REVIVEN CONCESIÓN DE LA VÍA EXPRESA SUR DE HACE OCHO AÑOS FIRMADA POR SUSANA VILLARÁN

Otro peaje corrupto para Lima en manos de Graña y Montero

Por menos de cinco kilómetros se invertirá US$ 230 millones, es decir cada km de carretera nos costará más de 40 millones de dólares.

  • Fecha Miércoles 10 de Abril del 2019
  • Fecha 6:00 am




Hace pocos días ha salido a flote una nueva concesión de la Vía Expresa Sur que la exalcaldesa Susana Villarán había entregado a la empresa Graña y Montero hace ocho años en la modalidad de iniciativa privada para el cobro de peajes leoninos por 40 años en esa concurrida vía.

La citada constructora, después de firmar el contrato con la Municipalidad de Lima el  8 de agosto de 2013, siempre en la administración Villarán, informó a la Superintendencia del Mercado de Valores que la inversión proyectada era de 230 millones de dólares.

¿De qué trata el proyecto? De continuar la Vía Expresa del Paseo de la República desde Barranco hasta la Panamericana Sur, en el distrito de San Juan de Miraflores.

“El proyecto incluye un intercambio vial en el cruce de la avenida República de Panamá, en Barranco, donde se ejecutarán dos vías de enlace y una oreja de conexión. Se edificarán cuatro puentes para el tránsito vehicular que se ubicarán en los ejes viales de La Castellana, un ‘bypass’ en la avenida Ayacucho y Surco. Se construirá un puente tipo óvalo en la intersección de la avenida Los Próceres, en Surco”, señala la web gatoencerrado.net.

Estamos hablando de un tramo de exactamente 4.9 kilómetros donde se instalarán dos peajes, uno de ida y otro de vuelta, y se construirán, además, vías auxiliares llamadas “de paso libre”.

¿MÁS PEAJES?

¿Ya no era bastante lo firmado por la misma Villarán y luego complementado por su sucesor Luis Castañeda Lossio con las brasileñas Odebrecht y OAS? Todo indica que no.

El capítulo IX del “Contrato de Concesión del Proyecto Vía Expresa del Sur” relacionado con las tarifas de los peajes es muy expresivo en esta nueva aventura en la que se mete el alcalde metropolitano Jorge Muñoz.

PEAJE BASE

Aquel texto señala obviamente que la Concesionaria Vía Expresa Sur S.A. asumirá la cobranza. Y en el ítem 9.13, sobre el régimen tarifario, precisa que dicha empresa aplicará tarifas por vehículo de acuerdo a lo establecido en el contrato.

“En la fecha de inicio de la Explotación de la concesión el Concesionario iniciará la cobranza del Peaje Base cuyo valor inicial será el equivalente al S/ 1.69 (…) de enero de 2011, a lo cual se agregará el IGV y otros tributos que sean aplicables” (pág. 61).

Estas cifras fueron calculas con un tráfico estimado de 80,246 vehículos por día en el primer año y de 87,692 vehículos por día en el tercer año.

Hay dos capítulos y un anexo amplio en el contrato –el número 14– destinados a la médula de este negocio que son los peajes. Y está diseñado sobre la base de lo que llaman “Sistema de Peaje Free Flow”, es decir un cobro a domicilio sin que los vehículos tengan que detenerse ni reducir su velocidad.

Este esquema ha sido avalado por la municipalidad en su Acuerdo de Consejo Nº 1173, con el agregado de un peaje alternativo transitorio.

HORAS PUNTA

Además, para las horas punta habrá otros costos a los que denominan “tarifa de saturación” o “tarifa flotante”, para regular el uso de la vía, sea en la mañana o en la noche, incentivando la desconcentración, aseguran, “pues el monto, bloques horarios y plazo de aplicación variarán de acuerdo al cambio o desaparición de la situación calificada como de congestión”.

Es de agregar que el uso del sistema de peaje Free Flow permitirá, según los concesionarios que, por ser electrónico, se cobrará a los usuarios mediante un documento enviado a sus domicilios, debiendo el usuario hacer un pago mensual.

Adicionalmente, el concesionario “efectuará el cobro de una tarifa de alquiler también mensual por el uso del Dispositivo Electrónico TAG” que escanea o informa sobre todo vehículo que pase por la Vía Expresa Sur.

Es decir los usuarios van a pagar hasta el alquiler o la compra de los equipos de Graña y Montero para mantener su supuesta metodología ultramoderna de cobros.

ALTERNATIVOS Y PARCIALES

Antes del ingreso definitivo de los usuarios al sistema electrónico o Free Flow se ha acordado peajes alternativos o convencionales por un tiempo transitorio, hasta hacerlo totalmente electrónico, esto mediante cobros mixtos, automáticos o semiautomáticos, con perspectivas a la inscripción de los usuarios para los diferentes modalidades de pagos transitorios.

En este mar de regulaciones sobre el peaje se ha acordado un sinfín de otros mecanismos como los “peajes parciales” de la Vía Expresa a las avenidas Armendáriz, República de Panamá, La Castellana, Surco y Próceres.

INGRESOS GARANTIZADOS

En similar esquema al de Odebrecht en los cobros frustrados en el gasoducto del sur, su socio principal Graña y Montero aplica el mismo modelo para que la Municipalidad de Lima le garantice ingresos anuales de 10 millones de dólares durante la operación de los 40 años, esto al margen de los reajustes por inflación y otras razones.

Y si no se llega a dicho mínimo establecido, la municipalidad pagaría el monto restante hasta completar los mencionados 10 millones.

Por los montos del contrato que están en juego (230 millones de dólares) para una ruta que no llega ni a los cinco kilómetros, esta debe ser una de las vías más caras del mundo, sino la más cara, que implica más de 40 millones de moneda verde por kilómetro.

Revisando la experiencia peruana con posterioridad a 1985, publicada ayer en EXPRESO, los expertos afirman que en el gobierno del arquitecto Fernando Belaunde, de Acción Popular, el coste promedio de un kilómetro de carretera estaba en 350 mil dólares.

En el siguiente gobierno o la primera administración aprista de Alan García (1985 -1990), el coste por kilómetro subió a 400 mil dólares. En el decenio de los noventa de Alberto Fujimori trepó a 800 mil dólares. En la época de Alejandro Toledo se disparó a 1 millón 200 mil de dólares. Y con Ollanta Humala sobrepasó los 2 millones de dólares americanos.

COMPARACIONES ODIOSAS

Pero fue en las interoceánicas donde se llegó al extremo. Tanto es así que en el informe de la Comisión Pari sobre el caso Lava Jato se calculó que el costo por kilómetro carretero en el Tramo II de la Interoceánica Sur trepó exactamente a la cifra de 3’470,450 dólares. Nadie refutó este ni otros datos.

En el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski fue un escándalo que el entonces ministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, sacara una licitación donde el monto por kilómetro de carretera llegaba a 3 millones 163 mil dólares.

Los promedios en el mundo, según el experto Wálter Ibáñez, que tiene varios libros sobre este tema, llegan a 835.2 mil dólares.

Los mismos expertos señalan que Lima es mucho más caro que los promedios, incluido el exclusivo distrito de Surco, pero nadie digiere, menos aún el congresista Víctor Andrés García Belaunde (ver nota aparte), que un kilómetro de vía expresa en Lima cueste más de 40 millones de dólares.

Antes de conocer “las sentencias que recaerán sobre Graña y Montero –que ha sobornado a jefes de Estado, ministros, funcionarios, etc.– el alcalde Muñoz ha decidido inmolarse rubricando un millonario contrato de concesión con una consorciada de Odebrecht, corruptora de nuestro Estado”, ha escrito el martes Luis García Miró en su columna habitual de este diario.

57 millones de dólares

Esta sería la cifra que Graña y Montero aporte para la expropiación de predios de la concesión de la Vía Expresa del Sur, como una parte de la Villa Militar de la FAP y la Escuela de Fútbol El Potrero, amén de otros inmuebles y predios donde están los colegios Hiram Bingham y Champagnat en Surco.

El MEF apadrina la operación

El 10 de octubre de 2016 el Ministerio de Economía y Finanzas a través de la agencia Proinversión y la Municipalidad de Lima dan cuenta de un contrato de inversión celebrado con la Concesionaria Vía Expresa Sur S.A. Esto a consecuencia de un escrito de agosto de 2015 en que la inversionista solicitó revivir la concesión en el marco del DL Nº 973 y se comprometió a ejecutar un monto total de US$ 125’514,246 en un plazo cercano a tres años.

Por la Municipalidad de Lima firmó el funcionario Javier Villafuerte Quiroz y por Proinversión Carlos Alberto Herrera Perret. Por la concesionaria lo hicieron sus apoderados Rafael Haneda Hueda y Elena María de las Mercedes.

PLINIO ESQUINARILA

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.









Top
Alan García: “Dejo mi cadáver a mis adversarios como muestra de desprecio porque ya cumplí la misión que me impuse”

Alan García: “Dejo mi cadáver a mis adversarios como muestra de desprecio porque ya cumplí la misión que me impuse”