A causa de subsidios masivos no hay demanda de empleo
A+

La economía estadounidense está mostrando un fenómeno insólito: más puestos de trabajo que demandantes de empleo. Es una situación que los críticos achacan a los subsidios del Gobierno.

Las empresas suben los salarios para atraer más empleados, los mismos que no acuden porque reciben subsidios. Esto explicaría el desinterés de los trabajadores. En otras palabras, las ayudas públicas durante la pandemia han fomentado la baja productividad.

El presidente, Joe Biden, señaló que quien “rechace” un puesto de trabajo “adecuado” no podrá seguir cobrando subsidio.

En marzo, el Congreso aprobó el tercer paquete de estímulo fiscal, por valor de 1.9 billones de dólares, que incluyó transferencias directas de efectivo de hasta 1,400 dólares a millones de ciudadanos. La tasa de desempleo, que el pasado año pasó del 3.5 % en febrero al 14.7 % en abril, ha ido disminuyendo y se sitúa ahora en torno al 6 %.

De otro lado, un aumento de la inflación más rápido y fuerte de lo previsto asusta a Wall Street en medio de temores de que la Fed inicie la retirada de los estímulos monetarios. Mientras tanto, los datos sobre la inflación fortalecen al dólar.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.