EL DU 102-2019 ES LA “LEY REPSOL”

Transportistas consiguen subsidio con chantajes

Devolución del 53 % del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) aplicado al diésel es una medida sin sustento económico, refieren expertos.

Transportistas consiguen subsidio con chantajes
  • Fecha Viernes 22 de Noviembre del 2019
  • Fecha 6:00 am

La anunciada medida del gobierno del presidente Martín Vizcarra referida a la devolución del 53 % del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) aplicado al diésel y que beneficia a un sector mínimo de transportistas, es una medida sin sustento técnico, mercantilista, que puede desfinanciar el presupuesto nacional, inaplicable a la realidad del sector y con un contenido esencialmente político, producto del chantaje.

Así lo señalaron a EXPRESO especialistas en el tema de transportes y políticos que fueron consultados respecto al Decreto de Urgencia (DU) Nº 012-2019, ley emitida hace unos días en la cual se “establecen medidas para fortalecer la seguridad vial en la prestación del servicio de transporte público terrestre de carga y del transporte regular de personas de ámbito nacional”.

Pero esta medida no es en ningún sentido una propuesta nueva. Ya se advertía desde el año pasado una discusión política al respecto. Así fue en el desarrollo del Pleno del Congreso del 8 de mayo de 2019, tal como consta en el diario de debates del Parlamento, en la cual el congresista de Acción Popular (APP), Víctor Andrés García Belaunde refería que se trataba de una ley con nombre propio.

“Pero ¡qué curioso! Esta es una devolución de parte del precio de la venta del petróleo diésel B5 y diésel B20, con contenido de azufre menor o igual a 50 PPM. ¿Y quién fabrica ese combustible? Repsol. O sea, es la ley Repsol…Ha habido una ley Odebrecht, ha habido una Ley del Club de los Constructores, [ahora] hay una ley Repsol”, dijo en aquella oportunidad.

Además García Belaunde encendió las alarmas este último miércoles a través de su cuenta en la red social Twitter.

“Gobierno promulga DU (que no aprobó el Congreso) destinado a devolverle a transportistas el 53% del ISC para que tengan dinero para que inviertan en ‘Seguridad Vial’. ¿Y por qué no le devuelven el 53% del IGV a los peruanos para que tengan dinero e inviertan en salud y educación? ¿Lobbies o tontos?”, cuestionó el ex legislador.

POR PAROS

El expresidente de la Comisión de Transportes del Congreso, Roy Ventura recordó que la citada devolución del ISC tiene varios años de aplicación, pero fue con el actual ministro de Transportes, Edmer Trujillo, cuando el monto de devolución del ISC pasó del 30 al 53%, esto debido a la presión que hubo del sector a través del último paro de transportistas de febrero de 2018.

“Se organizaron paros con el pretexto del alza de los peajes, pero la razón de fondo era la devolución del 53% ISC. Se levantó la paralización cuando el Ejecutivo se comprometió a cumplirles su petición, lo cual se concretó con la emisión del DU 012-2019”, dijo Ventura.

Para los observadores esta era una conducta corporativa que lindaba con el chantaje o la extorsión política al Gobierno.

“¿Quiénes cobran esta devolución? Son empresas contadas con los dedos de la mano. En su momento el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) estaba en desacuerdo y en la comisión de Transportes se estuvo en contra de la medida porque no había una estimación concreta de sus costos”, comentó.

Ventura recordó las estimaciones costo-beneficio del propio Ejecutivo en el proyecto de ley 3572/2018 PE, que luego terminó como DU 012. “Durante el periodo 2014-2016 se efectuaron devoluciones por el ISC por S/87.3 millones de a un promedio de 256 contribuyentes al año”.

NO TIENEN REPAROS

Para los analistas el presidente Martín Vizcarra ya se puso populista por su obvia caída en las encuestas. Esto, a costa de los contribuyentes, con el cuento del fortalecimiento de seguridad vial que es un insulto a la inteligencia. Con el agravante que la medida ha sido refrendada por las ministras de Ambiente y Economía, Fabiola Muñoz y María Antonieta Alva, respectivamente, “quienes revelan no tener reparo en firmar lo que se les pida”.

TODO EMPEZÓ

El DU Nº 012-2019 fue firmado por el jefe de Estado, Martín Vizcarra, en Palacio de Gobierno el 14 de noviembre último. Lo acompañaron el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, la ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, la titular del Ministerio de Economía y Finanzas, María Alva, y el ministro de Transportes y Comunicaciones, Edmer Trujillo.

Según el DU, “siendo el consumo de combustible el principal generador de costos que enfrenta el transportista”, la devolución del ISC aplicable a su adquisición permitirá a este contar con una mayor disponibilidad de recursos para prestar el servicio de transporte en mejores condiciones de calidad y seguridad, minimizando el riesgo de afectación de los derechos a la vida de los usuarios.

Según el artículo 2 de dicha ley, se otorga a los transportistas que prestan el servicio de pasajeros y de carga el beneficio de devolución del equivalente al cincuenta y tres por ciento (53%) del ISC que forma parte del precio de venta del combustible diésel B5 y diésel B20 con un contenido de azufre menor o igual a 50ppm, por el plazo de tres (3) años, contados a partir del 1 de enero de 2020.

SIN SUSTENTO

Uno de los principales críticos de esta medida gubernamental es el profesor e investigador de la Universidad del Pacífico, Enzo Defilippi, quien refirió -a través del artículo “Contamina nomás” en el portal de El Comercio- que no existía ningún sustento técnico para devolver el 53% del ISC a los transportistas.

“Según el texto publicado, el razonamiento es que, dado que el combustible es uno de los principales costos de los transportistas, devolverles más de la mitad del ISC va a dejarles plata para invertir en seguridad vial. ¿Hay alguna evidencia de que subsidiar el combustible aumenta la inversión en seguridad vial? No”, escribió.

Para el investigador Defilippi se trata simple y llanamente de una transferencia de dinero de nuestro bolsillo al de los transportistas, ordenada por un gobierno que no está dispuesto a arriesgar puntos de popularidad “defendiendo” a los peruanos de sus amenazas de paro. Pero no queda ahí porque advierte además un peligro de contaminación al medio ambiente.

“Como política ambiental también es una pésima idea. Reducir en 53% el ISC aplicado al diésel, el combustible más contaminante, hace que su carga tributaria sea sustancialmente menor que la de los combustibles más limpios, lo que fomenta su uso excesivo y desincentiva la adopción de tecnologías menos contaminantes. Es decir, el efecto contrario al objetivo de cualquier política ambiental razonable” se lee en otro fragmento.

TRIBUTACIÓN

Y para el tributarista Jorge Picón, el DU debería reducir el costo del servicio de transporte, porque el Estado va a disminuir sus ingresos, “sin embargo, no necesariamente se va a traducir en la reducción de las tarifas al usuario final, porque no hay control de precios en ese sector”, declaró en un tabloide local.

Añadió que en la mayoría de países los beneficios tributarios son dirigidos a vehículos que utilizan combustibles más ecológicos que el petróleo; por lo tanto, la norma recientemente emitida “va en contra de la tendencia mundial [del cuidado del medio ambiente]”.

MERCANTILISTA

En esa misma línea, el decano de la facultad de Economía de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), Carlos Adrianzén, sostiene que este DU 012-2019 del Ejecutivo es una medida mercantilista aplicada a través de un subsidio que deberá ser investigada por la Contraloría General de la República y el Poder Judicial.

“Es una medida mercantilista cuyo origen debe ser investigada porque se trata de asignar fondos públicos a privados. Una medida que es muy difícil de monitorear”, comentó el economista.

Para Adrianzén el DU 012-2019 tiene un sustento político, pero no técnico. “No va a tener ningún efecto en lo social porque es de utilidad solo para los privados. Lo que puede haber es un afán de apaciguar a un sector con capacidad de coerción a través de huelgas y paros. El sector transportista tiene una fuerte capacidad de coerción violenta sobre el Gobierno” opinó.

Agregó que según la ley se espera que los transportistas usen el dinero que ahorren en esta devolución del ISC para modernizar sus equipos, pero no hay forma razonable ni capacidades técnicas para determinar que será así. Por lo tanto, ese regalo de recursos que debería estar destinado para postas, comisarías y colegios se irá a privados.

“Este es un asunto muy serio porque en el pasado se robaba mucho de esa manera. Se le daba a algún amigo de algún sector una exoneración tributaria a modo de regalo. Se decía que se usaba para renovación de equipos, para incentivar la inversión privada y eso nunca funcionó. Pensamos que era cosa del pasado pero vemos que hoy nuevamente se dan regalitos”.

30 DÍAS CALENDARIO

La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) será la entidad encargada de la devolución del ISC en la forma y plazos establecidos en las normas reglamentarias que deben publicarse en un plazo de 30 días calendario.

REGIONES RECLAMAN 

Martín Ojeda, gerente de la Asociación de Transporte Terrestre, advirtió que el Decreto de Urgencia (DU) Nº 012-2019 solo da el beneficio de la devolución a los transportistas del ámbito nacional, pero no a los de ámbito regional.

POR: ERICK SÁNCHEZ NORIEGA

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares

Se pierden miles de bonos para casas de policías y militares