La vida es más dulce en Palacio
A+

En Palacio son adictos a pastas y dulces de refinados gustos. El presidente morado Francisco Sagasti Hochhausler gasta más de S/ 30 mil en tortas y finos pastelillos de taza, en especial de chocolates, llamados “cupcakes”; también en zapatos, TV gigantes y en un pequeño ejército de comunicadores, al parecer inútiles, a juzgar por los resultados de la última conferencia de prensa del mandatario del 13 de enero.

El portal de Transparencia del Estado da cuenta de un paquete de órdenes de compra del despacho presidencial correspondiente al mes de diciembre del año pasado y que puso en evidencia ayer la página web Sucesos.

En plena segunda ola de la pandemia del coronavirus, “cuando era evidente que recursos económicos es lo que más se necesitará este año, existen compras de, por ejemplo, tortas y cupcakes por un valor de S/ 31,419 (ver cuadro, OS N° 618). Un solo mes de empalagosos dulces. No hay duda de que los morados entraron con gran apetito”, señala dicha publicación.

Cualquier observador dirá que las próximas adquisiciones y contrataciones de la Casa de Pizarro será un buen lote de insulina para evitar la diabetes y, obvio, bajar la glucosa de una sangre cada vez más azucarada de los altos funcionarios.

Tras los pasos de una tradición muelle y sensual en la casa de Gobierno nos enteramos sobre otras compras, como de zapatos según la estación, para damas y caballeros que laboran en despacho presidencial por un valor de 3,470 soles, según la orden de servicios (OS) N° 626.

También a la adquisición de recordatorios de mármol y vidrio por 17,020 soles (OS N° 637) para el reconocimiento de labores de función pública del personal que allí labora.

“Los morados están premiando y reconociendo logros de un gobierno que hasta ahora destaca por un silencio e inacción que empieza a ser desesperante”, señala la citada web.

Sabido es que para este tipo de adquisiciones hay un procedimiento que señala la ley y que consiste en evaluar los precios de mercado para seleccionar los más razonables y los productos de mejor calidad.

PINO Y REVILLA

Como es sabido, toda dependencia, incluido Palacio de Gobierno, tiene su gerencia de administración y área de  Logística, que es la encargada de hacer las compras, y de esas oficinas salen las órdenes de servicio y dan conformidad al ingreso del producto, en este caso las tortas y los cupcakes, estos últimos principalmente de chocolate, que es uno de los gustos preferidos de Francisco Sagasti.

El secretario general de Palacio, que hace de gerente general, es Félix Alcides Pino Figueroa, un abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú que anteriormente se desempeñaba como director general de la Oficina General de Asesoría Jurídica y, al alimón, era secretario de Consejo de Ministros en el gobierno de Martín Vizcarra. Anteriormente trabajó en Osinergmin en el gobierno de Ollanta Humala.

Otro personaje que participa en las compras es el jefe de la oficina de Abastecimiento, Edwin Luis Revilla García, encargado, en función de la Ley de Contrataciones del Estado, de hacer las compras de bienes y servicios de la institución.

Revilla García es un ingeniero industrial de la PUCP con un amplio historial de jefe de abastecimiento en varias reparticiones públicas desde el gobierno de Humala, sea en el PRONAA, en el Ministerio de Cultura, en el Programa Nacional de Saneamiento Rural, la OEFA, entre otras funciones en el Ministerio de Vivienda en tiempos de Martín Vizcarra.

Los reglamentos y la práctica en la administración pública señalan que las adquisiciones deben hacerse –es bueno reiterarlo- en base a precios favorables de mercado y productos no solo de probada calidad sino en empresas reconocidas.

Tanto Pino Figueroa como Revilla García deben explicar a los órganos de control –incluido políticos- si las adquisiciones efectuadas son necesarias para el normal funcionamiento de Palacio de Gobierno y de la gobernanza de la nación.

GASTOS SUPERFLUOS

Y es que, en tiempos de pandemia, todo gasto superfluo e improductivo debe ser eliminado para que los recursos públicos sean reorientados para combatir el virus u otras necesidades de urgencia, como la reactivación económica y la campaña electoral en curso.

“Desde hace tiempo hemos venido reclamando, como también lo hizo el actual titular de Economía y Finanzas antes de ser ministro, Waldo Mendoza, que el presupuesto general de la República, que ahora llega a 183 mil millones de soles, debería ser reformulado de urgencia por la crisis sanitaria nunca antes vista en el Perú, señala el economista Germán Lench, experto el presupuesto público, desde un punto de vista estrictamente técnico.

Y los recursos obviamente deberían se reorientados, por ejemplo, al sector Salud, pero hay una terquedad y una política de oídos sordos a estos reclamos de reformulación presupuestal”, agrega el ex asesor principal de la Comisión de Presupuesto de varios congresos de la República.

Es de subrayar que de buena fuente se sabe que Sagasti es muy adicto a los dulces de chocolate ahora en la forma de cupcakes, un postre de origen norteamericano y que tiene amplia aceptación en España y en el Perú.

Y va con los gustos de un hombre –Sagasti- que nació en el viejo barrio limeño y mazamorrero de Barrios Altos, al finalizar el Jirón Junín, por Cinco Esquinas y la Quinta Heeren, en el año 1944.

DOS DIMENSIONES

No se sabe dónde refinó estos gustos por lo cupcakes, pero esta inusitada afición presidencial por los kekitos no lo excluyen de dos dimensiones que comentar, si acaso fueran ciertos tales gustos.

“Desde un punto de vista político resulta altamente frívolo que en Palacio se dediquen a comprar compulsivamente cupcakes con la plata del pueblo mientras no hay oxígeno en los hospitales ni vacunas disponibles”, señala Enrique Ghersi.

“En segundo lugar, este gasto, en el caso que se encuentre debidamente autorizado, viola lo acordado en el Congreso en septiembre pasado, según el cual no se deben hacer gastos superfluos en ninguna entidad del Estado.

Efectivamente, la Moción 12060 prohíbe ese tipo de gastos. En mi concepto esto puede acarrear responsabilidad administrativa y eventualmente penal para el secretario general de Palacio”, agrega el jurista liberal.

En efecto, dicha moción, firmada por el legislador Luis Roel Alva (AP), tomando en cuenta la emergencia sanitaria creada por la covid-19, llevó a la representación nacional al acuerdo de “Exhortar al Poder Ejecutivo y a todas las entidades de la administración pública, en su integridad, a mejorar la capacidad de gasto para mejorar los servicios públicos y no realizar gastos innecesarios (…)” que detalla la moción en sus considerandos.

“No podemos seguir derrochando el dinero en publicidad ni souvenirs”, porque de lo que se trata es de repotenciar exclusivamente “el sector salud, educación, seguridad y justicia, para atender a nuestros compatriotas, y para reactivar eficientemente la economía del Perú”, señala.

COMUNICADORES COMO CANCHA

Y hay más. Resulta que con orden de servicio (OS) N° 631 en Palacio se adquiere equipos de audio para la oficina de comunicaciones por un valor de 34,037.44 soles. “¿Austeridad?, palabra ausente en el Estado. Que se ajusten los cinturones los que esperan su ONP o un bono de auxilio. Pero dentro de la burocracia dorada la plata se gasta, porque se gasta”, señala el portal.

Como se sabe, en la Casa de Pizarro hay comunicadores de planta y una oficina con un grupo de profesionales experimentados. Sin embargo, como al gobierno morado le sobra la plata, contrató personal adicional en número de siete.

Nos referimos a Sofía Ezcurra Taype, Yerko Díaz Martínez, Alejandro Manrique Delgado, José Arias Lazo, César Fajardo Jordán, Alberto Orbegoso Simarra y Carlos Huamancayo Bernedo.

En el organigrama de altos funcionarios palaciegos figuran además Sara Alcántara Altamirano (secretaria de comunicación estratégica y prensa), Mario Lucas Cortijo Escudero, jefe de la Dirección de Comunicación Estratégica e Imagen Institucional; Pepe Hernando Díaz Bazán, director de Tecnologías de la información; Nelly Larrea Trelles, de la secretaría de comunicación y prensa.

Fuera del personal de hace años, es difícil entender cómo es que los expertos el todo tipo de comunicaciones e imagen permitieron que la conferencia de prensa del presidente con sus ministros del pasado 13 de enero fuera un fiasco.

También resulta difícil entender que Palacio de Gobierno pague 14 mil soles al mes por alquilar una fotocopiadora. Más parece una estafa. En este caso es obvio que se trata de la adquisición de un servicio de costo dudoso. Lo que hay que ver es si Administración y Logística han hecho una buena evaluación del mercado para este tipo de servicios, señalan los expertos.

Hay, por lo visto, mucho pan que rebanar e investigar.

EL EMPAÑUELADO

La primera ministra dice que ella no tiene idea de los cupcakes ni de los zapatos. Los kekitos quedan en la canasta del empañuelado [Francisco Sagasti], señala Carla García.

FOTOCOPIADORA CARÍSIMA

Lo más extraño es el alquiler de una fotocopiadora para el despacho presidencial, que debe ser la más cara del mundo. Y es que solo en diciembre, mediante dos órdenes de servicio (OS N° 380 y N° 414) se ha desembolsado por fotocopiado 14,224.07 y 14,493.3 soles, respectivamente, haciendo un total de 28,717.37 en un mes en un mes. ¿Palacio no tiene fotocopiadoras que recurre al alquiler de las mismas?.

GASTOS CAVIARES

El presidente morado gasta más de S/ 30 mil en tortas y finos pastelillos de taza llamados “cupcakes”; también en zapatos, TV gigantes y en un pequeño ejército de comunicadores, al parecer inútiles. Así es la vida morada, señalan en las redes sociales.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.