Secuestro de joven Luis Araujo sería una burda mentira
A+

La mentira se ha vuelto una práctica perniciosa que muchas personas utilizan para manchar honras y encumbrar castillos irreales que al final terminan por derrumbarse. Solo basta con recordar a Sófocles, autor emblemático de tragedias griegas, quien legó a la humanidad una frase reveladora y contundente: “Una mentira nunca vive hasta hacerse vieja”, debido a que más temprano que tarde siempre se conoce la verdad.

Esa preocupación es la que en estos momentos debe estar agobiando a Luis Fernando Araujo Enríquez (24), peculiar “actor” espontáneo a quien se le ocurrió de manera inopinada declarar en un video, que recorrió las redes sociales y las plataformas de todos los medios de comunicación, en el que explicaba que en medio de las protesta contra el régimen del expresidente Manuel Merino, el último 14 de noviembre, había sido secuestrado durante tres días por agentes del Grupo Terna de la Policía Nacional del Perú.

“Me han tenido tres días sin comer, ni agua, en una habitación aparentemente, escondido, con otra persona, no sé quién era, porque nos tenían separados. Estoy bien, gracias a Dios no me han hecho nada, unos golpes, bueno cualquiera lo soporta y gracias a todas las personas que han estado apoyando la causa de mi madre para poder encontrarme”, dijo Fernando Araujo.

De inmediato, esas aseveraciones encendieron las alarmas de los organismos tutelares en nuestro país, por lo que numerosas instituciones se pronunciaron en contra de este presunto atropello a los derechos humanos por parte de efectivos policiales, que le impidieron a este joven de 24 años manifestarse en contra de un régimen con el que no estaba de acuerdo.

CNDDHH y Defensoría

A las 17:46 horas del pasado 17 de noviembre, un tuit de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) daba cuenta de la aparición del presunto desaparecido: #URGENTE Apareció Luis Fernando Araujo, quien fue secuestrado por el grupo TERNA de la @PoliciaPeru después de ejercer su derecho a la protesta pacÍfica. Ayúdenos a difundir @ONU_es @[email protected], definitivamente, la sociedad en su conjunto comenzó a ver con malos ojos a los efectivos del Grupo Terna, al dar por hecho las expresiones de Araujo Enríquez.

Minutos más tarde, a las 18:24 horas de ese mismo día, la Defensoría del Pueblo también se pronunció a través de un tuit en el que expresó con evidente preocupación: #DerechoALaMovilización En @Defensoria_Peru investigaremos secuestro presuntamente perpetrado por efectivos de @PoliciaPeru en agravio de Luis Fernando Araujo Enríquez. Actos denunciados por el joven, tras desaparición, son gravísimos para un Estado de derecho #LasPersonasPrimero, rezaba el mensaje en su red social.

Todos condenaban este trato injusto contra este joven a quien se la habría dado un trato vejatorio, impidiéndosele el derecho a expresarse libremente y reclamar por sus ideales.
Desde ese día hasta la fecha, se han escuchado innumerables voces condenatorias, despotricando contra la Policía Nacional del Perú, además de crear sombras y dudas sobre si es que es verdaderamente necesaria la continuidad del Grupo Terna, el mismo que tendría que ser desactivado.

La abogada Rocío Meza, quien públicamente se identificó como abogada de Luis Fernando Araujo, dijo: “Le taparon los ojos, lo subieron a un auto y lo dejaron en la Av. Aviación. Estas personas al momento de capturarlo se identificaron como policías del Grupo Terna”, dijo Meza en conferencia de prensa de los familiares de las víctimas.

La abogada de Araujo propuso públicamente la eliminación del Grupo Terna, ya que “ha demostrado” que “está para cometer delitos, como desaparición, secuestro y tortura”.

Las críticas no han cesado y definitivamente se han sembrado dudas sobre el accionar de los efectivos de la Policía Nacional; sin embargo, una a una se vienen desmoronando las afirmaciones, que no serían otra cosa que burdas mentiras.

TODO SERÍA FALSO

EXPRESO tuvo acceso a un documento en el que la Policía Nacional del Perú le hace saber a la fiscal adjunta de la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Lima, Dra. Mirella Coronel Molero, con el oficio N°3668-2020 DIRNIC-PNP/ DIRINCRI-DIVISE-DEPINSE-E1; que a través de una fuente humana, se desbarataría las aseveraciones de Luis Fernando Araujo Enríquez, y demostraría que nunca estuvo secuestrado.

El informe señala que el día 16 de noviembre, la señora Carmen Enríquez Ortiz (44) llegó hasta la División de Investigación de Personas Desaparecidas de la Dirección de Trata de Personas para denunciar la desaparición de su hijo, quien habría participado en la manifestación organizada en el Centro de Lima, en la que se pedía la revocatoria del entonces presidente Manuel Merino de Lama, y que en ese momento, luego de dos días, se desconocía su paradero.

Según detalla el informe y tras hacerse pública la presunta desaparición, el día 17 de noviembre, se pudo conocer que Carmen Enríquez se comunicó con la conviviente de su hijo, Rosita Garay Rodríguez, la misma que alertó que Luis Fernando Araujo se encontraba deambulando por las inmediaciones del Hospital Dos de Mayo, y que había sido trasladado a la sede de Medicina Legal; además, se encontraba en compañía de su abogada y la fiscal Mirella Coronel Molero, de la 3er Fiscalía Provincial Penal de Lima, y supuestamente había sido secuestrado el 14 de noviembre en las inmediaciones de la Av. Colmena, siendo liberado tres días después, el 17 de noviembre, a la altura del Hospital Dos de Mayo.

El informe también detalla que la Policía logró identificar a una persona, quien habría detallado que estuvo el 14 de noviembre con Araujo Enríquez y que éste no habría asistido a la marcha de protesta, en contra del régimen de Merino de Lama, ya que había sido visto por las inmediaciones del Jr. Atahualpa N°167, en el distrito de Independencia, lugar donde viviría un amigo cercano de la presunta víctima.

Esta persona que habría dado detalles del paradero del supuesto desaparecido señala que luego de visitar a su amigo en la dirección antes mencionada, se retiró caminando por el Jr. Yupanqui, con dirección hacia la avenida Túpac Amaru, hechos que se pueden corroborar con las imágenes entregadas por dicha fuente.

Efectivamente, se señala que en las cámaras de seguridad del lugar se puede identificar a la presunta víctima, transitando por las inmediaciones de dicho lugar en compañía de otro sujeto, el cual fue identificado como Jhon Díaz Carrillo (23). Cabe señalar que las evidencias muestran a Luis Fernando Araujo vistiendo la misma ropa con la que apareció en un video en el que declara el 17 noviembre, tras su supuesta liberación (bividí color blanco y azul, pantalón jean color celeste, zapatillas color negro, gorra negra y un morral color verde militar), lo cual resulta extraño.

Este documento, hecho llegar a la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Lima, tiene como objetivo que se corrobore la información proporcionada y que el Ministerio Público solicite las cámaras de videovigilancia de las viviendas ubicadas a inmediaciones del jirón Yupanqui Cuadra N°1, desde el distrito de Independencia, lo que permitiría esclarecer los hechos de manera contundente.

FISCALÍA

Se supo de buena fuente que a la fiscal Mirella Coronel Molero se le habría explicado en detalle que este caso no se trataría de un secuestro o una desapareción forzada, por que cuando Araujo Enríquez apareció en público no presentaba signos de una persona que ha estado en cautiverio. También se pudo saber que la mencionada fiscal habría preferido no ahondar en los hechos, debido a que es un caso mediático, lo cual podría atemorizarla. Además, habría expresado que no le gustaría que la Policía tenga injerencia en el caso.

Aunque suene increíble, las razones por las que se habría iniciado esta secuencia de “mentiras”, por parte del presunto desaparecido, se deben a que por propia cuenta habría decidido tener una agenda propia, que le permita desaparecer de su círculo más cercano, lejos de su conviviente y sus padres, a quienes no le habría confesado la verdad de los hechos.

Es decir, Luis Fernando Araujo Enríquez habría decidido alejarse de los suyos durante todo ese tiempo, quizás con amigos, con los que habría estado disfrutando de un irreal cautiverio.

No quiso pasar prueba toxicológica

Se pudo conocer que cuando la fiscal habría solicitado que se le haga un examen toxicológico, la presunta víctima prefirió no hacérsela y desapareció del lugar.

De otro lado, todo hace suponer que si efectivamente se tratara de un secuestro, luego de los días transcurridos, su propia madre, que denunció inicialmente la desaparición o él mismo, estaría insistiendo en que se esclarezcan los hechos, dando pistas del lugar o las personas que lo atacaron y lo privaron de su libertad por tres días.

En los próximos días se llegará a conocer los hechos reales y, sobre todo, saber si es que la fiscal Mirella Coronel, dejando de lado cualquier presión mediática o temor decide ahondar en la investigación, o permitir que la Policía desbarate esta presunta desaparición y secuestro que la sociedad en su conjunto rechazó, pues se trataría de una burda mentira.

REMIGIO HERNANI

El exministro del Interior, general PNP (r) Remigio Hernani, aseguró que “las cámaras han permitido evidenciar que el señor que dijo que lo habían secuestrado, nunca estuvo secuestrado”.

“Estuvo en Independencia el día que supuestamente fue secuestrado. Las pesquisas han logrado encontrar las imágenes. Le han pedido que relate qué hizo en esas 72 horas y la Policía va a verificar lo que dice”, mencionó en Willax.

De igual manera, Hernani indicó que existen “fuentes humanas” que confirman este hecho. “Nunca estuvo secuestrado por nadie. No tuvo participación en la manifestación. Atrás tiene que haber alguien que lo mandó”, agregó.

“Lamentablemente la Policía no ha podido esclarecerlo porque el caso está en sede fiscal (…) He podido apreciar que hay un complot contra la Policía. Todo esto está armado por un grupo que será identificado próximamente”, sostuvo.
También consideró que en estos últimos días “se ha visto un concierto de voluntades para atacar a la PNP, pero con muchas calumnias”.

“La Policía no actúa como robots, sino con inteligencia. La Policía no ha sido formada para matar”, finalizó.

Encuentra la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.