Gabinete de choque con Pedro Cateriano
A+

La designación de Pedro Cateriano Bellido en la presidencia del Consejo de Ministros no ha sido un rayo que haya caído en cielo despejado. En círculos informados se sabía hasta de negociaciones con el presidente Martín Vizcarra en días pasados para el armado del nuevo gabinete ministerial.

De forma que, una hora antes de la juramentación en Palacio, a las 11 de la mañana de ayer, el mismo Cateriano se encargó de confirmar que aceptó el reto de asumir la invitación presidencial ofreciendo “sudor, honestidad y conducta democrática por un Perú más justo y libre”.

Pedro Cateriano (Lima, 1958), al asumir por segunda vez la jefatura del gabinete abre una incógnita sobre el rumbo a seguir en tiempos de la crisis sanitaria y económica nunca antes vista en el país.

Es decir, si acaso seguirá la senda confrontacional que ha caracterizado al presidente Vizcarra, no solo contra la oposición, sino contra el Congreso, o asumirá una posición más atemperante e iniciará una política de diálogo, como lo insinuó hace poco en RPP Noticias.

Como no se sabe en qué términos han quedado con Vizcarra para manejar la cosa pública, la oposición, en particular el fujimorismo, lo seguirá mirando con recelo, aunque su lideresa Keiko Fujimori le haya lanzado una rama de olivo en las redes sociales.

Para observadores como el liberal Enrique Ghersi, se trata de un gabinete conservador que le cuidará las espaldas al actual mandatario para que no tenga mayores contratiempos en lo que queda de su gobierno. “Cateriano entra con una alta cuota de poder conservador para proteger a Vizcarra en el periodo electoral”, según el abogado.

“Es un giro a la derecha, como se puede ver en el nombramiento de Rafael Belaunde Llosa, hijo de Rafael Belaunde Aubry y nieto del presidente Fernando Belaunde, quien podría impulsar el destrabamiento de los proyectos fallidos del sector”, afirmó.

Además, el nuevo titular de Trabajo, Martín Ruggiero Garzón, es un abogado de uno de los estudios más conservadores de la capital -Payet Rey Cauvi Pérez- y se convierte en el ministro más joven del nuevo equipo, menor que María Antonieta Alva, ratificada en Economía y Finanzas, la misma que anduvo enfrentada con el premier saliente, Vicente Zeballos, de orientación de izquierdas.

Por los resultados, Alva salió ganando. Otro indicador del giro del Consejo de Ministros es la convocatoria a un diplomático de carrera que es amigo de la oposición venezolana a Nicolás Maduro. Nos referimos a Mario López Chávarry.

La incógnita en este caso es qué posición asumirá López respecto del acuerdo de Escazú, que trata de mellar la soberanía nacional en la selva y que está en manos del Congreso su ratificación o denegatoria. Su impulsora, Fabiola Muñoz, ahora ex ministra de Ambiente, ha sido reemplazada por Irla Echegaray Alfaro, funcionaria de ese sector.

Otro jale de Cateriano sería el teniente general retirado de la FAP, Jorge Eduardo Montoya Pérez, un cuadro de prestigio que va al Ministerio del Interior.

NÚCLEO DURO

Agotado el gabinete Zeballos, por lo visto, el jefe de Estado, más allá de los cumplidos y agradecimientos, se ha visto obligado a un cambio de piel, dejando con poco piso a los ministros ligados a la llamada “izquierda caviar”, como lo fue el mismo Víctor Zamora, en Salud, desgastado por el manejo de la pandemia, entre otros ministros.

Vizcarra ha tenido que mantener su núcleo duro como se ve en la permanencia de Gloria Montenegro en el Ministerio de la Mujer, y el de Defensa, Walter Martos, quien promueve el retorno del confinamiento o ante un supuesto rebrote del coronavirus, lo cual puede ocultar alguna agenda propia en favor de Vizcarra.

Por coincidencia, una encuesta difundida ayer parecía elaborada para reforzar un retorno a la cuarentena “dura”, lo que dada la debacle económica, sería, según varios analistas, un despropósito monumental.

APRENDIZAJE

Los mismos veteranos analistas comentaban anoche que quizá los cambios no debieron ser tan vastos en medio de la delicada coyuntura, porque el tiempo para que un ministro adquiera cierto ‘expertise’ en el manejo de su sector toma al menos un mes.

La excepción, claro está, es la designación de Pilar Mazetti en el Minsa. La cuajada ministra podrá moverse como pez en el agua desde el primer minuto y, además, es un cambio bienvenido dados los desaciertos -y las anteojeras ideológicas- del felizmente hoy ex ministro Víctor Zamora

COTOS CERRADOS

El mandatario además mantiene lo que considera sus cotos cerrados, con Carlos Estremadoyro Mori en Transportes y Comunicaciones; Carlos Lozada Contreras, en Vivienda y Construcción; Jorge Luis Montenegro Chavesta, en Agricultura, por mencionar tres portafolios.

Tanto los Cateriano’boys como la fuerza operativa y empresarial de Vizcarra tienen el denominador común de ser un gabinete de choque, tanto por los problemas a afrontar como por su tarea de cuidarle la espalda al presidente de la República en la transición a las elecciones del año 2021.

Tanto el flamante premier como Vizcarra, quien pronto observará un declive de su figura en tanto avance el cronograma electoral, se habrían puesto de acuerdo en impulsar la llamada reforma política.

LA SOMBRA DE TUESTA

Para eso es que han convocado a la nueva titular de Justicia, la experta en asuntos electorales Ana Cristina Neyra Zegarra, quien, para nadie es un secreto, trabajó con el padre de dicha reforma, Fernando Tuesta Soldevilla, en la misma Comisión de Reforma nombrada por Vizcarra.

EL HUMALISMO AL PODER

“Si el Pedro Cateriano del 2020 es igual al Pedro Cateriano del 2015, el Perú con toda seguridad que pierde. Esto porque ya no soporta más polarización, pero debemos esperar qué es lo que va a plantear a la cabeza del nuevo gabinete”, opinó por su parte Juan Sheput Moore, ex congresista y ex ministro de Trabajo.

“La situación del Perú es demasiado crítica en salud y en la quiebra del aparato productivo. Si el nuevo premier no hace un sinceramiento de la cifra de fallecidos por el Covid-19, su mensaje de honestidad y transparencia será letra muerta”, subrayó.

El nuevo gabinete, añadió, si no toma la medida antes expuesta, será la ascensión del humalismo al poder, en referencia a las mochilas pesadas que carga Cateriano por haber pedido “luz verde” a la ex primera dama Nadine Heredia para hacer compras de vituallas de guerra cuando fue ministro de Defensa en el gobierno de Ollanta Humala.

FALLAS EN SATÉLITE

También está de por medio la otra mochila de la compra del satélite francés Peru-SAT que ha demostrado servir de poco al país por tener fallas en el lente y no el software, tal como informó EXPRESO en su momento. Estos problemas técnicos consistirían en que el 28% de las imágenes captadas por el dispositivo presentabann errores. Al respecto, la francesa Airbus Defence and Space, que fabricó y vendió el satélite, reconoció que fallas complejas.

“El Presidente tuvo la oportunidad de armar un gabinete de unidad nacional y al parecer ha optado una vez más por la polarización. El país no necesita, menos por ahora, un gabinete de choque”, concluyó Sheput.

En resumen, estando a la espera del mensaje del premier, Martín Vizcarra ha dejado el manejo de una buena cuota de poder a un operador político como Cateriano y mantiene a María Antonieta Alva, como un mensaje positivo para los empresarios.

FELICITACIONES

El presidente del Congreso, Manuel Merino, aseguró que Cateriano logrará consensos y mantendrá los puentes de diálogo con el Parlamento, por lo que expresó sus felicitaciones al nuevo gabinete porque traerá “un poco de tranquilidad” en las controversias entre Ejecutivo y Legislativo.

“Va a tener la gran posibilidad de lograr consensos y mantener puentes de diálogo que serán fundamentales, a pesar de que el Congreso ha hecho esfuerzos de mantener los puentes y darle la facultad cuando lo ha pedido el Ejecutivo”, dijo.

“Cateriano es un fiel creyente del sistema presidencialista (…). cualquier intento del Congreso, de nuestras competencias, debe ser tratado con mucha tranquilidad”,, añadió.

CARRERA POLÍTICA

Pedro Cateriano es amigo del premio Nobel Mario Vargas Llosa y, como tal, fue diputado por el Movimiento Libertad en 1990, congreso que fue disuelto por Alberto Fujimori. En el gobierno de Ollanta Humala fue ministro de Defensa y primer ministro.

JURAMENTACIÓN VIRTUAL

Desde su casa, debido a la afección del coronavirus, que fue confirmada el 9 de julio, Rocío Barrios juró como ministra de Comercio Exterior y Turismo, convirtiéndose en la primera peruana en la historia en asumir el cargo de ministra de Estado en forma remota.

Poco después y en la misma ceremonia, desde Iquitos (Loreto), la también abogada y política Patricia Donayre asumió el cargo en la cartera de Desarrollo e Inclusión Social, debido a que no pudo viajar a Lima por las limitaciones en los vuelos nacionales.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.