EN EL PERÚ SE CONFUNDE LA JUSTICIA CON EL AJUSTICIAMIENTO, AFIRMA CÉSAR NAKAZAKI

“No hay imparcialidad y eso lleva a abusar de la prisión preventiva”

Abogado del expresidente Pedro Pablo Kuczynski dice haber creído que la muerte de Alan García generaría una reflexión sobre el uso del poder, pero no fue así.

  • Fecha Domingo 21 de Abril del 2019
  • Fecha 7:54 am



-¿A qué se debe tanto afán de ver encarcelados a los políticos?

A la necesidad de buscar mecanismos de canalización de la gran frustración que siente la sociedad frente a la clase política e institucionalidad en general. Entonces no es un fenómeno nuevo, sino que a lo largo de la historia se ha confundido justicia con ajusticiamiento. Esto lo he vivido cuando enfrenté a la justicia antiterrorista, luego la justicia anticorrupción en su primera versión en los casos vinculados al presidente Alberto Fujimori y ahora en estos momentos con los casos Lava Jato y Lava Juez.

-Eso es lo que estamos viviendo hoy…

Esa es mi conclusión de justicia y ajusticiamiento, que tiene como una manifestación el hecho que se abuse de la prisión preventiva y detención preliminar.

-¿En qué fundamenta la inocencia del expresidente Pedro Pablo Kuczynski?

En el caso de Westfield hay tres grandes problemas: primero, que tanto la Sala de Apelaciones que confirmó la detención preliminar y ahora el juez que determina una prisión preventiva se niegan a pronunciarse sobre el tema central de este caso. Es un caso de lavado de activos proveniente de cohecho, esto es de un pacto entre Odebrecht y Kuczynski, ministro de [Alejandro] Toledo, para que, a cambio de sobornos, él promueva cambios legislativos para que favorezcan a Odebrecht para lograr la concesión de Trasvase Olmos e IIRSA Sur en los tramos 2 y 3, ese es el caso.

-¿Cuál es la incongruencia en ese caso?

Si (Marcelo) Odebrecht ha declarado que el proyecto Trasvase Olmos nunca fue materia de corrupción, que la IIRSA Sur sí, pero que el único al que se sobornó es a  Toledo, y eso es materia de un acuerdo de colaboración eficaz, entonces  lo que he planteado a la Fiscalía y no me ha respondido es cómo, si acepta que Odebrecht no sobornó en Trasvase Olmos y que en la IIRSA Sur sobornó a Toledo, ese mismo argumento no lo quieran aceptar para que no haya prisión preventiva para Kuczynski. Ese es el primer problema que hay.

 -¿Cuál es el segundo error?

El segundo problema es que el peligro procesal de máxima intensidad es el único que justifica que una persona mayor de 65 años esté en la cárcel, porque la detención domiciliaria del mayor de 65 años es obligatoria, salvo que se trate de un anciano que presente un alto peligro procesal, entonces la Fiscalía y ahora el juez no explica cómo existiendo un año y cuatro meses de investigación, un impedimento de salida que ha funcionado para que Pedro Pablo Kuczynski vaya 10 meses a declarar, para que ninguna diligencia se frustre, ahora se señale que ya no es suficiente el impedimento de salida y hay peligro como para que pase a la cárcel.

-No han tomada en cuenta ni siquiera el tema de la edad…

Ese es justamente el tercer problema, el tema de la edad. Un anciano que está enfermo, como regla general, debe mantenerse con comparecencia, salvo que sea el líder de una organización de terroristas, de sicarios, que si está libre va a generar una situación de grande peligro, lo cual evidentemente no se da en este caso.

-¿Por qué no se pudo esperar que Jorge Barata declare en los próximos días?

En el caso de Pedro Pablo Kuczynski fue increíble, porque el fiscal estuvo presente en el interrogatorio de [Marcelo] Odebrecht, en su primera intervención no lo utiliza y cuando en su segunda intervención lo quiere utilizar desesperadamente con una frase descontextualizada, yo lo refuto y le digo: “Le preguntan a Marcelo Odebrecht: ‘¿PPK hizo alguna gestión a favor de Odebrecht?’ Y él dice: ‘No, por el contrario, él fue la peor piedra en el zapato’”.

-Esa declaración favorecía a la defensa de PPK…

El testimonio de Odebrecht es un descargo a favor de la defensa. Que el fiscal lo tergiverse, lo puedo entender porque es un cazador, pero que el juez lo tergiverse me causa preocupación, porque si un juez que es llamado a garantizar la libertad no cumple esa misión, suceden tragedias como la del expresidente García.

-En el caso de Alan García ¿cree usted que hubo irregularidades en el proceso de detención?

No he leído la resolución y sería injusto emitir un pronunciamiento prematuro porque el juez Juan Carlos Sánchez Balbuena es un buen juez. En todo caso yo no me adelantaría sin estudiar la resolución.

-Claro, pero fuera de este caso de Alan García…

Fuera del caso de García, en tantos años que tengo en casos emblemáticos o de confrontación político penal, el gran problema es la falta de independencia e imparcialidad. El juez no tiene la independencia suficiente para poder estar encima de todos los poderes que presionan y no tiene la fuerza institucional suficiente para que lo proteja de todas las presiones que hay sobre él. Tampoco está libre de prejuicios.

-¿Por qué dice eso?

Los jueces como todos los seres humanos están llenos de prejuicios frente a personajes que nos han gobernado, que han sido ministros, que han tenido una actividad pública trascendente. Ese es el gran problema de los casos emblemáticos, que no hay independencia, que no hay imparcialidad y eso lleva al abuso de la prisión preventiva o la detención preliminar.

-¿Cómo analiza el trabajo de los fiscales del caso Lava Jato, concretamente de José Domingo Pérez?

Creo que es una pieza importante porque en un equipo tiene que haber alguien que ponga la estrategia, el equilibrio, la mano dura. Lo que yo planteo es que quien tiene un arma debe tener criterio para utilizarla. Reconozco que fue muy minucioso en el caso de Fuerza Popular, fue trabajando con cada aportante sin esperar que venga información brasileña para comenzar a trabajar, eso lo aplaudo, pero el hecho que confunda peligro procesal con el ejercicio legítimo del derecho a la defensa, eso me preocupa.

PODER Y EQUILIBRIO

-¿La Fiscalía tiene errores que corregir?

Hay varias cosas que debe ajustar, el Ministerio Público tiene un gran poder, el equipo especial tiene un gran poder, pero ese gran poder tiene que ser utilizado con equilibrio y ahí el reto lo tiene el fiscal Rafael Vela, que es el capitán del barco y tiene que marcar las líneas directrices que tienen que seguir el resto de los fiscales.

-¿Existe peligro de que la salud de PPK se vea afectada tras la decisión judicial?

Definitivamente, pensé que la muerte del presidente García iba a generar mayor reflexión para que se sepa cuándo se debe usar adecuadamente un poder, pero veo a PPK, un hombre de 80 años, con un año y cuatro meses investigado. El promedio de declaraciones de un investigado en un caso es de uno a tres veces. PPK ha declarado 11 veces. Entonces, si una conducta procesal impecable no sirve para que puedas mantener tu libertad, entonces ¿qué sirve? Es una pésima señal.

PRESIÓN POLÍTICA

-¿Hay presión del Poder Ejecutivo en la Fiscalía?

A lo largo de la historia ha habido presión militar, política, mediática, económica, institucional, porque muchas veces los jueces deciden, las cortes deciden. Un ejemplo, antes de los casos Lava Jato en todo proceso penal, incluyendo los casos de lesa humanidad, cuando había impedimento de salida se otorgaba permiso de salida. Después de los casos Lava Jato, no solo no se concede a nadie impedimento de salida, sino que, para establecer peligro procesal, en el caso de PPK, han dicho que por haber pedido permiso de salida hace 6 o 7 meses debe ir a la cárcel, entonces ¿cuál es el mensaje? “No hagas ninguna solicitud porque si hay una petición de defensa que no les gusta, te vas a la cárcel”. Esa es una vulneración absoluta al derecho a la defensa.

MARÍA TERESA GARCÍA.











Top
Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento

Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento