Estafa naturista al descubierto
(Foto composición)
A+

La empresa Kaita Natural Network, propiedad de Claudia Silva Priselac, pone en riesgo la vida de todos los peruanos, pues tras la fachada de productos naturales esconden en su composición una serie de irregularidades que afectan la salud de quienes los consumen.

Se trata de los productos “Energy K” y “Factor K”, denominados “bebida energizante instantánea sabor a maracuyá”, comercializados por la empresa distribuidora Kaita Natural Network, los cuales no cuentan con los requisitos sanitarios vigentes para su comercialización, ni ofrecen información verdadera en relación con las supuestas propiedades medicinales que aseguran tener.

Por ello, el Indecopi, órgano de la Presidencia del Consejo de Ministros, emitió las resoluciones N° 664-2019/CC2 y N° 665-2019/CC2, donde otorgan sendas medidas cautelares que disponen retirar del mercado todos los productos “Energy K” y “Factor K”.

La denuncia, que fue interpuesta por la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), involucra a los laboratorios Maclau SAC, Laboratorios Kaita del Perú SAC  y Kaita Natural Network SAC (distribuidora). Detalla que el laboratorio Maclau, que elabora el producto “Factor K”, cuenta con un registro sanitario Nª N7417410/NALBAG vencido desde el 16/11/2015, registro que no pertenece a esta empresa sino a Laboratorios Algas Marinas SAC perteneciente a Blas Silva Priselac (padre de la duena de Kaita), ademas que en su etiquetado presenta información falsa, al haber consignado datos que no corresponden a este producto.

Entre la serie de irregularidades encontradas por Indecopi en el caso de “Factor K”, también se detectó que la lista de su composición no cumple con lo dispuesto en el Decreto Supremo N° 007-98-SA sobre identificación del nombre genérico y la identificación de los ingredientes que se consignan en la etiqueta.

“Dicho producto no mantiene su registro sanitario vigente, vulnera el deber de idoneidad, inocuidad y de seguridad general de los productos y así se comercializa en el mercado nacional”, agrega la resolución.

Por ello, Indecopi otorga la medida cautelar solicitada por Aspec y ordena que en el plazo de 15 días hábiles se retire del mercado y cese la comercialización de todos los lotes de dicho producto.

La resolución estipula, además, que Laboratorios Maclau SAC comunique a los distribuidores de “Factor K” a escala nacional que retiren del mercado dicho producto.

No solo eso. Este laboratorio y el distribuidor Kaita Natural Network deben acreditar el cumplimiento de lo dispuesto en la presente resolución ante el Indecopi en un plazo de cinco días, bajo apercibimiento de Ley.

ENERGY K

Indecopi resolvió también que Laboratorios Kaita del Perú SAC inmovilice, retire del mercado y cese la comercialización de todos los lotes de “Energy K”, por considerarlo nocivo para el consumo humano.

Toda vez que “Energy K” se estuvo comercializando con un registro sanitario (Nº E4502906N/NALBKI) vencido desde el 8 de marzo de 2011, ademas de que en su etiquetado se consigna informacion falsa hasta en la fórmula del producto siendo «bamba».

A estas irregularidades se suma que su lista de composición viola el Decreto Supremo Nº 007-98-SA, pues los beneficios y usos consignados en la etiqueta no cumplen con las condiciones ni tienen sustento científico.

LA HISTORIA SE REPITE

La empresa Kaita es reincidente en estas malas prácticas, pues ya fue sancionada con una multa de quince (15) Unidades Impositivas Tributarias y se le ordenó el cese definitivo e inmediato de la difusión de los anuncios infractores del producto “Slim Max Cápsulas”.

De acuerdo al informe de Digemid la publicidad  del producto Slim Max Cápsulas infringía el principio de veracidad al omitir información referida a las advertencias de uso del producto, la cual resultaría de suma importancia para el usuario. En tal sentido Digemid asegura que, en la publicidad en mención, «se omitió señalar las advertencias que posee el producto, entre las cuales se precisa: no recomendable durante períodos de embarazo y/o lactancia”, sostiene la sanción contra Kaita.

La resolución (Nº 117-2008/CCD-Indecopi), con fecha 13 de agosto de 2008 la sancionó por violar el principio de veracidad, cerrando también el laboratorio.

¿DIGESA Y MINSA?

La resolución del órgano que cuida los derechos de los ciudadanos también fue remitida a la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa), órgano del Ministerio de Salud del Perú, a fin de que adopten las acciones pertinentes, de acuerdo a sus competencias, toda vez que habría una vulneración a la Ley Nº 26842, Ley General de Salud y a su reglamento.

A pesar de ello, Digesa y el Ministerio de Salud hasta el momento se han hecho de la vista gorda en este caso, y están poniendo en riesgo la salud de miles de peruanos, si se tiene en cuenta que alrededor de 8 % y 10 % de la población consume o tiene predilección por algún producto denominado natural.

MEDIDAS INNECESARIAS

Según especialistas de la misma Digesa, lo que correspondería en el acto es la suspensión temporal de la comercialización de los productos “Energy K” y “Factor K”, así como de la empresa distribuidora Kaita Natural Network, por no contar con autorización sanitaria y presentar condiciones de insalubridad.

Añaden que deben realizar una operación conjunta entre la Policía Nacional, la Fiscalía, los municipios y Digesa para intervenir y clausurar temporalmente los locales de venta de estos productos, y evitar que alguna persona pueda sufrir los efectos perversos de “Energy K” y “Factor K”.

¿Por qué Digesa no actúa con la misma celeridad contra Kaita como lo hizo con la leche Pura Vida? En ese caso, inmediatamente se supo que el producto (Pura Vida) no era íntegramente leche, la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) le suspendió el registro sanitario e inició un proceso administrativo sancionador contra la empresa Gloria, solicitando frenar la comercialización de Pura Vida a escala nacional.

En este caso, donde hay cientos de denuncias comprobadas, y dos resoluciones de Indecopi que confirman que no cuentan con registro sanitario vigente y no se ha hecho nada hasta el momento.

Digesa tiene copia de las resoluciones y parecería que favorece la ilegalidad, poniendo en riesgo la vida de los consumidores.

El “mecanismo” de Kaita Natural Network

Las empresas Kaita tienen un rosario de denuncias, entre las que se cuentan la venta de mercancía sin registro  sanitario.

Pero ese no es el único problema que presenta esta marca de productos naturales, investigada por lavado de activos. Además, su RUC está dado de baja y  como no habido por la Sunat desde el año 2012.

Según la misma página de la Sunat, Kaita le debe al Estado cerca de 3 millones de soles.

Modus operandi

Las empresas vinculadas a  Kaita Natural Network  cuentan con un récord impresionante de faltas laborales y deudas con la administración pública. Para ello se valen de un mecanismo muy simple que les serviría para evitar pagar las deudas con sus trabajadores.

Cuando acumula una serie de deudas, cierra ilegalmente  una empresa y crea otra con una nueva razón social.

Así solo en los últimos años ha creado y cerrado al menos cuatro empresas, entre ellas, Laboratorios Kaita del Perú SAC, Distribuidores Kaita del Perú SAC, Distribuidora Prisma del Perú SAC y Distribuidora Maclau EIRL.

Lo curioso es que en la misma dirección de la planta figuran todas las razones sociales cerradas de Kaita, con lo que buscan distraer todas las denuncias sanitarias que tiene esta empresa. Cabe senalar que fueron clausurados temporalmente por Digemid para la fabricación de sus cosméticos hasta hace pocos dias.

Naow Group y Ajeper también sancionadas

Indecopi también sancionó, a través de la resolución Nº710-2019/CC2, a Naow Group Perú SAC y Ajeper SA, tras otra denuncia de Aspec, por comercializar productos con registros sanitarios que corresponden a otros productos.

Tal es el caso de Naow, que vende “Agua Alcalina Naow Balance”, producida por Ajeper, empleando el Registro Sanitario NºP0614415N/NAAESA, pese a que este corresponde a otro producto y ha sido entregado a otra empresa. Por ello, resuelven que el etiquetado conduce al error.

Ante ello, se le exige el retiro del mercado del mencionado producto y se abstenga de seguir comercializándolo hasta que cuente con un registro sanitario propio y éste sea consignado en el etiquetado.

Esta multinacional peruana, con negocios en Ecuador, Centroamérica, e incluso Tailandia, que maneja productos como Big Cola, Cifrut, Sporade, Cool Tea, Cielo y Volt,  se debe abstener de comercializar el producto hasta que cuente con un registro sanitario propio.

Tal es así que la misma firma ha emitido un comunicado en donde acepta que “Agua Alcalina Naow –Balance” no tiene los beneficios que anuncia y su etiquetado induce al error a los consumidores al informarse que dicho producto alcanzaría un pH de 8.5 lo cual no es cierto.

En el etiquetado, añade el comunicado, la empresa informa que el producto contendría propiedades saludables, pese a que no se habrían realizado pruebas que demuestren ello.

Por ello, Ajeper informa que viene tramitando en el expediente Nº404-2019/CC2 un número de registro sanitario.

“Se otorga la medida cautelar a Aspec y se envía una copia a Digesa del Ministerio de Salud a fin de que adopte las acciones pertinentes, de acuerdo a sus competencias, toda vez que este producto estaría vulnerando la Ley Nº 26842, Ley General de Salud”, finaliza la resolución de Indecopi contra la empresa.

Recordemos que años atrás esta empresa mantuvo un enfrentamiento con Backus por presuntas infracciones a las normas de publicidad. La Comisión de Fiscalización de la Competencia Desleal del Indecopi admitió a trámite la denuncia presentada por Backus contra Ajeper, según la cual “Ajeper pretendía apropiarse parasitariamente de la reputación” de Cristal, utilizando publicidad adhesiva que se sustenta en elementos no comparables.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.