¿Dónde terminaron las vacunas VIP?
A+

El escándalo crece. ¿Quién esconde las vacunas VIP de marca Sinopharm que ha dado lugar a un nuevo capítulo de la crónica crisis política que vive el Perú? Todas las miradas se van a la Universidad Particular Cayetano Heredia (UPCH) que estuvo a cargo de los estudios clínicos de dicho inoculante en el Perú, pero más aún al médico Germán Málaga, el mismo que habría vacunado al expresidente Martín Vizcarra y a su esposa en Palacio de Gobierno.

Ahora se sabe que dicho centro superior de estudios recibió un lote adicional de 3,200 dosis, aparte de las destinadas a vacunar a los 12,000 voluntarios que participaron el año pasado en la investigación.

Para la UPCH “la decisión de a quiénes se administraba esta vacuna fue tomada por el equipo de investigación” dirigida por el citado Germán Málaga, a quien tanto el Congreso como una comisión de investigación sumaria del Ministerio de Salud citará para que informe dónde están las vacunas y a quiénes se benefició con las mismas.

Sin embargo, la UPCH, después de desmentir a Martín Vizcarra quien afirmaba ser un voluntario, aseguró que se pone “a disposición para colaborar con todas las investigaciones por parte de las autoridades competentes”.

Se refiere a la comisión indagatoria del Ministerio de Salud (Minsa) presidida por el exministro Fernando Carbone Campoverde, asesor del nuevo titular del sector, Óscar Ugarte, quien asumió sus funciones este lunes y tiene previsto entregar su informe el próximo 25 de febrero o tal vez antes.

“Este es un lote de vacuna [de las 3,200 dosis] que no es parte de la investigación, es un lote aparte, que es una donación y que ha sido manejado con un criterio de libre albedrío y no bajo normas que debieron haberse hecho porque si hay prioridades, como ha sido definido por el Ministerio de Salud, con este lote se hubiese iniciado estas prioridades”, señaló ayer Ugarte en RPP Noticias.

En estas nuevas circunstancias las miradas se centran no solo sobre Martín Vizcarra, que sigue echando leña al fuego como veremos después, o en la extitular de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, que renunció a su cargo el domingo, sino en la figura de la exministra de Salud Pilar Mazzetti.

Y es que ahora se sabe que Mazzetti estaba enterada que sus viceministros Silva y Suárez habían recibido las dosis de Sinopharm, aunque la relación de todos los vacunados en ese portafolio puede ser de 15 a 20, que serían los de la alta dirección, según Ugarte.

“A partir de hoy la comisión investigará, determinará, cómo llegó ese lote, quién decidió que vaya aquí o allá, a tantos ministerios”, añadió Ugarte.

CANCILLERÍA

Pero el sector Salud ha sido, durante la administración Vizcarra, apenas uno de los soportes porque la tarea principal, en ese periodo de las tratativas con Sinopharm, estaba en manos de Cancillería.

Las fuentes señalan que, aparte de Astete, “el Congreso debería convocar al excanciller Mario López, al exvicecanciller Manuel Talavera y al director de Ciencia y Tecnología, Arturo Jarama, los tres negociadores de la adquisición de vacunas, que también habrían recibido los beneficios de sus respectivas vacunaciones aprovechando de la información privilegiada que manejaban y al amparo de sus posiciones de poder en la diplomacia peruana”.

Como se puede ver, conforme pasan las horas, el número de vacunados VIP o probables inoculados crece. A Vizcarra y su esposa, la señora Maribel Díaz, se suma ahora el hermano mayor del controvertido expresidente, César Vizcarra, todo esto aparte del ya conocido caso de la exsecretaria general de Palacio, Mirian Morales.

CRUZADA PURIFICADORA

En esta vorágine de acontecimientos, el presidente Francisco Sagasti, “furioso”, por primera vez hizo un deslinde con el gobierno de Martín Vizcarra, a tal extremo que once ministros y exministros han hecho un juramento con textos similares en la red social Twitter, en el sentido de que no han sido vacunados ni en el anterior ni en el nuevo gobierno. La cruzada purificadora la encabezó la jefa del Gabinete Ministerial, Violeta Bermúdez, con este texto:

“Con transparencia, declaro bajo juramento que no he sido vacunada contra la covid-19 y no he participado de ningún ensayo clínico”.

Textos similares se sucedieron con ministros como Solangel Fernandez, de Vivienda; Gabriel Quijandría, de Ambiente; Nuria Esparch (Defensa); Javier Palacio (Trabajo), Ricardo Cuenca (Educación); Eduardo Vega Luna (Justicia); José Luis Chicoma (Producción); Claudia Cornejo Mohme (Comercio Exterior y Turismo), entre otros, como el contralor general Nelson Shack.

A estas alturas de la historia, es obvio que Vizcarra ha cometido el error de su vida. Y es que no podía ser tan impulsivo e irresponsable con tantos enemigos que ha creado en su corta carrera política.

Sucede que entre los ciudadanos hay la sensación de que mientras estos estaban en el desamparo con una pandemia descontrolada, donde sus familiares y amigos morían sin atención, sin oxígeno, sin camas UCI, Vizcarra y su entorno estaban protegidos en secreto por las vacunas chinas que ellos mismos estaban negociando para ser adquiridas por el Gobierno.

De forma que las investigaciones ya se han abierto, sean en vía política, a través de una acusación constitucional, o en sede judicial, como es la Fiscalía de la Nación, aparte de las que se dan en lo administrativo en el Ministerio de Salud, bajo el mando de Fernando Carbone.

INHABILITACIÓN

Si bien hay dos mociones de investigación entre la representación nacional (Ver recuadro en esta página); sin embargo, según analistas, la más importante es la posibilidad de la inhabilitación por diez años a partir de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales a los aforados o con derecho a antejuicio Martín Vizcarra y la excanciller Elizabeth Astete.

Esto es clave porque varios parlamentarios se pronunciaron sobre la viabilidad de este procedimiento en contra de los dos personajes mencionados, por mantener oculta la información sobre las vacunas, lo que configuraría un presunto delito de corrupción de funcionarios.

En esa misma línea de pensamiento se ubican destacados juristas, como Enrique Ghersi, quien en declaraciones a este diario se preguntó lo siguiente: ¿cómo es esto de que la gente se está muriendo y estos señores se están aprovechando de su poder para inocularse las vacunas chinas?

Ante esta desvergüenza, en declaraciones a este diario dijo que el camino más expeditivo es la inhabilitación política, porque en esta felonía hay “responsabilidad penal de peculado, que es lo más grave y tiene una pena de 8 años de cárcel; abuso de autoridad, negociación incompatible…”.

Si bien Vizcarra tiene derecho de antejuicio, “espero que la fscal de la Nación [Zoraida Ávalos] ordene su prisión preventiva de inmediato, o que el fiscal anticorrupción Germán Juárez Atoche haga su trabajo ya anunciado, ya que es la única manera que el país recobre la serenidad y la confianza en sus instituciones”.

AUTORÍA MEDIATA

Las investigaciones en diferentes fueros, si se hacen en forma correcta, pueden llegar a mayores, agrega el abogado. “Vizcarra asumió la responsabilidad de los sucesos del estado de emergencia, y en la medida que asume todos los poderes, tiene que responder además sobre los actos de sus subordinados, ya sea en la ausencia de las pruebas moleculares, de oxígeno, en suma, de los miles de muertos”.

Esto último, acota, conlleva a problemas de lesa humanidad por autoría mediata, porque se calcula en unos 100 mil los muertos en la pandemia, lo que es grave en la misma comunidad internacional.

Estas responsabilidades, sobre todo la autoría mediata, “no excluye al actual presidente Sagasti, porque es en su periodo que se ha vacunado la excanciller Astete, de forma que -aunque ni Sagasti ni Violeta Bermúdez sepan dónde están parados- tienen obviamente responsabilidad política”, concluyó.

SE LAVAN LAS MANOS

A todo esto la embajada china en el Perú se lavó las manos mediante un comunicado, donde recalca que el ensayo clínico de Sinopharm “se realiza cumpliendo con los trámites requeridos por las autoridades peruanas, y ha sido desarrollado por dos casas de estudios universitarios”.

“La parte china rechaza los términos como ‘vacunas de cortesía, donaciones o prebendas’ utilizados en algunos medios de comunicación y las difamaciones a las cooperaciones de vacuna entre ambas partes, [y] reafirma su firme voluntad de fortalecer las relaciones China-Perú”.

Entretanto, Vizcarra, después de confesar que su hermano César también fue parte beneficiaria de la vacunación, insistió en que él era integrante del ensayo, y no tuvo otra salida que pedir disculpas por no haber informado este hecho en su momento y dijo que se sometía a las investigaciones.

INVESTIGAR Y SANCIONAR

En la red social Facebook se escribe que el ex comandante general del Ejército, Jorge Céliz Kuong, no aceptó una vacuna que le ofrecieron y que ante el escándalo lo mejor es que “se investigue y se castigue al que se vacunó”.

“NO FUI VACUNADO”

“En relación con las noticias que aparecen en las redes sobre una supuesta vacunación de los altos mandos de las FFAA y de sus esposas deseo expresarles que durante mi gestión como Comandante General [de la Marina de Guerra del Perú] nunca recibí una propuesta para hacerlo no habiéndome vacunado hasta la fecha y tampoco mi señora ni mi hijo menor”, escribe el almirante Fernando Cerdán.

OTROS JURAMENTOS

La Junta de Portavoces acordó solicitar que cada legislador presente una declaración jurada indicando si ha recibido o no la vacuna contra la Covid-19 desarrollada por el laboratorio chino Sinopharm, así lo indicó la presidenta del Congreso, Mirtha Vásquez.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.