Waldo Mendoza: “Beneficios tributarios deben reducirse, pero gradualmente”
CORTESIA DIEGO VERTIZ
A+

El ministro de Economía, Waldo Mendoza, sostuvo que los beneficios tributarios del sector agroexportador, por los que paga 15% de Impuesto a la Renta en lugar de 30%, deberían reducirse hasta eliminarse, pero gradualmente. “Desde el punto de vista del MEF, la posición es una reducción gradual”, manifestó.

“Nos hubiera gustado que en el decreto de urgencia del gobierno anterior se fije un fin al beneficio tributario, porque ahí decía 15% pero no se sabía hasta cuándo. Sería ideal que esa reducción sea gradual, pero que tenga un periodo final”, agregó. Consideró que sería “un golpe fuerte” quitar repentinamente ese beneficio, “pero sí es razonable fijarle una fecha de caducidad”, dijo. Propuso “empezar a elevar hasta que llegue al 30% normal (del Impuesto a la Renta)”, señaló. “Debería haberse puesto en el decreto de urgencia el camino hacia una eliminación completa de los beneficios, que por definición deberían ser transitorios”, añadió.

Sostuvo que el MEF tiene una posición histórica sobre las exoneraciones y considera que no deberían ser eternas. “Como principio, el MEF siempre ha dicho no a las exoneraciones, pero, dado que algunas ya están otorgadas, como principio también decimos que estas no pueden ser permanentes”, afirmó. “No nos parece que las exoneraciones sean la vía para incorporar beneficios en la economía. Las exoneraciones no se conocen, no son transparentes”, dijo.

Waldo Mendoza destacó que el sector agroexportador es exitoso y no hay manera de negar los beneficios que le ha dado al país, pues a principios de este siglo se exportaba 400 millones y hoy casi 7,000 millones de dólares, además de que generó empleos formales.

“En estas dos semanas ojalá que el Ejecutivo, el Legislativo, los trabajadores y empresarios podamos llegar a una solución razonable”, indicó.

POLÍTICAS

De otra parte, Waldo Mendoza destacó que la política fiscal significa estabilización, baja deuda pública y rol distributivo. “Una de las tareas es que las fluctuaciones no sean tan acentuadas, lo que María Antonieta Alva hizo a la perfección”, agregó.

Otro rol es que la deuda pública sea relativamente baja. Recordó que en 1990 llegaba a 89% del PBI, que en el 2019 alcanzó el 27% y que este año subirá a 35% del PBI. “Podemos prestarnos sumas grandes -de 4,000 millones de dólares pagaderos a 20 años, 40 años y 101 años- a tasas de interés de las más bajas en el mundo porque tenemos una deuda pública relativamente baja”, dijo.

Por último, comentó que el gasto público tiene que ser mayor donde se necesita y la recaudación cobrar más a los que más tienen. “La inversión pública ha revivido –añadió-. En noviembre hemos tenido una elevación de 28%. Es la bala para la reactivación”, agregó.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.