POLÍTICOS, RELIGIOSOS Y MILITANTES DEL APRA SE DESPIDEN DEL EXPRESIDENTE

Luis Bedoya Reyes: “García se sacrificó por la democracia”

Todo sacrificio tiene un precio. Con su muerte el líder aprista nos ha reunido, bienvenidos al camino del esfuerzo y de la entrega, dijo el patriarca del PPC, Luis Bedoya Reyes.

Gerald Suarez
  • Fecha Viernes 19 de Abril del 2019
  • Fecha 6:00 am




El líder histórico del Partido Popular Cristiano (PPC), Luis Bedoya Reyes, se hizo presente en la Casa del Pueblo, ubicada en la avenida Alfonso Ugarte (Breña), para despedirse del expresidente Alan García, quien la mañana del último miércoles se suicidó de un disparo en la cabeza en su casa de Miraflores.

En el segundo día de las exequias al desaparecido líder aprista, Bedoya Reyes, junto una delegación del PPC conformada por la ex candidata presidencial Lourdes Flores Nano, el exaspirante al municipio de Lima Alberto Beingolea, la exministra de Justicia Marisol Pérez Tello, aseguró que el país necesita partidos sólidos y responsables e invitó a reflexionar sobre la lucha anticorrupción.

“El Perú necesita partidos, pero partidos responsables que asuman su destino con la gran misión que les corresponde. Más allá del cambio de opiniones, la unión debe prevalecer. Él [García] con su muerte nos ha reunido, bienvenidos al camino del esfuerzo y de la entrega. Seguramente Alan mirará con tranquilidad el porvenir de lo que ha dejado”, enfatizó en medio del Aula Magna de la Casa del Pueblo, donde velaron al fallecido ex jefe de Estado.

Con una voz entrecortada y largos suspiros, el también exburgomaestre de Lima Metropolitana calificó la decisión de García Pérez como un honorable sacrificio y que ha unido a adversarios y amigos políticos.

“Todo sacrificio tiene un precio. Muerto Alan, ha vuelto a unirlos a todos ustedes. No importa que en el partido se discrepe, más allá del cambio de opiniones, la unión debe prevalecer”, resaltó el recordado `Tucán´.

“Seguramente Alan mirará con tranquilidad el porvenir de lo que ha dejado. Bienvenidos al camino del esfuerzo y de la entrega”, concluyó Bedoya, luego observó detenidamente el ataúd donde yacía el cuerpo de Alan García, el cual estaba cubierto con una bandera del Perú y rosas blancas.

En ese momento, Luis Bedoya alzó la voz y dijo: “descansa en paz”, provocando que algunas lágrimas resbalen por sus mejillas y reciba el cálido aplauso de los presentes.

CONTRA EL ABUSO

Minutos antes del mediodía de ayer, el cardenal Juan Luis Cipriani cuestionó las diligencias realizadas por el Ministerio Público y algunos sectores del Poder Judicial que evidenciarían una persecución llevada no por criterios de justicia sino de abuso.

“El recuerdo que tengo de Alan García es que se identificaba con el país, entregaba su vida por el Perú. Dejemos el clima de odio. Se están imputando actos sin dar pruebas, esto tiene que terminar”, declaró apenas llegó al local partidario del Apra.

Cuando el purpurado entró al Aula Magna, pidió silencio, abrió su Biblia, hizo rezar a los presentes e hizo un llamado a la reflexión.

“Alan era un hombre creyente y la verdad es que la reflexión que me viene a la mente es que el Perú no puede continuar así, no puede haber este clima de persecución, de maltrato tan permanente. Tenemos que caminar más unidos, con una actitud más positiva. El precio de la muerte del doctor García es muy alto y por lo tanto tenemos que reflexionar por un país diferente”, arguyó.

“PERDÓNALO Y ACÓGELO”

Cipriani Thorne señaló que hay un problema en las investigaciones porque se están imputando presuntos delitos sin comprobar o mostrar pruebas de tales acusaciones, por lo que las autoridades pertinentes deben actuar con mayor responsabilidad.

“No es el momento de que salga gente a juzgar, tampoco es el momento de canonizar. Hoy pedimos a Dios: perdónalo y acógelo. Le decimos al país: basta de tanta persecución y maldad”, enfatizó.

“Por eso permítanme elevar la voz sabiendo que Alan en este momento, delante de Dios, está implorando por sus pecados. No es momento de peleas en Semana Santa, pero sí es momento de claridad y firmeza, la patria es la patria. Soy peruano antes que cardenal y el amor a mi patria me lleva a rendir homenaje al doctor Alan García. Que Dios los bendiga a todos y, Alan, descansa en paz”, agregó.

CONMOCIÓN

En el segundo día del velatorio desde que la noche de anteayer se trasladaran los restos de García a la sede del partido, en Alfonso Ugarte, han sido miles las personas que han pasado por allí, muchas conmocionadas, para rendirle un último homenaje al desaparecido ex mandatario que marcó buena parte de la agenda política del Perú moderno.

Por el Aula Magna de la Casa del Pueblo pasaron toda la noche del miércoles, la madrugada de este jueves y todo el día de ayer la numerosa familia de García, incluida la señora Pilar Nores y todos los hijos del expresidente: Karla, Alan Raúl y el menor de todos, Federico Danton, a quienes los militantes ovacionaban, con la idea que sigan el legado político de su padre.

Otro momento familiar emotivo fue cuando  llegó Nytha Pérez (90), madre de Alan García, acompañada de familiares y amigos. La mujer que le dio vida al se acercó al féretro en silla de ruedas para despedirse de su hijo.

Por otro lado, el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, recordó un encuentro que tuvo con García Pérez, en el cual tuvieron una conversación, y concluyó que ambos compartían la idea de mejorar el país y dejar un futuro mejor para los peruanos.

Pese a que el gobierno de Martín Vizcarra decretó tres días de duelo y ofreció rendirle honores como exjefe de Estado, la familia no varió su decisión de rechazar esa oferta y le hizo saber al inquilino de Palacio que su presencia no sería grata en el velatorio en la Casa del Pueblo.

Por eso es que “¡Vizcarra asesino!” fue el grito que conmovió a los asistentes del Aula Magna. Esto significa que el pueblo aprista responsabiliza políticamente al actual Presidente de la persecución judicial de la que fue objeto su líder en los últimos meses e incluso de su suicidio.

El rechazo a los honores de Estado a García se hizo extensivo a las coronas de flores enviadas por instituciones públicas y a la participación de cualquier autoridad oficialista, con la sola excepción de la vicepresidenta Mercedes Aráoz, quien fuera ministra de Economía durante el último gobierno aprista.

EL FIN DE LA HISTORIA

Así es como se va cerrando la biografía de Alan García, con sus denuncias e investigaciones interminables que concluyeron este miércoles 17 de abril con un certero balazo, disparado por él mismo, que le atravesó la sien.

Esto para impedir la aplicación de una orden de detención preliminar llevada por un fiscal a su casa de Miraflores a raíz de las investigaciones en su contra por presunto lavado de dinero en el caso Odebrecht.

La mayoría de la opinión pública considera que García actuó de esa forma para impedir ser engrilletado y expuesto ante la prensa oficialista, con el chaleco de detenido, para luego ser encarcelado.

Por eso es que el jurista y excongresista Javier Valle Riestra manifestó que el suicidio es una decisión negativa, pero en el caso de García lo tomaba como un acto heroico, pues tuvo significado tanto en su honor como en el partido de Haya de la Torre.

El analista Ricardo Vásquez Kunze tiene una opinión parecida en la web político.pe: “García ha cambiado con el hecho tremendo de su muerte el curso de su paso a la Historia. Siempre lo dijo, pero nadie le creyó hasta que lo hizo. Fue un gesto de dignidad ante lo que él consideraba una injusticia. Fue un gesto de dignidad ante la vejación de ser zarandeado como cualquier delincuente. Fue un gesto de dignidad al preservar la majestad de la institución de la presidencia de la República, de la que fue dos veces mandatario a diferencia de sus pares Toledo, Humala y PPK, fugados o enmarrocados o desfilando como pobres diablos frente a un tribunal”.

Sepelio

El Partido Aprista informó que los restos del exmandatario serán cremados hoy en el cementerio Mapfre, ubicado en Huachipa, a las 2:00 p.m., evento en el que ayer se pudieron inscribir centenares de simpatizantes para darle el último a adiós a Alan García.

Federico Dantón rechaza a Humala 

Si bien sectores del aprismo y de la familia fueron permeables con la visita que solicitó el expresidente Ollanta Humala, el ambiente no resultó el más propicio, pues al grito de “Alan dignad y Alan nunca muere”, los militantes del partido de la estrella rechazaron su presencia.

Este rechazo, tal vez por la campaña de demolición contra García de los medios de prensa del nacionalismo en el gobierno de Humala (2011-2016), fue el hijo menor de Alan García, Federico Dantón, quien en persona le impidió el ingreso al velorio de su padre.

“Es una ofensa que haya venido”, le dijo el adolescente de 14 años.

 Las Memorias del expresidente

Sumergido en el dolor, Ricardo Pinedo, ex secretario personal de García, reveló que el último proyecto del expresidente era publicar un libro con todas sus memorias y momentos más difíciles en el mundo de la política. “Habíamos terminado de hacer las memorias, una obra que espero que sea publicada si la familia lo autoriza. Con mucho amor y cariño a una persona que extrañaré sus llamadas a las 5:00 a.m. para ver qué temas había en el día, publicaría el libro. Solo falta seleccionar las fotos que acompañarían el texto. En un viaje de campaña me dijo que quisiera que en su lápida diga: `Hizo algo por el Perú´”, rememoró.

Barnechea culpa a “mafia judicial”

El ex candidato presidencial de Acción Popular y exaspirante a la alcaldía de Lima por el Apra, Alfredo Barnechea, asistió ayer a la Casa del Pueblo para despedirse de su amigo Alan García.

Barnechea, quien fue un activo militante aprista durante la década de 1980, señaló que se debe “terminar con el contubernio entre la mafia judicial con los improvisados del Gobierno y el cartel mediático”. (JUAN C. ÁNGELES MORENO)

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.









Top
Con mis hijos no te metas: Congresistas encararon a Morán por limitaciones de acceso al Parlamento

Con mis hijos no te metas: Congresistas encararon a Morán por limitaciones de acceso al Parlamento