Carlos Adrianzén: el gobierno va a querer tomar el BCR para usar la ‘maquinita’ [ENTREVISTA]

Economista lo advierte si es que Castillo prosigue la ruta de Humala, Vizcarra y Sagasti.

Por Roberto Sánchez R.

El economista Carlos Adrianzén conversó con EXPRESO sobre la reciente reducción del impuesto al IGV de 18 % a 8 % aplicado para restaurantes y hoteles de turismo aprobada por el Congreso de la Republica, calificándola como una perforación de la estructura tributaria de un país, la que genera irreversiblemente que caiga la recaudación. Aquí la charla.

¿Cómo ve que el Congreso haya aprobado reducir el Impuesto al IGV de 18 al 8%?

En un país institucionalmente estable, donde todo funciona en forma ordenada y hasta correcta es usual que todos paguen impuestos. Sin embargo, cuando se hacen exoneraciones a diestra y siniestra, como sucede hoy -y habrá quienes digan que no es bueno, porque permite la triangulación que facilita la evasión tributaria-, lo concreto es que, al perforar la estructura tributaria con una nueva exoneración,  hace que la recaudación caiga.

¿Considera que esta medida va a beneficiar a restaurantes y hoteles turísticos?

Reducir la recaudación en un gobierno con los visos de corrupción del actual, siempre es algo positivo, porque hoy los recursos que entran al Estado se gastan de la forma tan irracional y tan manchada del vocablo ‘corrupción burocrática’ que me recuerdan el viejo artículo de economía, que decía que cuando se logra la perforación tributaria al final el tamaño del gasto tiene que bajar.

TAMBIÉN LEE: Carlos Adrianzén advierte aumento de la pobreza

¿Y al parecer reducir el gasto público no le viene bien al MEF?

Un técnico más ‘miope’ va a decir que no, que para justificar una exoneración se tiene que bajar el gasto público, pero estos señores tienen la intención de hacer todo lo contrario. Y sí, eso es cierto. Para cada exoneración que reduce la recaudación, y debería bajarse el gasto público, pero no lo van a hacer y lo único que hace esa medida es obligar al MEF a reducir su gasto.

¿Pare ello tendrían que haber garantías y generar confianza que no las ofrece este gobierno?

Con este gobierno aumentar el endeudamiento externo lo considero difícil y el endeudamiento interno ya se hizo cuando saquearon las AFPs. Ahora, es importante tomar en cuenta que, en un país institucionalmente sólido, donde hay límites a lo que el gobierno puede hacer en términos de abuso, las expropiaciones o las empresas públicas tienen que dar rentabilidad.

¿El gusto público tiene que ser responsable, transparente para la exoneración de impuestos?

En realidad, no es una opción, pero en el Perú sí, se infla el gasto público robándole a la gente su propiedad, otro detalle es que también se va a querer tomar el BCR para usar la maquinita, que todavía no ha pasado, pero está en el tapete históricamente. Y, si continuamos la ruta de Humala, Vizcarra, Sagasti y Castillo, van a terminar tomando el Banco Central de Reserva para usar la maquinita. Por lo tanto, en el corto plazo, la medida de exoneración reduce la presión tributaria, porque no hay visos de que el gasto público se haga en forma responsable o transparente ni menos inteligente.

EXPRESO PREMIUM: Suscríbete a la edición digital para leer los mejores análisis

¿A qué sectores de la dinámica económica favorece esta reducción del impuesto al IGV?

Sin duda, que la exoneración tributaria favorece a todos los que dejan de pagar el impuesto definitivamente; pero al resto, nos tiende a fregar porque vamos a tener que a aumentarle los impuestos al otro, para compensar la perforación generada para beneficiar a los restaurantes y hoteleros, aunque en sí misma la actividad de hoteles y restaurantes es una actividad intensiva en mano de obra.

¿Habría riesgo país con una reducción del impuesto al IGV del 18 % al 8%?
Hoy en día hablar de una flexibilidad en un país como el Perú es algo aventurero. Estamos en declive económico. Un país que no tiene palabra tributaria, ni estabilidad tributaria; y así como hoy se introduce una exoneración, mañana se introduce otro impuesto y ahí nadie va a querer invertir.

Sobre otro punto, ¿qué opina del cambio de empresa proveedora de fertilizantes urea para el agro?

Nadie está presentándose a las subastas o concursos por la sombra de corrupción y de resultados dirigidos que hoy día caracterizan ese tipo de eventualidades. La caída de este régimen implicaría una enorme reducción del riesgo país, que sería beneficiosa, pues se reduciría el riesgo político, se reduciría el riesgo institucional, se reduciría el riesgo cambiario. Lo normal es que un país con gobernantes de visos corruptos no habrá inversión. Pero, si finalmente, la ley se aplica, el país experimentará una mejora inmediata.

TE PUEDE INTERESAR:

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.