Capitalización individual privada se impone a bolsa común o reparto, según estudio de la FIAP
A+

Factores como los elevados índices de informalidad laboral, unidos a otras causas como el incremento en las expectativas de vida de la población, hacen inviables los sistemas de reparto en el contexto local, concluye un estudio de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP), el cual fue presentado en el webinar “Reforma de pensiones en Perú: ¿por qué optar por un sistema de capitalización individual privada?”.

Como parte de la actividad, se revisaron las conclusiones del estudio “Reversiones: Mientras Europa avanza hacia la capitalización individual, en América Latina algunos proponen volver al reparto”, que destaca las experiencias de países como Holanda, Dinamarca y Australia, clasificados con los mejores sistemas de pensiones del mundo, y que han incorporado con éxito esquemas con un alto componente de capitalización individual.

PUEDES VER | Constructora Graña y Montero pasaría a llamarse Aenza S.A.A.

Durante la sesión, Rodrigo Acuña, asesor externo de la FIAP y uno de los autores del estudio, explicó que esta tendencia se debe a la necesidad de compensar la caída de beneficios que están sufriendo los jubilados de los sistemas de reparto y resaltó las ventajas de los sistemas de cuentas individuales (que cada afiliado tenga una cuenta a su nombre, la cual es inembargable). En países como Chile, México e incluso Perú, los recursos disponibles para el financiamiento de las pensiones se han multiplicado varias veces gracias a los sistemas de capitalización individual.

Además, el experto brindó recomendaciones para replicar estos aportes en el contexto peruano, teniendo en cuenta la reforma integral del sistema de pensiones.

También advirtió sobre los riesgos que implicaría una reversión hacia los sistemas de reparto o acumulación colectiva de fondos: los afiliados perderían sus derechos de propiedad, no dispondrían de sus ahorros y tampoco podrían elegir quién los administra, porque operaría una sola entidad pública. Todo ello los expone a que sean utilizados para fines distintos a los previsionales (garantizar ingresos a los aportantes durante la vejez o invalidez y proteger a sus familiares en caso de fallecimiento).

PUEDES VER | Perspectiva del sistema bancario pasa a “negativa”

La conferencia también contó con la participación de Guillermo Arthur, presidente de la FIAP, quien destacó los beneficios de los sistemas contributivos de capitalización individual privada, entre ellos proveer mejores pensiones y más seguras a largo plazo, y al mismo tiempo, al permitir una liberación de recursos fiscales, posibilita incrementar la cobertura y monto de las pensiones no contributivas para los sectores más vulnerables de la población.

Según estudios efectuados en diversos países de la región, los sistemas de capitalización individual han impulsado un mayor crecimiento anual del PBI, generando un aumento de ingresos laborales y de cotizaciones a las cuentas individuales, e incrementando los saldos disponibles para financiar las pensiones. Además, estos sistemas han creado posibilidades de financiamiento de las familias (por ejemplo, a través de créditos para la vivienda) y los distintos sectores productivos (mediante la inversión de los fondos de pensiones en infraestructura).

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.