César Hinostroza: “El Presidente ya me condenó”
A+

El presidente Martín Vizcarra ha dicho que su extradición es un paso importante en la lucha contra la corrupción. ¿Qué opina?

En mi caso ya todo está decidido, todos los medios de comunicación caviares se meten, los jueces y fiscales igual, ¿qué garantía tengo cuando hasta el Presidente habla de esa manera? Por eso es que tuve que salir [del país], ni loco para entregarme a un país dictatorial con gente malvada.

-¿Cree que no tiene garantías de un juicio justo?

Yo no tengo garantías en el Perú porque cuando el Congreso archivó en primera instancia el delito de organización criminal, que era lo correcto, el presidente de la República presionó y dijo públicamente: “El delincuente Hinostroza tiene que merecer la máxima condena, está probado que es corrupto y que es jefe de una organización”. ¿Cómo puede decir eso un jefe de Estado? Si eso ocurre en un país democrático y el Presidente está pidiendo mi cabeza, entonces qué garantías tengo de un juicio justo, ese señor ya me condenó.

-¿Por qué pide el asilo político?

El asilo se ha pedido en su momento porque hay una persecución política, pues en el informe del entonces congresista Oracio Pacori, presentado a la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso y en el de la Diviac, dicen que tengo vinculaciones con Fuerza Popular y que soy su brazo legal por el tema de la conversación con la señora K. La pregunta es: ¿Acaso no hay un móvil político porque todos piensan que yo he tratado de ayudar a Keiko Fujimori? El odio a Keiko ha hecho que se desencadene toda esta persecución.

-Usted señala que no lidera ninguna organización criminal y que esa acusación es un invento para perjudicarlo ¿Quién está detrás de las denuncias en su contra?

Desde que empezaron las grabaciones ilegales [a jueces] en 2017, los que han capturado hasta el momento algunas instituciones y lo van a seguir haciendo son los denominados caviares, dirigidos por IDL y otras ONG como Proética y Transparencia, que tienen secuestrado al presidente Martín Vizcarra porque le saben todas las cosas (denuncias) graves que él tendría, tanto las de ahora como las de Moquegua.

-¿Entonces el Presidente se deja llevar por lo que dicen estas ONG, sobre todo IDL?

Martín Vizcarra hace todo lo que ellos le piden, lo hace al pie de la letra. Pronto vamos a estar gobernados por un izquierdista, acuérdese de lo que le digo.

-¿Y cuál es el objetivo?

No se trata de combatir la corrupción, es una lucha por el poder para capturar las instituciones tutelares del Estado, haciendo lo mismo de lo que ellos me acusan. Entonces, ¿qué garantías tengo de defenderme? Mis temores son legítimos.

-El ministro de Justicia, Fernando Castañeda, ha dicho que podría estar usted en el Perú en cuatro meses…

He escuchado las declaraciones triunfalistas de Castañeda sobre mi extradición, pero ¿acaso soy un capo?, ¿soy Alejandro Toledo?, ¿acaso me he agarrado millones de dólares? Yo no he agarrado ni un sol.

-A usted se le acusa de presunto tráfico de influencias, negociación incompatible y patrocinio ilegal, cuyas penas alcanzan juntas 16 años de cárcel…

Es una pena de muerte porque tengo 64 años. ¿Eso es justicia? El país tiene derecho a saber cuál es la verdad detrás de lo que se me acusa.

-¿Cuál es esa verdad?

En el Congreso pasado, el [entonces] parlamentario [Oracio] Pacori, que es un izquierdista radical, fue el encargado de elaborar el informe de mi caso, en el que hay un abierto desconocimiento de la ley. Lo que pasa es que en el país ahora las garantías constitucionales y el derecho penal se han ido por la borda, acá solo se dice: “¿Qué ha hecho? Si es un escándalo, que le abran proceso por el delito que usted quiera y abran juicio”. Ese proceso será de acá a dos o tres años y crean toda una expectativa ante la población y los medios. ¿Cómo te van a soltar después? Imposible, acá los jueces van a tener que violar la ley para condenar.

-¿Por qué los fiscales señalan que usted lidera una organización criminal?

Los denominados caviares de IDL y todas las demás ONG siempre han tenido sus representantes en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM); tenían a dos, un cusqueño y a Gonzalo García Núñez, cuando él sale [García] y asumen los nuevos, los caviares no tenían a nadie en el CNM y perdieron el control. En el Poder Judicial (PJ), cuando llego yo en 2016 y después se incorporan dos más, allí se empieza a reconformar la Corte Suprema con otras fuerzas, según ellos, políticas.

A mí me tildan de derecha y a los demás también, entonces pierden poder. Tanto es así que un colaborador [eficaz] ha dicho que “en la Suprema, Hinostroza superó a [César] San Martín y que Hinostroza es el nuevo poder”, entonces decían que Ángel Romero iba a ser el nuevo titular [del Poder Judicial] y después Hinostroza. A Ángel y a mí los caviares nos tienen odio. Entonces pensaron que también iban a perder [el poder de] la Corte Suprema. Allí viene toda la trama.

-¿Qué cree usted que hicieron esas ONG para no perder poder en los organismos judiciales?

Descubren que Walter Ríos Montalvo [extitular de la Corte del Callao] había montado su pequeña organización y Ríos me conoce porque yo he trabajado años en la Corte del Callao. Él tenía mi teléfono, entonces allí se mete a husmear la Fiscalía a ver los teléfonos; el de Ríos ya lo tenían, pero en el Callao todo el mundo decía que Hinostroza lo puso a Ríos de presidente [de la Corte], lo cual es falso porque a él lo eligieron 19 jueces superiores.

-¿La investigación del caso Rich Port fue una excusa para llegar hasta los jueces?

Se abrió una investigación sobre una presunta organización, que no se sabe cuál ha sido el destino, pues hasta ahora no vemos si hay un caso llamado Rich Port, y para ello pidieron la interceptación de teléfonos. Más o menos en diciembre [de 2017] piden la interceptación de mi teléfono, diciendo que se “vendrían reuniendo [los integrantes de la organización] en lugares reservados y teniendo reuniones secretas, que no hablarían por teléfono por temor a ser descubiertos”, y presentan una llamada con “Kiri”, que era el exjuez Víctor León Montenegro.

-León es el que lo llama…

Él me llama y me dice: “Hermano, mañana voy a verte a tu despacho, ya aprobó el examen, quisiera hablar contigo, voy a llegar un poco tarde”. Esa es toda la conversación, entonces la fiscal [del Callao] Rocío Sánchez dice que se van a reunir los miembros del brazo legal de la organización Rich Port, por lo que necesita se levante el secreto de las comunicaciones y da mi número, pero no mi nombre.

-¿Ella sabía que se trataba de usted?

Para mí, sí sabía, pero ella dice que no. Es inconcebible que una fiscal que está trabajando con la Diviac, no pueda saber a quién le pertenece un teléfono durante seis meses, esa es una burla. Yo vengo investigando si Rocío Sánchez habló con [el fiscal supremo] Pablo Sánchez sobre las conversaciones que yo tenía con Ríos.

-¿Cree que el fiscal supremo Pablo Sánchez coordinó con la fiscal?

Es lo que estoy investigando. Yo pienso que [Rocío] Sánchez le habría dicho que no puede interceptar mi teléfono porque era de un juez supremo y [Pablo] Sánchez le habría dicho que tampoco puede pedirlo porque no está facultado y le habría dicho a la fiscal que pida la interceptación pero que diga que es de un NN. Lo que él ha pensado es que “escuchamos seis meses, hacemos el escándalo con IDL y esto nadie lo controla”, esa ha sido la trama. Ellos más bien conforman la organización porque tienen gente en la Fiscalía, en el Poder Judicial, en los medios, y están operando de manera indefinida, que es la característica de una organización

-Es decir, interceptan su teléfono para tratar de encontrar algún hecho de corrupción…

Han interceptado mis llamadas sin decir el nombre, entonces hay una violación de mis derechos humanos. Cuando los caviares se dan cuenta de que en ninguna de mis conversaciones hablo de dinero y eso hasta ahora nadie lo quiere reconocer, entonces dijeron: “Hay que escoger una llamada que haga escándalo”, porque en eso son campeones los caviares, [Gustavo] Gorriti sobre todo, y sacan la llamada de la conversación de una violación y eso impactó y se quedó como un sello que no se puede borrar.

-¿Todo con la coordinación de Pablo Sánchez?

Sale la publicación de IDL el 7 de julio y al día siguiente Pablo Sánchez abre investigación preliminar y pide el impedimento de salida solo con el recorte de IDL, El Comercio y La República, ni siquiera escucharon la llamada. Este tema también lo ven en el Congreso y designan a Oracio Pacori, porque los caviares están metidos en el Parlamento, y en el informe [Pacori] ‘le mete’ una serie de delitos.

-¿Por qué el Gobierno de España aceptó la extradición?

Lo que ha dicho mi abogado es que ha habido presión del Estado peruano al Estado español. En España todas las acusaciones las han calificado como presunto delito de tráfico de influencias y han cambiado los términos para adecuarlos a su Código Penal.

-¿Cómo va el pedido de asilo?

Está en trámite judicial, tiene que haber una sentencia y luego, si es desfavorable, impugnaremos esa sentencia hasta llegar a la Corte Suprema, siguiendo los trámites. Acataré lo que digan las autoridades españolas. Quiero que la Justicia española evalúe la conducta del Congreso y la falta de garantías en el Perú para mí.

-¿Y en el Perú su caso no avanza hasta que se ejecute la extradición?

Los fiscales han hecho cantidad de diligencias a mi pedido y por su iniciativa y han desfilado a declarar el presidente del Poder Judicial, los gerentes de recursos humanos, cantidad de testigos y todo se está desvaneciendo. Cuando dicen que vaya al Perú a responder por los cargos que se me imputan, ¿acaso depende la investigación de mi declaración? En los audios están los hechos, lo que quieren es venganza y meterme preso.

-¿No confía en la Justicia peruana?

No puede haber jueces provisionales en la Corte Suprema que juzguen delitos de corrupción porque tienen un alto componente político, y porque hay jueces supremos titulares que pueden conformar el Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria y la Sala Penal Especial.

En este último solo hay una dama [titular] que es la presidenta, pero los otros dos que hacen mayoría son provisionales y nunca van a ser imparciales porque tanto el juez supremo de investigación preparatoria Núñez Julca como los miembros de la Sala Penal Especial, Iván Guerrero y José Neyra, son eternos postulantes a jueces de la Corte Suprema para ser titulares y, como nunca han sido nombrados, ahora es el momento para que lo logren.

-¿En qué se basan los fiscales para decir que usted integra una organización criminal?

Un colaborador eficaz dice que la organización criminal está liderada por Hinostroza, quien le daba órdenes a Ríos para nombramientos de jueces y para arreglar casos en la Corte Suprema y en la Corte Superior del Callao. Sandra Castro lo copia en un informe en el que dice que Hinostroza sería cabecilla con fiscales y jueces, se lo envía a Pablo Sánchez, quien lo remite en el día a [Oracio] Pacori y este lo pone en su informe para el Congreso.

-Inicialmente la Comisión Permanente no encuentra la conformación de una organización criminal…

Efectivamente, y lo que dice el Reglamento del Congreso es que no se pueden modificar los dictámenes de la Comisión Permanente, pero ahí sale Vizcarra a decir: “Cómo es posible que lo blinden a este señor delincuente, que es cabecilla de una organización que debe ser sancionado con una pena drástica y qué va a responder el Congreso ante sus electores”.

Pero no dice cuáles son los hechos. Allí el Congreso se acobarda y en el Pleno presentan una reconsideración por el delito de organización criminal cuando en la Comisión Permanente se había rechazado.

EXTRADICCIÓN

El Gobierno de España aprobó el martes la extradición al Perú del exmagistrado de la Corte Suprema César Hinostroza, por los presuntos delitos de tráfico de influencias, patrocinio ilegal y negociación incompatible.

JUECES TITULARES

“Ahora que está la famosa Junta Nacional de Justicia (JNJ), ¿acaso [los provisionales] no tienen la expectativa de lograr ser jueces titulares? Tú te presentas y te van a juzgar esos señores y, si te absuelven, al día siguiente los medios los lapidan y el JNJ no los va a nombrar por toda la presión ciudadana. Tienen que nombrar titulares para que haya garantías”.

POR: MARÍA TERESA GARCÍA 

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.