El Perú es tierra de nadie
A+

El Perú de hoy es tierra de nadie. El vacío de poder que se observa en el gobierno de Francisco Sagasti muestra un cuadro desolador de violencia y de algaradas no solo en Ica, sino ahora en La Libertad, Piura, La Oroya, Apurímac y Huancavelica, entre otros focos menores, con el agravante que fermentan rápidamente nuevos brotes desde las movilizaciones callejeras, esto porque están viendo que ha llegado el momento de negociar sus exigencias pasadas y presentes con un gobierno débil.

Si se ha bloqueado la Panamericana Sur, la estratégica Carretera Central y la Panamericana Norte, es obvio que Lima, la capital del país, está sitiada, y ya se huelen los estragos que causará el desabastecimiento que, en este momento, ya es un problema en regiones tan lejanas, como Puno, donde no llegan las papas del fértil valle de Cañete, por poner un ejemplo.

La mecha que se encendió en Ica hace cinco días, y que siguió en las regiones antes citadas, llegó ayer a Ayacucho. Ya no fue por condiciones de trabajo, obras incompletas o falta de estabilidad laboral, sino porque la empresa Perú LNG aún no cumplía con el pago anual a la comunidad de Vinchos.

“Incendiaron el campamento de vigilancia de la válvula del ducto de gas de Camisea, por el presunto perjuicio de 29 anexos del distrito de Vinchos, en la provincia de Huamanga. Se dirigieron hacia el anexo de Accopampa y bloquearon la vía de acceso para exigir la presencia de representantes de Perú LNG para dialogar”, informaban medios de esa región.

POR: PLINIO ESQUINARILA/CÉSAR ROJAS

Encuentra la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.