MISERABLE: Martín Vizcarra merece el desprecio del país
A+

Mientras miles de familias lloraban a sus muertos por la covid-19 y otras miles imploraban por una cama UCI o por oxígeno para su paciente, el entonces presidente Martín Vizcarra, hoy vacado y con la aspiración de llegar al Congreso, y su esposa ya gozaban de la inmunidad que les otorgaba la vacuna del laboratorio chino Sinopharm.

La noche del miércoles el periodista Carlos Paredes reveló que el expresidente y su esposa fueron vacunados en septiembre del año pasado en Palacio de Gobierno. Esta información fue confirmada, dijo el periodista de investigación, por tres altos funcionarios del Despacho Presidencial.

LA REALIDAD

Según cifras oficiales del Minsa, cuando Vizcarra recibía la primera dosis de la vacuna de Sinopharm, se registraba 818,297 peruanos infectados y 7,511 pacientes se encontraban hospitalizados, de los cuales 1,353 estaban en Unidades de Cuidados Intensivos con ventilación mecánica. Unos 32,535 compatriotas habían fallecido, según el Minsa, aunque sabemos que esos datos no concordaban con las cifras reales.

Además, eran evidentes y notorias las carencias y limitaciones que enfrentaban los médicos para enfrentar este mal: falta de camas de UCI, de oxígeno y de equipos de protección de personal, médicos impagos, entre otras limitaciones.

LA PROPUESTA

Según dijo Paredes, el año pasado, cuando llegaron especialistas de la salud desde China para realizar los ensayos clínicos, le propusieron al mandatario inocular a él y a todo su gabinete de ministros, pero rechazó la propuesta, pues la inclusión de su gabinete en este beneficio habría provocado la repercusión de la prensa.

“El Gobierno chino, como una forma de relaciones públicas, ofreció la factibilidad de inocular a los que estaban liderando el manejo de la pandemia. Es decir, el presidente y el gabinete. Sin embargo, Vizcarra respondió que no era necesario vacunar al Gabinete. Pero sí pidió que lo vacunen a él y a su esposa”, dijo el periodista.

Tras ser consultado, el investigador principal de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, Germán Málaga, se negó a confirmar la información. “Pregúntenselo a él en todo caso. Yo no puedo revelar quiénes han sido vacunados o no. Yo no puedo negar esa información de quiénes han sido vacunados y quiénes no. Yo no puedo revelar. El Comité de Ética obliga a mantener el hermetismo completo de quienes han recibido vacunas”, dijo.

NO ERA PLACEBO

Sin embargo, una fuente señaló a EXPRESO que Málaga aceptó una petición del entonces jefe de Estado para que lo vacunen.

“Vizcarra sabía que lo que se le iba a poner no era placebo si no la vacuna reservada para los médicos que monitoreaban los ensayos”, señaló nuestro informante.

Ante la creciente indignación popular, Vizcarra confirmó que sí se había inoculado una dosis por parte de laboratorios Sinopharm, pero indicó que lo hizo como parte de las pruebas experimentales de la vacuna en el Perú.

“Finalmente tomé la decisión valiente de sumarme a los 12 mil voluntarios y que me hagan la prueba experimental. Confirmo que fue el 2 de octubre (del 2020)”, señaló en conferencia desde Tacna, en las que no admitió preguntas y recalcó que no sabía si había recibido la vacuna o el placebo.

Detalló que la segunda dosis la recibió a finales de octubre. También confirmó que su esposa, Maribel Díaz, fue voluntaria de los ensayos.

“Le dije a mi esposa que si me quería acompañar en la decisión voluntaria y también ella me acompañó, así que sí, efectivamente. Somos ambos parte de los voluntarios. Ninguno de mis hijos, nadie más del despacho presidencial. Quien me acompañó fue mi compañera Maribel”, precisó.

“VALIENTE DECISIÓN”

Vizcarra pretendió agregar un tinte heroico a su declaración y prácticamente dijo que se había vacunado por el bien del país, pese a que su premier Walter Martos le aconsejó que no lo hiciera.

“¿Por qué asumir un riesgo?, me dijo. (…) El 31 de diciembre se aprobó la vacuna, y ese día recién la vacuna tiene validez”, señaló.

Durante la conferencia de prensa, el candidato al Congreso se hizo en vivo una prueba de antígeno, en la cual se descartó supuestamente que en su sangre tenga los anticuerpos contra el coronavirus.

“Tal como muestra aquí, no marca IgM ni tampoco IgG, lo que quiere decir, como está en la prueba molecular, no tengo covid en mi organismo y no hay anticuerpos de covid-19”, dijo al mostrar los resultados.

EL SHOW DE SWING

Según Vizcarra, recibió la dosis el 2 de octubre, el día que fueron detenidos la ex secretaria general de Palacio de Gobierno, Mirian Morales; la ex secretaria de Martín Vizcarra, Karem Roca; el ex asesor presidencial Óscar Vásquez; el cantante Richard Cisneros (a) Richard Swing, entre otros.

En ese momento, el caso Swing estaba en ebullición, los audios que se difundieron públicamente de Karem Roca y el entorno palaciego habían arrinconado al entonces presidente; en el Congreso de la República ya se cocinaba un pedido de vacancia presidencial por incapacidad moral. Es decir, era el ambiente poco propicio para que el presidente se distrajera de las acusaciones, y acudiera al hospital Cayetano Heredia para participar del ensayo clínico.

También se confirmó que Germán Málaga, jefe del programa de ensayos clínicos, llegó a Palacio de Gobierno un día antes, según fechas dadas por el candidato.

DESPRECIO MORAL

El expresidente del Tribunal Constitucional y exministro de Justicia, Víctor García Toma, afirmó que este tipo de actitudes solo demuestran la verdadera personalidad del expresidente. “Lo que merece Vizcarra, no solo por lo que hizo en su gobierno sino en particular por esta acción, que lo desnuda como persona, es el desprecio moral”, dijo en diálogo con EXPRESO.

“Es como aquel barco que se hunde, y él saca su salvavidas y se va, y ya de ahí que se defiendan los demás en el barco. Es el campeón del desparpajo. Con esta conducta y actitud, ha demostrado muy poco respeto por la investidura presidencial”, agregó.

García Toma señaló que esta situación solo sirve para hundir más la carrera política de una persona que no ha demostrado estar apta para dirigir a un país. “Ese desprecio y asco moral es lo que debe recibir una carrera pública en donde primó la incompetencia, la mentira y probablemente el delito”, aseveró.

PRUEBAS RÁPIDAS

Cabe recordar que Vizcarra participó en una reunión relacionada a las presuntas irregularidades en la adquisición de pruebas rápidas y moleculares para detectar la covid-19, realizadas mediante Perú Compras, según confirmó el fiscal Reynaldo Abia.

“Habría habido reuniones en las que participó el presidente y los proveedores”, reveló.

Vizcarra prefirió la compra de pruebas rápidas a las moleculares. Los test rápidos no pueden detectar las infecciones tempranas de covid-19, lo que hace difícil identificar y aislar a los enfermos rápidamente. Eso ocasionó muchas muertes en el país, señalaron epidemiólogos y otros especialistas.

DEBE SER ENJUICIADO

El expremier Óscar Valdés indicó que el expresidente Vizcarra, más allá de si recibió o no la vacuna, debe ser procesado por las muertes debido al mal manejo de la pandemia por su gobierno.

“Si no fuera por un asunto referido a la calidad de voluntarios para una vacuna, la situación cambia porque demoró para cerrar contratos de vacunas, por esa razón debe ser indagado. El expresidente Vizcarra y sus ministros deben ser enjuiciados por todas las muertes que provocaron su ineficiencia en el manejo del Estado”, aseguró.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.