China anuncia nueva apertura
A+

Pekín, 10 abr (EFE).- China reforzará la protección de los derechos de propiedad intelectual de las empresas extranjeras para fomentar la competitividad y apertura de su economía, anunció hoy el presidente, Xi Jinping, en la sesión inaugural del Foro de Boao, el «Davos» asiático.

El líder chino afirmó que Pekín se alineará con las reglas del comercio internacional, aumentará la transparencia, aplicará las leyes, fomentará la competencia y se opondrá al monopolio.

Así, se volverá a instaurar este año una Oficina Estatal de Propiedad Intelectual, que velará por el cumplimiento de la ley, endurecerá las penas de quienes no la cumplan y promoverá la transferencia tecnológica entre compañías nacionales e internacionales.

Xi Jinping prometió hoy no solo más protección de los derechos de propiedad intelectual sino una bajada de aranceles a la importación de productos extranjeros.

Todo esto sin aludir a la tensión comercial con EEUU en todo su discurso en el Foro de Boao.
La estrategia china consistirá en abrirse al exterior en sectores como el financiero (banca y seguros) y automovilístico, para lo que anunció una reducción de aranceles a la compra de vehículos extranjeros.
China aumentará así su volumen de importaciones con el objeto de equilibrar su balanza comercial, en la que acusa un fuerte superávit económico visto con recelo en el exterior.

Pero Xi destacó que China reforzará la protección de los derechos de propiedad intelectual nacionales e internacionales (una inquietud constante de las empresas foráneas) y que «cumplirá con las reglas del comercio internacional, aumentará la transparencia y fomentará la competencia del mercado», oponiéndose al monopolio.
De aquí a junio, agregó, el Gobierno culminará la revisión de la lista de sectores en que se prohíbe o limita la entrada de empresas extranjeras, y anunció que se eliminarán las restricciones al capital foráneo para facilitar la asignación de recursos.

Todo ello es para crear un «ambiente atractivo para la inversión» exterior, un mensaje que Xi repitió reiteradamente en la conferencia del «Davos asiático».
Xi no mostró un tono beligerante con EEUU y no hizo ninguna mención directa a la situación comercial entre ambas potencias.

«Apertura o aislamiento, progreso o retroceso, la humanidad tiene una gran decisión que tomar», planteó. China celebra este año el cuadragésimo aniversario de la apertura de su economía, un rumbo que fue «clave» para alcanzar el ritmo de crecimiento medio del 9,5 % anual de su Producto Interior Bruto en las últimas cuatro décadas, resaltó Xi, quien apuntó que «solo se puede conseguir más crecimiento con más apertura». «La apertura es una decisión estratégica necesaria para el desarrollo. Impulsar la globalización económica beneficiará a todo el mundo», concluyó Xi.