Falta de oxígeno mata miles y miles
(Fotos: Diego Vertiz/EXPRESO)
A+

El problema del oxígeno en el Perú es que existe escasez de disponibilidad de este insumo para abastecer el consumo de los enfermos de la covid-19 en la segunda ola de esta pandemia que causa estragos en la actual crisis sanitaria.

No es que sea un asunto de concentración empresarial, como insinúa un informe de Indecopi, responsabilizando de una supuesta concentración de la producción por parte de las empresas Praxair Perú S.R.L. y Linde Gas Perú S.A., con el agregado que la primera firma -Praxair- dicen que concentra alrededor del 80% de participación de mercado a nivel nacional el año 2020.

“Eso no es cierto porque este es un impase temporal, imprevisible por el tema de la covid-19, y al no ser permanente, no es que haya un proceso oligopólico sino meramente coyuntural”, afirma el economista Germán Lench.

En todo caso, el problema hay que ubicarlo en la falta de previsión sectorial, es decir el descuido del Ministerio de Salud (Minsa) en particular y del Ejecutivo en general, de no haber previsto una planificación estratégica que también se le ha pasado al Ceplan (Centro de Planeamiento Nacional), agrega el especialista.

Y es que el director general de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto del Minsa es el primero que no previó la cantidad de insumos y bienes y servicios que se iban a necesitar para esta segunda ola, que dicho sea de paso fue ignorada públicamente por el titular de Economía y Finanzas, Waldo Mendoza.

Entrando a las páginas de Transparencia no es difícil ubicar que cada uno de estos funcionarios –directores generales de planeamiento de los ministerios-, recibe una remuneración mensual de alrededor de 22 mil soles, por lo que resulta difícil creer que se les pague para que incurran en omisiones tan delicadas –que pueden conllevar contenido penal- que tienen que ver con la vida de unos 3,500 entre contagiados y fallecidos cada semana.

PEDIDO PRESIDENCIAL

Constatada la ineficiencia de las autoridades que no buscaron en el mercado nacional e internacional plantas de oxígeno o balones para el elemento vital, esto con el objetivo de satisfacer la demanda creciente, el propio presidente Francisco Sagasti, el día que llegaron las vacunas Sinopharm, el domingo, reconoció tales deficiencias e hizo un llamado a las empresas mineras para suplirlas.

“Pedimos a las empresas industriales mineras y de hidrocarburos que, ante esta terrible escasez de oxígeno que tenemos en la actualidad, pongan a disposición de los hospitales y diferentes centros médicos la provisión de oxígeno, que ahora destina a la producción industrial y minera”, dijo.

En esa misma línea de pensamiento, el exministro de Energía y Minas del gobierno de Ollanta Humala había planteado en un medio local una disyuntiva parecida entre producción de oxígeno y de cobre, como una suerte de obligación de responsabilidad social de las empresas mineras, como lo ha planteado en forma más coercitiva la presidenta del Congreso, Mirtha Vásquez Chuquilín, este lunes, en el programa de Milagros Leiva en Willax Tv.

LAS RESPUESTAS

“La actividad de la empresa privada, en este caso las mineras, no es obtener oxígeno para su producción, aunque lo use tangencialmente en sus funciones de cobre, pero ahora el Gobierno les está pidiendo que cambien de rumbo. Es decir que paren sus actividades para pasar a un rubro de tipo social: la producción de oxígeno medicinal. La pregunta que salta la vista es: ¿quién asume las pérdidas de las empresas mineras y los costos del viraje de su producción?, se interroga Lench Cáceres.

Uno de los voceros directos del sector minero, Raúl Jacob, vicepresidente de finanzas de Southern Copper, recordó en El Comercio que solo dos de las mineras que tienen fundiciones de cobre -la de Ilo y de La Oroya- producen oxígeno industrial.

Con el agregado que el complejo de La Oroya no puede “convertir el oxígeno industrial en medicinal” a diferencia de la de Ilo, “que sí puede hacerlo, pero en cantidad muy pequeña”.

En esta última planta, subrayó, “la producción de oxígeno líquido estaba alrededor de 4 TM/día y la subimos a 6 TM/día, que puede parecer poco, pero es un 50% más”.

Y es por ello que la empresa cuprífera ha venido entregando 42 TM semanales de oxígeno para el sur del Perú, pero en las nuevas circunstancias, después de la cuarentena rígida del año pasado, y ahora la focalizada, “técnicamente no podemos bajar la producción de cobre y aumentar la de oxígeno líquido”, afirma.

“El cuello de botella es esta planta [de Ilo] que convierte oxígeno gaseoso a líquido. Esa es la situación, de manera sencilla”, añadió Jacob, precisando que ni las mineras de tajo abierto ni las de socavón necesitan de oxígeno.

Por lo visto, no es posible producir más oxígeno líquido en las citadas plantas, que son las únicas, porque ninguna de las otras empresas del sector ni otras fundiciones como la de Cajamarquilla producen sino que compran a los fabricantes criogénicos de oxígeno.

En resumen, no hay una forma técnica de aumentar las citadas 42 toneladas semanales a un volumen mayor o mucho mayor. Y es que “para aumentar la cantidad de oxígeno líquido deberíamos hacer una serie de inversiones que demorarían entre tres y cuatro meses en poderse concretar”, subraya.

CINCO PLANTAS MÁS

Aún en tales circunstancias, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía anunció este martes que las compañías de su gremio sumarán la donación de 5 nuevas plantas de oxígeno medicinal a las 23 que ya han sido entregadas para enfrentar al virus.

Aparte de las 23 plantas de oxígeno, el gremio refirió que hasta el momento han donado, además, 3,732 balones y más de 4 millones de litros de oxígeno, equipos e insumos que son necesarios para el tratamiento de los pacientes covid.

“De las 41 plantas de oxígeno que ha donado el sector privado, 23 provienen del sector minero-energético. Es una lucha urgente y con la cual estamos comprometidos”, indicó.

Y en el caso de las firmas de hidrocarburos, “en Trompeteros han puesto a disposición del director regional de Salud de Loreto la donación de 25 balones de 10m3 al día; en Datem del Marañón han donado una planta de oxígeno que estará operativa a fines de mes con una capacidad de 30 balones de oxígeno al día de 10m3”, cita la agencia Andina.

Agregan que “en Piura se implementó una red de oxígeno medicinal que abastece a 45 camas de las cuales 15 son de la Unidad de Cuidados Intensivos y se han otorgado 2,000 m3 de oxígeno a los distritos de Negritos, Lobitos, Los Órganos y El Alto en Talara, entre otras acciones sanitarias”.

Finalmente el gremio minero energético subrayó que en la lucha contra la pandemia, las empresas del sector “vienen donando más de 738,000 pruebas de descarte de covid-19, así como 650 camas hospitalarias, 15 ambulancias y 140 ventiladores”.

Asimismo, apoyan proyectos de investigación científica como son los casos de los ventiladores MASI preparados por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y la elaboración de las pruebas moleculares rápidas de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), acotan.

FRENTE AMPLIO

Más radicales que Herrera Descalzi y el mismo Sagasti son los integrantes de la bancada del izquierdista Frente Amplio que este martes emitieron un comunicado de saludo al Gobierno del Partido Morado por la llegada de las vacunas, al tiempo de demandar la atención inmediata de distribución de oxígeno.

“Frente a la gran demanda de oxígeno medicinal a causa del colapso del Sistema de Salud, emplazamos al Poder Ejecutivo a que se aplique el artículo 82° de la Ley 26842, Ley General de Salud, y disponga que las empresas privadas que usan o producen oxígeno lo pongan a disposición de los pacientes que requieren del oxígeno para salvar su vida”.

¿Qué dice el artículo en mención? “En la lucha contra las epidemias, la Autoridad de Salud queda facultada para disponer la utilización de todos los recursos médico-asistenciales de los sectores público y privado existentes en las zonas afectadas y en las colindantes”.

Cualquier observador notará en dicho comunicado un tufillo expropiador.

LA DEFENSORÍA

Las posturas radicales y expropiatorias antes reseñadas tienen un aire de familia con la posición de Alicia Abanto, la adjunta de Administración Estatal de la Defensoría del Pueblo, quien -después de constatar que a la fecha se producían 350 toneladas de oxígeno, mientras las empresas están recibiendo pedidos de más de 400 toneladas de oxígeno-, exhortó “al presidente [Francisco Sagasti] a que no hagan solo una invocación, sino a que tomen las medidas correspondientes, porque la gente lo necesita”.

MUCHA DEMANDA

El proveedor Linde Perú señaló en la víspera que la demanda de oxígeno medicinal alcanza un promedio de 250 toneladas por día, lo cual excede a su capacidad de producción de 220 toneladas diarias.

ATENCIÓN SUSPENDIDA

Centenares de personas hacen cola en las afueras de las distribuidoras de oxígeno medicinal, como Criogas, pese a que ha suspendido la atención al público desde el pasado viernes ante el desabastecimiento del recurso. Entre tanto, la empresa Linde Perú, productora y distribuidora de oxígeno medicinal, informó que la demanda ha sobrepasado su capacidad de producción, lo que fue alertado desde el 19 de enero pasado.

INSISTE EN MOLECULARES

“Muchas de estas muertes no estarían ocurriendo si se hubiera aprovechado el año que ha pasado para instalar plantas de oxígeno medicinal o comprar concentradores de oxígeno o si se hubiera implantado el realizar pruebas moleculares masivas en poblaciones asintomáticas con la finalidad de identificar a los infectados tempranamente, es decir antes de que puedan contagiar”, señala Ernesto Bustamante.

POR: PLINIO ESQUINARILA

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.