidente Sagasti está comprometido con el Perú y no con una rosca política. El presidente Sagasti debe demostrar que no es títere de Vizcarra

El miércoles, el presidente Sagasti, ante un medio internacional, afirmó que hasta ese momento no sabía nada relevante de la investigación; los ministros y otros funcionarios se vacunaban a sus espaldas y tampoco sabía.

No he seguido esas entrevistas, pero evidentemente el Presidente desde que ha asumió el poder, al entrar a Palacio de Gobierno, debe haberse visto frente a un tsunami. Con las justas puede flotar y respirar.

Él, que es un hombre inteligente, ya se debe haber dado cuenta de qué mar agitado está viendo. Ha llegado el momento para que antes que termine esta semana, él clarifique las cosas y vamos a ver si está del lado de los peruanos o si está casado con una pequeña cúpula de los peruanos.

Si es lo último, en la historia que se escribirá sobre el Perú, él desgraciadamente desaparecerá como una innoble figura transitoria. Si más bien, toma él una posición de coraje y admite las culpas de la gente asociada con él y con

Vizcarra, creo que por lo menos, si bien terminará siendo un presidente impopular, por lo menos será uno que a la que la gente habrá respetado, porque sí está vinculado con la nación. Le toca un papel histórico.Además, con el exterior es muy importante, cuando los jefes de Gobierno de otros países han incurrido en problemas, estoy pensando en la señora Margaret Thatcher, cuando sus hijos estuvieron involucrados en un negocio turbio, o el presidente Clinton, que habló de sus aventuras amorosas, todos salieron al frente y admitieron culpa. Vamos a ver la talla del presidente Sagasti.

En una circunstancia como esta es inaceptable esperar diez días para saber los resultados de una investigación administrativa.

Vamos a ver. El presidente Sagasti siempre ha sido muy viril, muy macho, y muy confrontacional, cuando escribía en las páginas de una revista como Caretas, vamos a ver qué tal está sin caretas.

Pero ya no es solo la clandestinidad de la vacunación VIP, el jueves el contralor informó de la pérdida de cinco vacunas en Tacna, lo cierto es que se muestra cierta impericia por decir lo menos, de este gobierno en todo el proceso de vacunación

Es obvio que hay un Estado fallido, es una de las razones por la que hemos presentado un plan de gobierno diciendo que no solo es un problema de gestión del que es el presidente ahora, sino de un estado fallido. Un presidente es un chofer, especialista de fórmula 1 si quiere, pero si el automóvil es fallido, no va a avanzar, no importa cuán bueno sea.
Aquí lo crucial es, a mi juicio, al margen de hacer justicia, que es muy importante, es darse cuenta que, tal como dice nuestro plan de gobierno, es rápidamente reestructurar el Estado, no para redistribuir riquezas, ni afectar algunos intereses, ni expropiar, sino para que sea un Estado manejable.

Dudo, por ejemplo, que el presidente Sagasti sea tan sonso que si sabe dónde están esas cuatro vacunas o las que se han malogrado no sancione, estoy seguro que el problema básico es que no las encuentra. El Estado no funciona, al margen de que esté Sagasti o quien esté. Lo digo con interés propio, porque si yo mereciera el voto de mis compatriotas, yo voy a pedir paciencia y me voy a tomar el tiempo para reformar el Estado y crear un aparato que permita gobernar con eficiencia y que permita saber dónde están las vacunas.

Ustedes ya hicieron una propuesta de ayuda.

Nosotros hemos hechos una propuesta llamada Sagasti-De Soto, que dice que, a diferencia de él, nosotros tenemos plan de gobierno, tenemos los contactos para cerrar las fronteras a los criminales, la fórmula para arrancar con créditos en el Perú, la fórmula para enganchar a los reservistas y licenciados de las FF.AA. que pueden ayudar a combatir de forma eficiente el coronavirus y la manera de abrir minas dentro de un plan coherente y dirigirse a otros jefes del Estado para aceptar la ayuda que nos están brindando.

Acaba de salir el presidente Macron diciendo que los países desarrollados tienen el deber de entregarle a países como el nuestro vacunas, por la situación miserable en la cual se encuentra. Si él no entiende los contactos necesarios para hacerlo, nosotros sí lo tenemos, conocemos a esos jefes de Estado y de organismos internacionales. Tenemos un plan coherente que permite administrar a este país en este momento, nosotros lo podemos ayudar.

Debe darse cuenta de que hay peruanos que sí quieren al país por encima de la contienda electoral.

Esta no es la primera vez que la ofrece, ¿ha recibido alguna respuesta, quizás un acercamiento o por lo menos un tanteo de parte de algún funcionario?

No, nadie ha conversado, y consta a todo el mundo que le he dado mi dirección, mi teléfono, correo electrónico, mi WhatsApp y hasta mi TikTok.

Pese a sus limitaciones, ahora niegan la posibilidad de que los privados participen en este proceso de vacunación.

Le ruego al ministro Ugarte, que no tengo razón para no respetarlo, que retire esa prohibición. Esta es una economía social de mercado, lo dice la Constitución, lo dice el Banco Central de Reserva, lo dicen los tratados de libre comercio con todos los países del mundo. Y en relación con la vacuna que debe llegar de cualquier forma al Perú, el Estado ha impuesto un monopolio de compra, en manos del sector público que durante seis meses no ha sabido firmar un cheque. Este no es un problema médico, los cheques no se firman, no porque los médicos no sean buenos, ni porque el Dr. Ugarte no sea un excelente profesional, sino porque no saben administrar con tratados internacionales.

Si el Gobierno sigue prohibiendo, en una economía social de mercado, a aquellos que no somos el poder político –a las ONG, comunidades, cooperativas, empresas privadas o lo que sea–, entrar en un negocio de tanta urgencia y competir con distintos precios que son observables, obviamente en un estado fallido, se están jugando su reputación y las vidas de los peruanos.

¿Es extraño que se anuncie primero esa posibilidad y después negarlo?

En este momento hay que abrir las fronteras y dejar que entren las distintas marcas de vacuna que hay, y ya veremos, con la prensa y la opinión pública, cuánto podemos divulgar, para ayudar a los ciudadanos tomar sus propias decisiones.

Si el ministro de Salud ha anunciado que se abrirán las fronteras y las ha cerrado de nuevo, el gobierno del presidente Sagasti va a entrar a la historia por cada muerto que ocurra mientras se mantenga las fronteras cerradas.

El Gobierno debe retirar eso. Estoy encantado de conversar con el ministro de Salud o con cualquier persona, indicarle que el Gobierno no solo será copartícipe del capitán traidor del Costa Concordia (Vizcarra), sino que va a ser a un violador de nuestros compromisos con el Acuerdo con Washington y los tratados de libre comercio con todos los países del mundo.

Por favor, que el ministro de Salud se dedique a ver el problema con la enfermedad y la economía abierta se la deje a las autoridades competentes. Nos van a castigar en el futuro y está arriesgando la imagen internacional del país.

Una cosa es la enfermedad y otra la salud económica del país. Más gente se va a morir por la consecuencia económica de sus restricciones y por un confinamiento absurdo que producirá más muertes debido al contagio.

Cada vez son más fuertes los rumores que algunos candidatos presidenciales que fueron o son muy cercanos a Vizcarra también habrían sido beneficiados con las vacunas anticovid, ¿qué hacer ante ello o cómo enfrentar esta situación si esto se confirma?

No tengo información al respecto, pero sí ese fuera el caso, yo puedo adelantar cuál es mi juicio: Que ellos también han demostrado que no son leales competidores; yo estoy compitiendo con ellos, y ellos han dicho que, en democracia, están entrando en igualdad de condiciones, es obvio que tienen una condición superior frente los que no han sido vacunados, por lo tanto no saben competir en justicia, que es precisamente el objetivo de la democracia; en otras palabras no son demócratas.

Si ese es el caso, espero que le ganen la mano al Jurado Nacional de Elecciones y renuncien por lo menos un día antes de que este los vaque.

¿Usted se ha vacunado?

Lo digo tres veces. No me he vacunado.

Eso implicaría también competir en desventaja.

No es solo que no voy a poder hacerlo, tengo medio año de desventaja con todos aquellos que no se vacunaron. Se han vacunado porque han recibido un privilegio del Estado, si se confirma.

Aquí de nuevo está la responsabilidad del presidente Sagasti. Vamos a ver si está a la altura de las circunstancias. No espero que salga con una respuesta del tipo: ‘veremos lo que dice la justicia’. Aquí estamos frente a un evento político que requiere un pronunciamiento político para salvar la dignidad de su gobierno y la cara del Perú ante el resto del mundo.

CAÍDO DEL CIELO

“Que al presidente Sagasti lo haya sorprendido, le haya caído del cielo la Presidencia, explica que no pueda manejar las cosas, porque es un Estado fallido, pero sí tiene una obligación, que es atender a los que lo quieren ayudar”.

QUIÉN VIVE, QUIÉN MUERE

“En el Perú hemos llegado a un punto en el cual un Estado que tiene el monopolio sobre las importaciones y decidir quién puede importar un insumo crucial como es la vacuna, ha decidido quién vive, quién muere, y de privilegiar a un grupo, a un círculo político”.

JUZGADO

“Ese sujeto (Vizcarra) traidor a la patria tiene que ser, para bienestar del Perú, juzgado y tiene que admitir su culpa, si tiene la cara para hacerlo.

POR: ITALO OBERTO-BESSO

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.