NO ADMITIRÍAN DEMANDA COMPETENCIAL

TC se lava las manos como Pilatos

Dejan al próximo Congreso definir incorporación de Ortiz de Zevallos y designan como ponente a magistrado Ramos, que ya adelantó opinión a favor de Vizcarra.

TC se lava las manos como Pilatos
  • Fecha Viernes 18 de Octubre del 2019
  • Fecha 6:00 am

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) decidió “lavarse las manos” y actuar políticamente, dejando la suerte de Gonzalo Ortiz de Zevallos al próximo Congreso y, además, elegir como ponente de la demanda competencial presentada por Pedro Olaechea, titular del Congreso y de la Comisión Permanente, al magistrado Carlos Ramos, quien ya había adelantado opinión a favor del gobierno del presidente Martín Vizcarra.

Tres horas aproximadamente les tomó a los magistrados tomar las presentes decisiones, las cuales se completaron con la conferencia convocada por el órgano constitucional para dar a conocer el anuncio de las medidas ya referidas. Además de fijar para este 29 de octubre próximo la convocatoria del Pleno del TC para pronunciarse sobre el auto de calificación sobre la admisibilidad o no de la demanda competencial.

Para el pedido de la inclusión de Ortiz de Zevallos se registraron los votos a favor de Augusto Ferrero y José Luis Sardón, mientras quienes votaron en contra fueron los magistrados Eloy Espinosa-Saldaña, Marianella Ledesma, Ernesto Blume, Carlos Ramos y Manuel Miranda. Con esta misma votación se dispuso que sea el propio organismo el que debe definir quién será el magistrado a reemplazar.

Para esta decisión de no permitir la juramentación de Ortiz de Zevallos, el TC consideró que el Congreso de la República “no pudo concluir el trámite del procedimiento parlamentario correspondiente”.

Esto abre la interrogante de si implícitamente el TC acepta que no se terminó la elección como magistrado de Ortiz de Zevallos, ¿cómo se fundamenta entonces la supuesta negación fáctica aplicada por el presidente Vizcarra para cerrar el Congreso? Ya se verá qué argumentan.

FACTOR RAMOS

En el caso de la elección del magistrado Ramos como ponente de la demanda competencial, la que definirá si se acepta o no a trámite el pedido de Olaechea de restituir al Parlamento, los votos registrados fueron de los magistrados Miranda, Ledesma, Espinosa-Saldaña y el propio Ramos. Mientras que en contra votaron Ferrero, Sardón y Blume, titular del TC.

Esta decisión ha sido seriamente cuestionada por notables constitucionalistas que recordaron cómo Ramos adelantó opinión a inicios de octubre cuando se le consultó sobre la disolución del Congreso y sus medidas para su restitución.

Ramos Núñez aseguró el 4 de octubre pasado que la Comisión Permanente “no tiene facultad para presentar una demanda competencial ante la institución para que dirima en la controversia generada entre Ejecutivo y Legislativo”, casi inmediatamente de que el presidente Martín Vizcarra ordenara el cierre del Parlamento.

(Foto: Gerald Suárez/EXPRESO)

En su defensa y tras ser cuestionado por los medios de prensa por adelantar opinión, el magistrado Ramos justificó que “las opiniones de los magistrados se dan en el marco del proceso […]. No había ningún proceso ingresado en el TC […]. Ingresó hace poco, ahora yo soy ponente y no puedo en estas condiciones hacer ningún adelanto de opinión”, manifestó al término de la conferencia de prensa realizada en la sala del TC ubicada en el centro de Lima.

TRIBUNAL POLITIZADO

Con relación al comportamiento del TC en la víspera, nos remitimos a nuestro titular de portada del lunes 7 de octubre último: TC POLITIZADO. El mandato de 6 de sus magistrados había vencido en junio de este año, pero la mayoría izquierdista que la conforma (y apoya a Martín Vizcarra en el golpe) ya adelantaban opinión contra cualquier tipo de renovación de su colegiado.

LO DIJIMOS

Como se recuerda, EXPRESO en su edición del 7 de octubre advirtió que desde junio de este año a varios miembros del TC se les vencía su nombramiento y que todo indicaba que estos querían mantenerse en sus cargos por la importancia del TC en el manejo del país, amén de los más de 35 mil soles mensuales que reciben del Estado.

Se advirtió en esa edición además que uno de los primeros en irse debía ser Eloy Espinosa, quien en más de una entrevista avaló la decisión del mandatario Vizcarra de disolver el Congreso. Esto con el fin de ejercer presión para que Ortiz de Zevallos no asuma como nuevo miembro del TC.

Este TC politizado con mayoría de ideología de izquierda apoyarían al mandatario Vizcarra por adelantar opinión y ahora por no tomar una decisión realmente más firme tal como lo espera la propia Comisión de Venecia que pidió expresamente al TC dilucidar “si es posible vincular una reforma constitucional a una moción de confianza”.

LOS BLOQUES

Es de recordar que Ernesto Blume había asegurado, este lunes, que el pleno del TC no responde a inclinaciones políticas y también rechazó la formación de bloques dentro de llamado “máximo intérprete de la Constitución”.

La prensa oficialista ha tratado de reforzar esta supuesta lectura de Blume sobre la entidad que preside recordando que a él mismo, si bien procede y fue propuesto para el TC por el Partido Popular Cristiano (PPC), trataron de ubicarlo como un socialcristiano independiente o de “una posición de centro”.

Al margen del titular del TC, hay dos integrantes del colegiado que si bien tienen una sólida formación y definida personalidad que se rige por criterios de conciencia, sin embargo no se puede negar que el primero, José Luis Sardón, ha sido propuesto por la fujimorista Fuerza Popular, aunque él sea un jurista liberal en lo económico y conservador en lo político.

El segundo, Augusto Ferrero Costa, que profesa un conservadurismo moderno e ilustrado, fue propuesto por Acción Popular, con el apoyo del Apra, Peruanos por el Kambio (PPK) y de Fuerza Popular.

Otro es el caso del bloque de izquierdas del TC que no se puede ocultar y que han venido votando en bloque, con el común denominador de apoyar, todos ellos, en mayor o menos medida, al gobierno de Martín Vizcarra en general, y el golpe de Estado contra el Congreso en particular.

Esta fracción está encabezada por Eloy Espinosa-Saldaña, propuesto para ocupar el colegiado del TC por el Partido Nacionalista de Ollanta Humala (Gana Perú) y por la izquierda del Congreso del periodo 2011-2016, cuando aparece el Frente Amplio como bancada con el liderazgo de la congresista Verónika Mendoza, disidente del humalismo.

Este bloque también lo integra Carlos Ramos Núñez, otro magistrado propuesto por las mismas fuerzas políticas que catapultaron a Espinosa-Saldaña, es decir el nacionalismo y el Frente Amplio.

Él es magíster en Derecho Civil y doctor en Derecho por la Universidad Católica.

Marianella Ledesma, hija del desaparecido líder del Frente Obrero Campesino Estudiantil y Popular (Focep), Genaro Ledesma, si bien llegó al TC a propuesta de Solidaridad Nacional, sin embargo, nunca dejó de lado su filiación “progresista” y “antifujimorista”, como lo puso en evidencia en una entrevista al palaciego ‘Hildebrandt en sus Trece’.

Manuel Miranda es otro magistrado de dicho grupo, no tanto por razones ideológicas marxistas sino porque vio frustrada su carrera profesional en la Judicatura al ser cesado en la “reforma judicial” y la poda de 1992, en el primer gobierno de Alberto Fujimori.

“La suerte está echada para el Congreso” dice expresidente del TC, Ernesto Álvarez.

HABLA ÁLVAREZ MIRANDA

Finalmente, para el expresidente del TC, Ernesto Álvarez Miranda, la “suerte está echada” con respecto a la demanda competencial que definirá la constitucionalidad o inconstitucionalidad del decreto supremo que autoriza la disolución del Congreso de la República.

Esto luego que se conociera que el tribuno Carlos Ramos sería el ponente del caso, quien además días antes se pronunció al respecto y aseguró que la decisión del presidente Martín Vizcarra no puede ser calificada como un golpe de Estado.

“La suerte de la demanda competencial ya está echada. Habida cuenta que se ha nombrado ponente de la admisión al magistrado que adelantó opinión de la manera más expresa y abierta. Entonces es como poner al más guerrero a negociar la paz”, dijo.

En ese sentido, Álvarez Miranda refirió que el pedido de la Comisión Permanente no será aceptado por el TC, lo cual llevará a que “se cierren los caminos al nivel de justicia constitucional”.
Además sostuvo que la sesión convocada para el próximo 29 de octubre solo será “un saludo a la bandera”.

En cuanto a la decisión de rechazar la incorporación del Gonzalo Ortiz de Zevallos, el exmagistrado mencionó que resulta peligroso que los integrantes con mandato vencido que deben dejar sus cargos son “los que deciden la legalidad del nombramiento”.

“Normalmente el Tribunal Constitucional nunca ha calificado la procedencia o improcedencia de una elección de un magistrado por el Congreso. Eso habilita que la próxima elección, el TC se arrogue la atribución de revisar la legalidad o la viabilidad del nombramiento”, añadió.

Recordó también que el pleno del TC no tomó en cuenta que la reconsideración planteada para la elección de los nuevos miembros del Tribunal se realizó de manera extemporánea porque la dispensa del acta ya había sido aprobada por la representación nacional.

HABLA SOUSA

“Desde ese momento creo que la suerte del Parlamento ya está echada porque para el magistrado Blume, de acuerdo al Código Procesal Constitucional y a las normas que rigen el reglamento normativo del tribunal, solamente se establecía de que el nuevo miembro jura ante el titular y no ante el pleno”, aseveró.

HISTÓRICO

“Esta es una responsabilidad que no ocurre todos los días, más allá de las responsabilidades personales que nos toca, es algo de carácter histórico y es un enorme compromiso para todos”, aseguró Carlos Ramos sobre la importancia del caso que tiene en sus manos.

POR: ERICK SÁNCHEZ NORIEGA 

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Dionisio Romero revela que aportó US$3,6 millones a campaña de Keiko Fujimori

Dionisio Romero revela que aportó US$3,6 millones a campaña de Keiko Fujimori