China ha crecido en Latinoamérica y EE.UU. ya no es indiferente

La iniciativa de la Franja y la Ruta de China ha movilizado a EE.UU. a un programa de inversiones en infraestructura y comercio en Latinoamérica que comienza en Colombia.

China ha crecido como proporción del total de los proyectos en la región latinoamericana y EE.UU. ya no es indiferente a lo desplegado la potencia asiática. El gigante asiático pasó de representar menos del 1% de la inversión extranjera directa (IED) en el mundo a significar el 11% en 2020, después de la Unión Europea y Estados Unidos.

Las economías latinas y caribeñas no han sido ajenas. Las cifras hablan por sí solas: entre 2005 y 2020, las empresas chinas y de Hong Kong realizaron 150 fusiones y adquisiciones en la región, que representaron un total de US$83 mil millones. Así, pasaron de ser 1.7% del total de estos negocios en América Latina a representar 16.3% del total entre 2015 y 2019. Además, anunciaron 652 proyectos de inversión por un monto total estimado de US$75 mil millones.

La estrategia también se da en medio de la iniciativa de la Franja y la Ruta de China, un plan de infraestructura y financiamiento del gigante asiático. El Perú, Argentina, Brasil, Colombia y México han firmado acuerdos.

Una gran parte de las inversiones chinas en la región se produjo en sectores que no atraían los intereses estadounidenses, como la infraestructura, señalan expertos.

La tendencia también se ve en los flujos de inversión extranjera directa: las 480 transacciones chinas desde 2015 hasta 2020 representaron casi US$ 160 mil millones.

Desde 2000, tres empresas de electricidad han invertido en 18 proyectos en la región, que suman US$ 34 mil millones.

Mientras las fusiones y adquisiciones chinas disminuyeron en Europa, América del Norte y Asia-Pacífico, aumentaron en América Latina y el Caribe. Las mayores fusiones y adquisiciones se concentraron en Brasil, Perú, Chile y Argentina. En anuncios de inversión, además de Brasil, estuvieron liderando Perú y México.

Según informe de la Cepal, en una primera fase en la primera década de este milenio, las inversiones chinas se caracterizaron por ingresar a sectores de hidrocarburos, minería metálica, agricultura y pesca y se ha ido diversificando. Entre 2005 y 2020, 81% del monto de fusiones y adquisiciones se concentró en empresas de electricidad, gas y agua; petróleo y gas; y minería.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.