Manuel Merino: «Que salga Gentille y que diga si en algún momento le he dicho que saque un tanque, eso es totalmente falso»
Foto: Richard Barrueta/Expreso.
A+

¿Cree que si no hubiese llamado al comandante general de la Marina, almirante AP Fernando Cerdán, durante el proceso del primer pedido de vacancia contra Martín Vizcarra, otro hubiese sido el resultado de la crisis política?

A veces, por ser muy decente, pagas derecho de piso. Este es un tema que voy a decir como primicia y es que yo nunca llamé a Fernando Cerdán; el que lo llamó fue su edecán (de la Marina) y me pasó el teléfono, la llamada no fue de mi teléfono. El día (que se trató) la primera vacancia (presidencial por el caso Swing), los congresistas, a quienes les faltaba experiencia, estaban aterrados, porque decían que los llamaban para decirles que ya venían los tanques, entonces me pidieron que llame a los comandantes generales y yo les contesté que no tenía por qué llamar a nadie. Mi teléfono está allí, lo pueden revisar de pies a cabeza.

-Entonces ¿qué fue lo que pasó?

Cuando yo salgo de mi oficina, y aún no se había determinado si los audios (del caso de Richard Swing entregados por Édgar Alarcón) eran legales o ilegales, el edecán de la Marina me dice: “mi comandante general quiere hablar con usted”. Yo conozco a Cerdán porque está casado con una tumbesina, y Fernando (Cerdán) me dice: “¿tienes problemas?” y le dije: “todo tranquilo, vamos a actuar de acuerdo a la Constitución y al Reglamento del Congreso”. Que después haya sacado IDL poniendo en contexto que yo he dicho que voy a suceder a Vizcarra es totalmente falso. O lo utilizaron a Cerdán e hicieron todo un cuento que pusieron en contexto nacional que Manuel Merino había llamado diciendo que iba a suceder al presidente, cuando nunca se habló de sucesión.

-¿Quién cree que movió esos hilos?

La gente de Martín Vizcarra, todo está sistematizado, no puede ser posible que (el entonces premier) Walter Martos salga con la ministra de Justicia y el de Defensa con (representantes de) las Fuerzas Armadas detrás de ellos, a hacer declaraciones intimidatorias.

-¿Por qué no hizo la aclaración en su momento?

Yo no pude decir que no conversé porque sí lo hice pero no llamé (a Cerdán), por eso digo que he pagado derecho de piso por no haber declarado ante la prensa y no haber dicho que no lo llamé, lo asumí porque era mi amigo y entendí que lo estaban utilizando.

-¿Alguna vez lo llamó Vizcarra para hacerle un pedido?

La única vez que llamó fue cuando el presidente de la Comisión de Fiscalización (Édgar Alarcón) quiso hacer una conferencia de prensa sobre el caso de Richard Cisneros. Me llamó (el presidente) para decirme que no era posible que se esté utilizando una institución del Estado en un tema que era casi personal y, usando instrumentos democráticos, recomendamos al presidente de esa comisión que evite, en lo posible, hacer situaciones de esa naturaleza debido a la pandemia. Es la única vez que recibí una comunicación directa (de Vizcarra).

-Pero usted sabía que el presidente atacaba al Congreso constantemente…

Le había dado efectos positivos y lo había posesionado a Vizcarra atacar al Congreso, y usaba a sus satélites que están funcionando, como Yonhy Lescano, o Mesías Guevara en el tema de las regiones, así como Gino Costa. Han sido allegados a él, pero mi función ha sido la defensa de la majestad del Congreso.

-¿Cree que Vizcarra debió ser vacado la primera vez?

No había mucha consistencia, de todas maneras había temas irregulares que en otro contexto, con partidos políticos más formados, podría haber surgido una vacancia. Porque si analizamos, el presidente con sus trabajadores que eran de su absoluta confianza que no se respetaban mutuamente por las palabras que se decían en las grabaciones, era un tema de inmoralidad. Estaba manipulando para engañar a la justicia. Hubo muchos parlamentarios nuevos y no se recogió la esencia de esos audios, porque en el momento en que (Vizcarra) reconoce que es su voz, en otro contexto, hubiese sido vacado.

-¿Y el segundo pedido de vacancia?

La segunda (solicitud) configura la manera sistemática con la que él (Vizcarra) trabajaba.

HUBO ALGO SINIESTRO

-¿Cómo se desarrolló la votación de la segunda vacancia presidencial?

Para evitar las especulaciones, decidí dirigir todo el proceso porque para mí no alcanzaban los votos. Hay que recordar que (Vizcarra) dejó Brasil y vino volando cuando quisieron sacar a (Rafael) Vela (titular del equipo especial del caso Lava Jato), pero ahora se podía percibir que había una ruptura, o Vela ya no podía contener a los testigos protegidos que no sé cuánto tiempo han estado esperando, frente a hechos que me supongo iban a salir a la luz. Creo que incluso causa muchas dudas la muerte de (Moisés Mamani) porque no le hicieron autopsia y no se sabe si murió con covid-19, una cosa rara. Todos esos hechos configuran que hubo algo siniestro, no sabemos exactamente qué.

-¿La segunda vacancia se hizo de manera constitucional?

Ha sido estrictamente formal porque la vacancia anterior decían que había sido exprés, en esta se mantuvieron los tiempos para evitar cualquier duda. Cuando se aprobó (el proceso del juicio político) en el Pleno del Congreso, recibí la llamada de (Walter) Martos y me dijo que estaban de acuerdo y que (Vizcarra) se iba a presentar, lo cual fue informado a la Junta de Portavoces. Pero terminada esa reunión (el Ejecutivo) comenzó a llamar a los vicepresidentes para adelantar la presentación.

-¿Y por qué?

Si yo hacía ese cambio y convocaba a un Pleno, él (Vizcarra) iba a decir que era ilegal, porque en menos de 24 horas no se puede cambiar una fecha (de convocatoria para un Pleno); él (Vizcarra) ya tenía el documento en el que se le invitaba para el lunes y después le iba a llegar otro documento invitándolo para el viernes; entonces iba a tener un justificativo para decir: “a mí me han cambiado la fecha, me han convocado en menos de 24 horas”.

-Tal vez pensó que los medios de comunicación iban a hacer más revelaciones…

El lunes (día de la vacancia) salieron cosas con bastante dificultad porque extrañamente hubo un retroceso en el gran interés que tuvo El Comercio por publicar denuncias, como diciendo “te tengo jaqueado”. Desde el gobierno, movieron toda la capacidad logística, hicieron que salieran los gobernadores regionales, toda la logística que tenía, (Vizcarra) la usó allí. Sistemáticamente desde el viernes se iniciaron las movilizaciones, no es que se han movilizado después que lo vacaron, cuando pasó (la vacancia) ya estaban los jóvenes en las calles.

-Hasta la tarde de ese lunes, no había votos suficientes para la vacancia…

Se decía que había 84. Creo que los congresistas entendieron que Vizcarra era un traicionero, porque había traicionado a toda su gente de confianza, acuérdese que traicionó a Pedro Pablo Kuczynski, a Keiko Fujimori, a su trabajadores, al final traiciona al ministro de Agricultura y los demás (políticos), que están en plena candidatura, seguramente han dicho es un traicionero y cuando vieron que había votos para vacarlo, lo hicieron.

-Es difícil creer que usted no sabía que existían los votos…

Si hubiera sabido que iban a vacarlo yo hubiera estado con mis ministros para entrar (al Gobierno). Las dos veces que fui a los servicios higiénicos, las dos veces me siguió (Francisco) Sagasti para preguntarme y yo decía que no alcanzaban los votos y él me dijo que tenía contabilizado 83. Yo le decía que no creía que iban a vacarlo y él me respondió “espero que sea así”.

-Cuando usted informa de la vacancia de Martín Vizcarra, de inmediato señala que su juramentación como presidente será al día siguiente. ¿Alguna persona del Ejecutivo lo llamó?

Mis teléfonos los metí a mi escritorio y no los cargué porque estaba dirigiendo un tema delicado.

SE CREÍA QUE IBA A HABER GOLPE

-Pero usted iba a ser el próximo presidente, es difícil de creer que estaba incomunicado…

Es que cuando sucedió eso nadie sabía cuál iba a ser el desenlace, es decir, que podía haber un golpe de Estado, esa era la preocupación. Inclusive en mi oficina estuvieron 15 a 20 parlamentarios esperando lo que iba a pasar en Palacio de Gobierno, pero salió el presidente a dar un mensaje y dijo que se retiraba, pero allí comenzó a soliviantar más a la gente.

PALACIO VACÍO

-¿Cómo encontró Palacio de Gobierno?

Sólo estaba el secretario general y el jefe de la Casa Militar. En mi despacho presidencial había un televisor que ni prendía. Ellos (Vizcarra y su gente) hicieron un complot. Inclusive cuando hemos querido conformar el gabinete llamamos a Pilar Mazzetti para que asuma como ministra de Salud y tener una continuación en el tema de la pandemia, pero Ántero Flores-Aráoz me dijo que Mazzetti le había dicho que no podía aceptar ser ministra de mi gobierno porque dije que había fracasado en el manejo de la pandemia.

-¿No hubiera sido mejor dar un Mensaje a la Nación cuando las protestas se iban incrementando?

Nadie midió la magnitud de la plata que iban a mover para hacer el desbande de los jóvenes, porque no ha habido acompañamiento de personas adultas mayores, no han estado los sindicatos, y en las marchas de los jóvenes han infiltrado a las personas que provocaron la muertes de los dos jóvenes y que tiene que investigarse profundamente, para saber quiénes son los responsables. Los policías que ayer eran héroes, ahora son asesinos, entonces al país lo están dividiendo y creo que hay que tener mucho cuidado con eso. Escuchando los audios (difundidos por las redes) han logrado lo que querían: que haya un muerto.

SOLO RECORTES

-¿Reconoce algún error?

Hubo un acto desesperado y todo lo han movido con dinero. Cuando yo llamo al jefe de Dini, lo único que tenía eran recortes de periódicos, incluso le dije cómo era posible que yo supiera que en Tumbes quien había promovido todas las marchas era el presidente regional, estuvieron las enfermeras contratadas por CAS, se han movido los prefectos, pero la Dini no tenía esa información. ¿De quién recibieron las órdenes? Yo me he quedado perplejo.

-¿Qué piensa de la denuncia de la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos?

La fiscal de la Nación, en lugar de estar buscando denunciar al presidente, ha debido denunciar a todos los líderes políticos que han salido a gritar como Ollanta (Humala), (Julio) Guzmán, (Verónika) Mendoza y Mesías Guevara, que soliviantaron a los jóvenes a sabiendas que el tema de la asunción de la Presidencia era totalmente legítimo. ¿Acaso ellos no sabían que estábamos en emergencia y que las reuniones o marchas estaban prohibidas? Lo mismo pasó con algunos medios de comunicación que día y noche decían que se había producido un golpe de Estado, cuando el Tribunal Constitucional (TC) señaló que el señor Vizcarra fue vacado por corrupto y coimero.

-Sin embargo, Vizcarra no fue repuesto en el cargo…

A Vizcarra al final le han jalado la alfombra porque han visto que ya no era necesario, Vizcarra podría haber estado secuestrado. Pero el poder que ha tenido de hacer que el TC adelante la fecha para la discusión de la vacancia, eso sí me preocupa.

-¿Vizcarra recurrió a las calles?

La gente estaba enardecida, (Vizcarra) había movido a toda su gente. Él había hecho una movilización agresiva. Mientras tanto yo estaba terminando de hacer mi despacho porque tenía que dejar la Presidencia del Congreso.

-¿Pero el hecho de que las autoridades no lo saludaran no lo hizo darse cuenta que tampoco lo querían como presidente?

No, porque las Fuerzas Armadas vinieron a saludarme.

-Pero si usted sabía que las protestas iban escalando porque no lo querían como presidente ¿por qué no llamó a una nueva Mesa Directiva?

El primer paso era un tema constitucional; no se trataba de si me querían o no.

-Pero mire lo que ha pasado…

Claro, pero ¿por qué ha pasado? ¿Acaso no sabe quiénes son los que han convocado las marchas? Yo estoy de acuerdo con que los jóvenes tienen derecho a protestar pero cuando dicen: “que muera uno y se jode Merino”, allí ha habido gente infiltrada, es inconcebible que un grupo de peruanos vaya a las casas de mis hijas que viven en Estados Unidos para insultarlas, es un tema que ha estado organizado; yo he sido dirigente y he marchado y cuando tienen plata (las protestas) son un éxito.

-¿Cree usted que los jóvenes murieron en manos de gente infiltrada?

Yo no creo que haya sido la Policía sino infiltrados y habría que investigar profundamente, esas grabaciones que decían: “muera uno y cae Merino” es un claro testimonio que ha habido gente mandada, que ha habido jóvenes que han ido legítimamente, estamos de acuerdo que los reclamos en su momento son legítimos, pero en momentos de emergencia incentivaron a los jóvenes; han metido venezolanos, y han logrado su objetivo porque una persona católica como yo por mantener un cargo no iba a permitir que siga habiendo muertos.

-¿A quién deberían preguntarle lo que pasó?

Ha sido la gente (efectivos) de (César) Gentille la que ha estado allí (en las marchas), a él tienen que preguntarle por qué no tuvo gente más capaz, si ellos el servicio de inteligencia lo han manejado bien, pero el encargado de la Dini no pudo dar ni una respuesta.

-¿Pero sabiendo eso no se dio cuenta cuál era la finalidad?

Para mí era un tema que iba a pacificarse porque era la gente que había salido a respaldar a Vizcarra. Pero ha habido otros apoyos sorpresivos como ver al presidente de Asbanc, los funcionarios del Banco de Crédito, de Scotiabank. Merino no era del agrado del poder económico del Perú porque no era parte de los negocios que tienen ellos, sin embargo era un reto y yo iba a afrontarlo, pero tampoco estaba dispuesto, por quedarme a la fuerza, que sigan habiendo muertos.

-Cuando asumió el mando de la Nación y vio el tamaño de las marchas, ¿por qué no dio un Mensaje a la Nación?

Yo juramento el día martes, y me quedé hasta la madrugada recibiendo los saludos de amigos, y en ese ínterin, los medios presionaban preguntando sobre el gabinete ministerial. Al día siguiente, miércoles, al ver que todos decían que el Parlamento se iba a pasar a Palacio y que iba a ser (un gobierno del) populismo, busco a Ántero Flores-Aráoz porque tenía expertis; al ministro de Economía para que le dé tranquilidad al empresariado y que no se piense que iba a haber despilfarro de dinero. También estábamos ocupados evaluando a los demás candidatos a ministros para no elegir a alguien con procesos, nos cuidamos de eso.

-¿Pero no se cuidaron de la calle?

Exactamente. Cuando yo asisto a una reunión de bancada en el Congreso, varios amigos me llaman y me advierten de los desmanes de los jóvenes y me piden que nombre al ministro (del Interior) de inmediato y yo les digo que los iba a nombrar en la tarde y me explican que los ministros no dejan el cargo hasta que son reemplazados, por lo que me recomendaron llamar a (César) Gentille.

-¿Lo llamó?

Lo llamé y le dije que estaba preocupado porque la policía debía dar tranquilidad y estar acompañando las marchas para que no haya desmanes y, además, le dije que debería asumir su responsabilidad y que no podía abandonar el cargo hasta que haya un reemplazo, y me contestó que su renuncia ya había sido publicada en el diario El Peruano, que el cargo había quedado en manos del viceministro y que se había hecho asesorar y que no tenía nada que hacer.

-Pero se ha dicho que le pidió que contenga la marcha…

Cómo le voy a pedir eso, lo que le pedí es que asuma su responsabilidad.

-¿Me está diciendo que Gentille miente?

Yo no lo he escuchado decir eso; a quienes he escuchado decir eso es a (Gustavo) Gorriti y a (Martín) Vizcarra. Que salga Gentille y que diga si en algún momento le he dicho que saque un tanque, eso es totalmente falso.

-¿No quiso cumplir con su responsabilidad?

He conversado con el ministro (Gastón) Rodríguez, me ha dicho que Gentille estaba en su escritorio esperando para entregarle el cargo. Entonces me engañó, porque seguía en el cargo. Eso de que pedía que saque los tanques o que meta bala es un distractivo porque ni siquiera recibí el mando de las Fuerzas Armadas.

POR: MARÍA TERESA GARCÍA

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.