O ACUERDO PROPUESTO POR ‘VITOCHO’

Vizcarra en su hora más difícil

Si archivan proyecto del Ejecutivo, ya no serán posibles ni adelanto de elecciones ni disolución del Congreso. Por eso Palacio presentaría antes cuestión de confianza.

Vizcarra en su hora más difícil
  • Fecha Jueves 26 de Septiembre del 2019
  • Fecha 9:40 am

VER LOS ARGUMENTOS 

“La posición del Congreso ha sido clara a oponerse al adelanto de elecciones, por ese lado no sorprende, lo que habría que ver es cuáles son los argumentos para mandarlos al archivo, pero hay la posibilidad de que se mande la decisión al TC”, precisó el analista Miguel Antezana.

La fotografía que ha colgado Martín Vizcarra en una de las redes sociales de la Presidencia de la República grafica lo que debe pasar por su mente en esta crisis política que nadie más que él ha sobredimensionado hasta llevarla al foro de Naciones Unidad sobre el cambio climático. Ahí está, en blanco y negro, no solo la soledad del poder sino una especie de fatalidad republicana difícil de superar que se observa en su mirada extraviada.

¿Tiene salida esta crisis bastante artificiosa? Claro que sí. Hace pocos días el oficialista Augusto Álvarez Rodrich ha reflexionado en el sentido de que los peores enemigos pueden llegar a acuerdos si está de por medio su supervivencia. La historia es pródiga en ese tipo de conducta.

Eso es lo que viene pasando en este momento, tal como EXPRESO lo ha deslizado en la víspera. Si bien es cierto que hoy empieza el debate del adelanto de elecciones en la Comisión de Constitución, está claro que el núcleo duro del fujimorismo, parapetado en el Congreso, ha deslizado el predictamen como para decir que no hay acuerdo alguno con Vizcarra. Es decir, no habrá adelanto de elecciones.

A estas alturas del debate, poco interesa, según los observadores, que algunos legisladores de izquierda y del oficialismo planteen que el debate se dé una buena vez en el mismo pleno de la Representación Nacional. Esto porque el núcleo duro del fujimorismo mantendrá la posición reglamentaria del Congreso, lo que implica que primero se debe debatir, como todo proyecto de ley, en la Comisión de Constitución.

En todo caso, el problema es un asunto de relaciones de fuerza, es decir el número de voto que las bancadas tienen tanto en Constitución como en el pleno, si acaso pasara a esta última instancia el debate del proyecto de ley de adelanto electoral que Vizcarra considera es de vida o muerte para su futuro político.

OPINIÓN TÉCNICA

El abogado de la Universidad de Lima y magíster en Derecho Constitucional de la Universidad Católica, Omar Cairo Roldán señala, a resultas del debate de hoy, que “muy probablemente [se] recomiende archivar proyecto de adelanto de elecciones. Si se aprueba, el Premier [Salvador del Solar] ya no podrá plantear la cuestión de confianza; y no serán posibles ni adelanto de elecciones ni disolución del Congreso”.

Esta posición técnicamente es impecable. Es de puro derecho parlamentario, como dirían los expertos. Le retrucan en Twitter que si la iniciativa presidencial se archivara, el jefe de Estado puede mandar otro proyecto y enviar la cuestión de confianza a través del primer ministro.

Claro que puede hacerlo, señala Cairo. “El problema es que, como sería un nuevo proyecto, su trámite empezaría recién el día de su presentación, por lo que muy difícilmente se podría aprobar con la anticipación necesaria para realizar las elecciones en abril de 2020”.

Este temperamento coincide con los puntos de vista de veteranos oficiales mayores del Congreso. Si bien es cierto que EXPRESO no pudo entrevistar a José Cevasco Piedra, sin embargo en su entorno habría comentado que hay una desnaturalización del asunto de la cuestión de confianza, que tradicionalmente se ha utilizado para dar el visto bueno a los nuevos gabinetes. Y nada más.

Eso significa que, debido a la ignorancia en materia de hermenéutica parlamentaria, o por meros cálculos políticos, se pretende usar, en este gobierno, el citado mecanismo jurídico, en proyectos de ley o reformas constitucionales que, en este último caso, son de responsabilidad exclusiva y excluyente del Poder Legislativo.

El veterano expresidente del Parlamento, Ántero Flores- Aráoz, señala que en este tipo de situaciones de crisis, si bien es cierto está ley y la Constitución, las voluntades políticas pueden arrasar la legalidad y al final triunfa el que tiene la fuerza coercitiva del Estado, es decir la Fuerza Armada y la Policía. Pero a futuro esto trae consecuencias penales. Una opinión similar la dio días atrás el periodista Federico Salazar.

Ante una situación en que el Gobierno está entre la espada y la pared, el analista Juan de la Puente y otros plantean la posibilidad de que Martín Vizcarra puede adelantarse con la cuestión de confianza. Y que para eso se habría citado a las 7 de la mañana de hoy al Consejo de Ministros. Aunque, la verdad sea dicha, el gabinete se reúne los jueves desde esa hora.

TRES ESCENARIOS

Escenario 1: se archiva adelanto de las elecciones y ya no serán posibles ni adelanto de elecciones ni disolución del Congreso.

Escenario 2: el Ejecutivo se adelanta con una cuestión de confianza y cierra el Congreso aun en pleno debate del adelanto electoral.

Escenario 3: García Belaunde insiste en adelanto de elecciones solo por seis meses y creación de un Senado: una salida donde “nadie gana ni nadie pierde”.

TERCERA SALIDA

Volviendo a la posibilidad de que hasta los peores enemigos se pueden dar treguas y llegar a acuerdos, es que el legislador Víctor Andrés García Belaunde –tal vez el más experimentado del Hemiciclo- admitió ante este diario que no fue Palacio de Gobierno sino su persona la que buscó un acercamiento con el Ejecutivo en general y con el premier Salvador del Solar en particular hace unos dos meses.

Se refiere a la idea de adelantar las elecciones -pero solo en seis meses- y en contraparte el Congreso podría recibir el visto bueno del Gobierno para que pueda haber reelección mediante la creación de un Senado o una cámara alta.

“La política no es solo confrontación sino ante todo conversación y conciliación, desde ese punto de vista el presidente Vizcarra no va a retroceder a cambio de nada”, declaró a EXPRESO.

Lo anterior implica una suerte de transacción donde “nadie gana ni nadie pierde”, añade García Belaunde, en la búsqueda no se sabe si de una tregua o de un acuerdo político que todos esperan, en especial los empresarios y los inversionistas, dado que la economía está paralizada, afirma.

“Sobre estas negociaciones con Salvador del Solar, obvio que algunos colegas están de acuerdo y otros no. Y también hay suspicacias porque si bien Del Solar aceptaría el acuerdo, eso no está claro en el presidente Vizcarra porque –como se sabe- es propenso a cambiar de opinión”, asegura ‘Vitocho’ García Belaunde.

Con dicho temperamento conciliatorio estarían los congresistas Jorge del Castillo, Javier Velásquez Quesquén, Juan Sheput, Carlos Bruce, la bancada acuñista de Alianza Para el Progreso (APP), Luis Galarreta, entre otros, que podría decirse son la materia gris pensante del Congreso.

La incógnita es qué actitud tomarán los representantes de izquierda que, al parecer, siguen apostando a la salida demagógica de la asamblea constituyente.

Los tres escenarios entonces están definidos: y se resumen entre la confrontación total o un acuerdo conciliatorio donde nadie gana ni nadie pierde, lo que, incluso en perspectiva cercana, haría que el desenlace de la crisis solo se postergue. En otras palabras el cierre del Congreso y la vacancia presidencial como respuesta, o la vuelta a un clima de paz conversada.

AP EN CONTRA

Por su parte, desde Acción Popular, tanto el vocero Armando Villanueva, como Yonhy Lescano, indicaron que votarían en contra de este predictamen, y saludaron la posibilidad de que esto pase al Pleno del Congreso.

GOLPE DE ESTADO

nstitucionalista Domingo García Belaunde? Que la Comisión de Constitución tiene la facultad de archivar el proyecto de reforma constitucional de adelanto de elecciones al 2020, sin que dicha decisión sea objetada por el Poder Ejecutivo porque así lo establece el Reglamento del Congreso.

“Las propuestas siempre pasan a una comisión que puede hacer dos cosas luego de su debate: archivarla o mandarla al pleno. Es una cosa de libre arbitrio, ahora que esa decisión esté mal o bien es otro asunto”, dijo.

El constitucionalista recordó que diariamente “muchos proyectos de ley” se archivan y nadie reclama, y aseguró que si bien esta se trata de una iniciativa diferente, por el interés del Ejecutivo en la misma, nada puede modificar las facultades congresales.

Sobre el escenario en el que se plantee una cuestión de confianza, García Belaunde explicó que esta no tendría ninguna consecuencia, porque de acuerdo con el artículo Nº 174 de la Carta Magna la disolución del Parlamento tiene cabida con la censura de dos gabinetes que exponen por primera vez su política de gobierno y no obtienen los votos necesarios de la cámara.

“Una cosa es la cuestión de confianza que no lleva a nada, salvo la renuncia del gabinete, y otra es la disolución que se da cuando un presidente del Consejo de Ministros se presenta ante la cámara y se le niega la confianza”, acotó.

Finalmente, García Belaunde sostuvo que si se llegara a disolver el Congreso sin las circunstancias legales, se trataría de un golpe de Estado, de parte de un gobierno golpista que busca atentar contra la Constitución.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Partido Morado sobre Julio Guzmán: “No encontramos responsabilidad política”

Partido Morado sobre Julio Guzmán: “No encontramos responsabilidad política”